Libros

Antonio Manzini, el escritor superventas italiano en guerra contra Salvini

El escritor publica en España la novela negra 'Polvo y sombra' en la que la víctima es una mujer transexual. Ya en otras obras ha introducido temas como la inmigración y la violencia de género

Foto: El escritor Antonio Manzini (Roser Ninot)
El escritor Antonio Manzini (Roser Ninot)

“- Para referirnos al trans, ¿hay que usar el masculino o el femenino? -, preguntó el magistrado.

- Yo uso el femenino.

- ¿Por qué?

- Porque no era un travesti. Era una trans (...)

- ¿Le molesta si yo sigo usando el masculino para referirme a la víctima?

-Haga lo que crea conveniente.

- Para mí, quien nace hombre, hombre se queda, no creo demasiado en los cambios radicales (...) La naturaleza más profunda, ¡esa nunca cambia!

- Uno puede tener una naturaleza femenina inserta en el cuerpo de un hombre”.

Este diálogo entre el juez Baldi -el que no cree en el cambio de la identidad sexual- y el subjefe Rocco Schiavone se encuentra en las primeras páginas de 'Polvo y sombra' (Salamandra), la última novela traducida al español del italiano Antonio Manzini (Roma, 1964). Acaba de aparecer el cadáver de una mujer transexual que ya se ha operado el pecho, pero conserva el pene, en un río de Aosta, la ciudad de los alpes italianos en la que transcurre la historia. Es un diálogo que se va a repetir en alguna otra ocasión con otros personajes. No es baladí. La situación y el tipo de víctima es una declaración de intenciones del escritor, como ya ha declarado en alguna entrevista: “Ahora estamos en la oscuridad más absoluta". El escritor se queja de que vuelve a ver pintadas en la calle que señalan ‘Judíos a los hornos’, ‘Judíos de mierda’ y ‘Maricones asquerosos’. Vuelve, según él, el miedo al diferente.

Manzini no es ningún desconocido en Italia por lo que ni sus palabras ni sus novelas negras, que le han convertido en un superventas, se quedan en una cámara de eco. Tiene numerosos fans y sus historias, sin alcanzar una pretensión excesiva, resultan muy entretenidas. Y se la tiene bien jurada a políticos como Mateo Salvini. Actor y director de teatro, cine y televisión, en 2013 despuntó en el mercado literario con la primera novela de la serie de Schiavone, 'Pista negra'. Ahí ya demostró que, como hiciera su maestro Andrea Camilleri, no iba a pasarle ni una a los políticos conservadores y populistas. La historia, como siempre, comenzaba con un asesinato, pero después había otros elementos, en este caso, un camión lleno de inmigrantes escondidos que cruza ilegalmente a Italia. Y Schiavone, su personaje, siempre malhumorado, siempre irónico, siempre advirtiendo de que “no le toquen los cojones”, les ayuda.

En otras novelas, Manzini habla de la inmigración o de la violencia de género que mata a más de cien mujeres al año en Italia

Al escritor, aunque ha dicho en muchas ocasiones que no se parece en nada al protagonista de sus novelas, tampoco le gusta mucho que le toquen las narices. Esto es: que su país se pierda en discursos de extrema derecha que afectan a cuestiones como la inmigración o el feminismo. Dos temas de la sacrosanta guerra cultural en la que llevamos abocados unos cuantos años y que no ha hecho más que agudizarse. Por eso, en otra de las novelas de la serie de Schiavone, 'La costilla de Adán', publicada en 2015, abordaba la problemática de la violencia de género. Y, al final, en un breve epílogo daba la cifra de asesinadas aquel año: 125 mujeres.

El gran culpable: Berlusconi

Desde 2016 las novelas sobre Schiavone han sido adaptadas a la televisión y se emiten por la RAI. Y además el propio Manzini les escribe nuevos guiones. Se puede decir que en Italia hay un discurso más allá del de los salvinistas. El problema, para el escritor, es que las burdas palabras, el lenguaje grueso y la demonización de determinados colectivos está arraigada en el país desde hace más de veinte años y con un culpable evidente: “Salvini es el resultado de Berlusconi”, como afirmó recientemente, resaltando que prácticamente todo lo que Italia vive ahora es consecuencia de los veinte años del cantante de cruceros metido a político, desde la muerte de la cultura a la de la ética y la moral. De ahí que, para él, aunque se use un lenguaje furibundo, populista y chabacano nunca pasa nada.

'Rocco Schiavone', la serie que se emite en la RAI
'Rocco Schiavone', la serie que se emite en la RAI

Ya en 2015 -cuando a Salvini y la Lega todavía se les divisaba de lejos: eran los tiempos del socialista Renzi- Manzini señalaba que las cosas no se habían hecho nada bien desde los ochenta con el socialista Bettino Craxi y los casos de corrupción de Tangentopolis y todo proceso judicial de Manos Limpias. Como afirmó entonces, “los obreros empezaron a sentir vergüenza de ser obreros, tener un piso pequeño y vivir de lo que trabajaban. A partir de ahí se instaló la idea de que los verdaderos triunfadores son los ‘listos’, los que se mofan de los otros y tienen un espíritu mafioso”. Los nombres y apellidos de aquellos que asumieron esta etiqueta hoy parecen clarividentes.

Para el escritor el gran problema son los veinte años que hubo de Berlusconi cuando se instaló la idea de que el triunfador era el 'listo' mafioso

Hace cinco años Manzini también apuntaba a otro cambio ocurrido en Italia y que tenía mucho que ver con la renta de los barrios y el cambio de tendencia en el voto. El escritor recordaba cómo en Roma, algunos barrios que eran muy pobres, debido a la gentrificación, se convirtieron en barrios burgueses y muchos de sus habitantes empezaron a desear convertirse en propietarios y querer más y comenzaron a votar a la derecha. Por el contrario, los barrios que ya eran burgueses empezaron a votar a la izquierda. Resultado: en 2018 Salvini se convirtió en Ministro del Interior.

Pese a que ahora mismo Salvini ya no esté en el poder, el escritor señala que cada vez se está “cabreando más”. Casi como su personaje Schiavone. El asunto es que en el poder dice ver únicamente bandidos que provocan la peor reacción entre los ciudadanos, como quemar librerías, dar palizas en los estadios y “hallar culpables fáciles y falsos”. Y estos últimos ya se ha visto desde hace tiempo quiénes son. Lo peor, en todo caso, para él y una de las cosas que más echa de menos es que ni siquiera desde la Cultura se están combatiendo las ideas populistas más arraigadas en Italia.

Y lo próximo… el juego

Hasta la fecha en España se han publicado seis de sus novelas negras. Vamos cuatro por detrás de las que ya hay en el mercado italiano. La próxima en llegar será 'Fate il vostro gioco' (algo así como ‘Jugad vuestro juego’), que aborda otro tema espinoso: el juego y las casas de apuestas. No estaría mal que también se tradujeran otros de sus libros en los que deja un tanto de lado a Schiavone como 'Orfani bianchi' (Huérfanos blancos) sobre los niños inmigrantes del Este que acaban en Italia en condiciones paupérrimas. Críos que no vienen, precisamente, a quitar el trabajo. Manzini tiene bastante claro quién es su enemigo.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios