LA ENIGMÁTICA ISLA DE PASCUA

Revelada otra función de las gigantescas estatuas moái de la Isla de Pascua

Este descubrimiento invalida la teoría que aseguraba que los monolitos cercanos a la cantera esperaban a ser transportado a diversas partes del islote

Foto: Estatuas moái en la Isla de Pascua. (Reuters)
Estatuas moái en la Isla de Pascua. (Reuters)
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

Durante años, los antropólogos han debatido sobre la función que tenían los enormes cabezones que pueblan las laderas de la Isla de Pascua, situada en la Polinesia y perteneciente a Chile. Estos moáis fueron tallados allí por los habitantes del archipiélago —los rapanui— desde el siglo IX hasta el XVII, una práctica que cesó tras el contacto occidental.

Y hasta ahora, la teoría más aceptada sobre su función era que estas estatuas representaban los rostros de ancestros, quienes protegían a los vivientes. Sin embargo, una investigación de la Universidad de California ha descubierto que las porciones de terreno que rodean a algunos de estos megalitos aún conserva restos minúsculos de especies vegetales como la banana, el taro y el camote; todas ellas comestibles. Por ello, los autores de este estudio creen que algunos moáis pretendían garantizar la viabilidad de las cosechas que se plantaban a su alrededor.

Un moái, expuesto en el Museo Británico de Londres. (EFE)
Un moái, expuesto en el Museo Británico de Londres. (EFE)

De hecho, según explica en un comunicado el equipo dirigido por la arqueóloga Jo Anne van Tilburg, experta en estas estatuas, "este hallazgo humaniza su construcción" y amplía nuestro conocimiento sobre esta civilización y sus costumbres. Su estudio ha sido publicado en la revista 'Journal of Archeological Science'.

Un primer análisis del terreno —que la experta mandó repetir y que no estaba previsto al preparar las labores de campo— arrojó datos reveladores: había niveles altos de calcio y fósforo, "elementos necesarios para el crecimiento de las plantas", en dos de las estatuas semienterradas junto a la cantera en la que fueron talladas.

Además, un río de agua dulce que discurre cerca de estos yacimientos otorga a la zona una enorme fertilidad agrícola. Por tanto, según exponen los autores del descubrimiento, el par de moáis analizados servía para proteger lo cosechado a su alrededor.

La cantera en la que los moáis eran tallados se convirtió en un centro de producción de alimentos, que eran 'protegidos' por algunas de estas estatuas

A su vez, este descubrimiento invalida la teoría —que durante años se creyó cierta— que aseguraba que los monolitos cercanos a la cantera esperaban a ser transportado a diversas partes del islote. Esta nueva investigación confirma que la cantera no solo sirvió para tallar estas figuras sino que constituyó un centro de producción de alimentos, que eran 'protegidos' por los monolitos que los rapanui colocaron en sus alrededores con este fin.

Ahora, tras este hallazgo, Van Tilburg y su equipo están trabajando en el análisis de los relieves rupestres que conservan solo tres de los 1.000 moáis de la isla, considerada Patrimonio de la Humanidad desde 1995.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios