entrevista

Martirio: "Va a haber una purga y las cosas más intrascendentes desaparecerán"

Vuelve a los escenarios con el homenaje al cubano Bola de Nieve junto al pianista Chano Domínguez. Ya tiene todo vendido para el 29 de noviembre en Madrid

Foto: Martirio (VALERIE LOU DUBOIS)
Martirio (VALERIE LOU DUBOIS)

La gente tiene ganas de conciertos y tiene muchas de Maribel Quiñones, es decir, de Martirio (Huelva, 1954). Ya tiene todo vendido para el concierto que tiene previsto este 29 de noviembre junto al pianista Chano Domínguez dentro del festival Jazzmadrid en el Teatro Fernán-Gómez y en el que presentará su disco homenaje al cubano Bola de Nieve. “Hay hambre de conciertos, de exposiciones, de todo. Hay muchísimas ganas de salir, llenarte de belleza y de cosas que te enriquezcan, cuestionen y te hagan más libre”, nos cuenta por teléfono esta artista que lleva casi 40 años en los escenarios y a la que todo el mundo identifica con sus famosas gafas y peinetas. Ella se ha atrevido con casi todo, desde la copla al flamenco, pero también al jazz, al bolero, y ha aguantado la mecha sin caer en toscas operaciones de márketing. Ahora, dice, el coronavirus también hará su propia purga: “Las cosas que son más intrascendentes, que tienen menos calidad, que son más temporales y hechas con menos amor, yo creo que desaparecerán”, afirma. Es poco probable que, con su trayectoria, le toque a ella.

PREGUNTA: Poco a poco vuelven algunos conciertos. ¿Cómo vuelve una a subirse al escenario después de todo lo que ha pasado? Debe de emocionar porque los músicos están teniendo muchos problemas para tocar.

RESPUESTA: Hemos tenido y seguimos teniendo. Esto es bastante ruinoso y estamos pasándolo fatal, unos peor que otros desde luego. Es una situación muy difícil para toda la gente que se dedica al arte y a la cultura, por supuesto para otros gremios también. Pero en este sentido estamos muy desprotegidos y lo que se ha demostrado también es que cuando uno está tan asustado y con tanta incertidumbre y con tanta enfermedad alrededor el arte es de las pocas cosas que te salvan. El arte y el amor son las dos cosas que nos pueden salvar de semejante tristeza, melancolía, nostalgia y falta de saber qué va a pasar. Son dos grandísimos refugios que tienen que estar protegidos.

Sí, la vuelta al escenario ha sido emocionante porque la gente está con muchas ganas, completamente abiertos en canal, con muchas ganas de ver cosas, de imbuirse y de iluminarse de otras cosas que no sean el tema fundamental y por un momento trasladarse a otro lugar y a otro espacio. Encontrarse consigo mismo, disfrutar, reír, llorar y emocionarse. La gente está más generosa que nunca. La historia de las mascarillas, por un lado desde el escenario no se nota tanto la energía, pero sí se nota, y también te digo que la gente está muy atenta, más atenta que nunca. Más consigo mismos y más abiertos a lo que les estás dando por lo que si el mensaje es profundo cala mucho más.

La gente agradece muchísimo que podamos hacer conciertos y si se toman las medidas de seguridad, como se están tomando, es necesario

P: Parece que todo esto nos ha sensibilizado.

R: Sí, sí. El otro día en Orense, en el Teatro Principal, que tiene un aforo para 800 personas, había 30. No podía haber más. Pero aplaudían como 200. La gente agradece muchísimo ahora mismo que podamos hacer conciertos y si se toman las medidas de seguridad, como se están tomando, es necesario absolutamente y no pasa nada. Nadie se ha contagiado por ir a un concierto porque las medidas están cuidadísimas como en pocos sitios.

P: ¿Cómo va a ser este concierto junto a Chano Domínguez?

R: Es un concierto dedicado a la figura de Bola de Nieve, el gran cantante, compositor y pianista cubano que los dos admirábamos muchísimo desde hace mucho tiempo y nos apetecía volver a juntarnos después de 'Las coplas de madrugada' y 'Acoplados' hace 14 años y como hemos seguido nuestra relación y somos muy amigos y nos apetecía mucho volver a juntarnos en el escenario se nos ocurrió que podíamos hacer un homenaje a Bola intentando los dos ser uno. Él era pianista e intérprete y nosotros estamos ahí intentando tener tanta complicidad como si fuéramos una sola persona. Y tiene todos los tintes jazzísticos, teatrales que se pueden fusionar con tonos copleros y flamencos. Hay una mezcla muy hermosa y muy rica. Y como es un intérprete que es completamente expresión de la verdad, los sentimientos no se pierden en alardes, y te lleva a cantar con el alma desnuda. Yo creo que me ha enseñado a cantar más desnuda que nunca. Tiene canciones muy sentimentales que te llegan muy hondo y que están absolutamente vigentes.

P: Bola de Nieve era Ignacio Villa Fernández, pianista cubano, que apoyó la revolución, que fue homosexual y nunca fue perseguido. Y que se convirtió en toda una figura.

R: Fue una figura en toda Latinoamérica y lo es. Estuvo en Asia, en Europa, cantó en italiano, en catalán, estuvo en España… Formó parte de actuaciones con Concha Piquer en su espectáculo. Muy increíble. Y tiene un repertorio maravilloso, canciones suyas, canciones que ha elegido del repertorio latinoamericano. Canciones que son una joya y donde hay un poco de todos los tipos de emociones, del que se está enamorando, del que le acaban de dejar… Permite un abanico de sentimientos que es interesantísimo para mí a la hora de ponerlo en pie y teatralizar, aunque no tengo más remedio que echar de mi guion con lo cual es un ejercicio interpretativo maravilloso.

P: Para mucha gente, Martirio es copla, pero también es jazz, flamenco, bolero, algo de pop... A estas alturas, ¿cómo te definirías?

R: También tengo un disco que se llama 'Primavera en Nueva York' que es bolero feeling solo. Las incursiones con el jazz me vienen de la mano de Chano desde que en 1996 hicimos 'Coplas de madrugá'. A mí me gustaba mucho el jazz, pero me enamoré del jazz cuando de la mano de Chano pude conocer mucho más. Yo soy una mujer muy curiosa, me gustan muchos géneros, investigar en las letras, en los temas que se han hecho. Cualquier cosa que me remueva, que haya pasado el filtro del tiempo con naturalidad… y creo que hay muchas cosas por ahí que hay que rescatar para que la gente que no las conozca se entere. En este sentido me gustan muchos géneros distintos, desde el tengo al flamenco. Y en todos esos géneros donde yo me veo que puedo aportar algo y que no es impostado, ahí me meto. En otros géneros a lo mejor no, pero en los que me he metido ha sido por voluntad propia, por elección, por riesgo y por mi profundo amor a la música.

Hay muchos españoles que son progresistas y hay muchos españoles que son conservadores. Para ir hacia adelante tienes que cambiarte de sitio

P: Con estas búsquedas y riesgos siempre has sido, lo que se dice, una moderna. ¿Es España moderna?

R: Yo creo que hay muchos españoles que son progresistas y hay muchos españoles y españolas que son conservadores. Para ir hacia adelante tienes que tener la voluntad de cambiarte de sitio y de seguir aprendiendo y seguir creciendo y a veces hay que abandonar sitios donde estamos cómodos. Pero, claro, la gente que no tiene ganas de eso… pues se tira para atrás.

Chano Domínguez y Martirio (LOU VALERIE DUBOIS)
Chano Domínguez y Martirio (LOU VALERIE DUBOIS)

P: Le leí una entrevista de Diego Manrique que decía, Martirio es como la Casa de Contratación de las Indias, un punto esencial del tráfico de canciones entre España y América.

R: Sí, yo desde toda la vida, desde antes de dedicarme profesionalmente escuchaba todas las canciones latinoamericanas y era muy cercana. Con 19 años era una enamorada de la Nueva Trova, de Soledad Bravo, de Víctor Jara… Para mí era una fuente de inspiración y tocaba esas canciones con mi guitarra. Que ya dejé de tocar la guitarra con la maravillosa suerte de tener un hijo guitarrista como el que tengo o de tocar con los mejores guitarristas. Pero el folclore latinoamericano siempre me ha gustado mucho, las canciones protesta, los boleros y las canciones de amor… Hay mucho de nosotros y ellos lo saben. Y tambien nosotros tenemos mucho de ellos y hay mucho que aprender porque hay una cantera de canciones absolutamente maravillosas. Y además con esa relación que hemos tenido España con Latinoamérica en cuanto rascas un poquito salen estratos que los puedes fusionar con mucha naturalidad.

P: ¿Qué opinas de revitalizadores del flamenco como El Niño de Elche, Silvia Pérez Cruz?

R: Silvia Pérez Cruz no es el mismo punto porque canta otros muchos géneros y no tiene nada que ver con lo revolucionario que es El niño de Elche o la que ha formado Rosalía o gente que está investigando mucho como La tremendita. Creo que están dando pasos y todos los géneros que son grandes clásicos como el flamenco se les puede dar otra vuelta y buscar otras perspectivas. Algunas tiene más exito que otras y algunas, para mi gusto, son más coherentes que otras, pero al ser un género tan grandísimo y tan influenciado e influenciador también, se pueden buscar muchas maneras de verlo e interpretarlo. Siempre que uno, por supuesto y antes que nada, tiene que conocer la tradición, el flamenco puro. Si tú no conoces la raíz de las cosas, tú no puedes fusionarla con respeto y honestidad.

[Rosalía] es una tía muy arriesgada que ha hecho una apuesta que para mí no es flamenco, es flamenco pop, pero desde luego es valiente

P: Citabas a Rosalía, que también ha incursionado en el reguetón, ¿te gustan los caminos que ha abierto?

R: Hay una incursión ahí muy atractiva. Tambien va mucho con los tiempos y con el comercio. Ahora mismo la comercialidad de los temas es la que manda para que estés en los medios. Por eso hay tanta gente con tanto talento que no sale. También es un producto del tiempo. Pero a ella se le nota que ha estudiado y es una tía muy arriesgada que ha hecho una apuesta que para mí no es flamenco, es flamenco pop, pero desde luego es valiente y la tía canta muy bien, eso no hay quien lo dude.

P: Llevas varias décadas en los escenarios y se mantiene tu imagen icónica de las gafas y la peineta. Eso tiene un mérito. Hay quien está cambiando todo el rato...

R: Bueno, la tengo porque la he ido evolucionando, la he ido cambiando según las canciones que iba cantando y también por mi edad. A mí me encanta seguir teniendo gafas y peineta, pero no sabes la gafas y las peinetas que tengo. El personaje se ha mantenido ahí porque me parece estupendo, me sigue divirtiendo y me sigo viendo bien así. Encontrar una imagen no es nada fácil y si encima la puedes sintetizar en unas gafas y una peineta y ya sabes que soy yo me parece que tiene toda la vigencia.

Martirio en una actuación (LOU VALERIE DUBOIS)
Martirio en una actuación (LOU VALERIE DUBOIS)

P: Y también son unas cuantas décadas de complicidad con el pianista Chano Domínguez. ¿Esto cómo se consigue?

R: Los dos somos andaluces, los dos nos queremos como personas, nos conocemos desde los años ochentaitantos, que nos presentó Kiko [Veneno] y estuvimos tocando juntos. Tiene que ver el sentido del humor, los dos somos aries, nos gusta la música de verdad. Él me pone cosas de jazz, yo le pongo cosas que voy encontrando por ahí. Tenemos una complicidad muy grande y somos muy amigos. Él ha estado viviendo mucho tiempo en Nueva York, pero cada vez que ha venido tenía sus croquetas prepará. Nos queremos un montón, nos reímos mucho juntos y nos gustan muchos tipos de musica muy parecidos y no somos comerciales. Hemos seguido nuestra carrera con nuestra intuición y libertad.

Fíjate la cantidad de oportunidades que yo he tenido de ser comercial. Más que nada porque llevo cerca de cuarenta años desde que montamos Jarcha

P: Antes lo comentaba. No es fácil mantenerse tanto tiempo innovando sin ceder a lo comercial.

R: Pues fíjate la cantidad de oportunidades que yo he tenido de ser comercial. Más que nada porque llevo cerca de cuarenta años desde que montamos Jarcha. Pero es que si una cosa que tú haces te encanta y la has hecho con el alma y resulta que de pronto es comercial, pues mira qué suerte. Pero es que eso pasa muy pocas veces. Normalmente las cosas que son comerciales son bastante plurales… es decir, no pueden salir de una sola persona.

P: ¿Cómo ves el futuro en cuanto a los conciertos?

R: Es una situación muy difícil y económicamente es inaguanatable. Por otro lado, la gente esta muy sensible y hay hambre de arte. Y también creo que va a haber una especie de purga en esta etapa y las cosas que son más intrascendentes, que tienen menos calidad, que son más temporales, con menos amor, yo creo que desaparecerán. Ya han desaparecido muchos y yo creo que se han recuperado cosas importantes. Creo que el buen gusto ha mejorado.

P: Pues igual vamos a quedarnos con esto y no verlo todo mal. Y es verdad que hay mucha hambre de conciertos.

R: Hambre de conciertos, de exposiciones, de todo. De leer… Quizá lo de leer es lo que más ha hecho la gente en esta época porque es lo que se podía hacer en casa, leer y ver cine. Pero hay muchísimas ganas de salir, llenarte de belleza y de cosas que te enriquezcan, cuestionen y te hagan más libre.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído