arte

Justicia para la mujer: llega al Prado la segunda exposición íntegramente femenina

Se trata de la segunda exposición íntegramente femenina que trae el museo del Prado, después de haber hecho lo propio con la pintora flamenca Clara Peeters en 2016

Foto: Historia de dos pintoras: sofonisba anguissola y lavinia fontana
Historia de dos pintoras: sofonisba anguissola y lavinia fontana
Autor
Tiempo de lectura4 min

El Museo Nacional del Prado avanza en su intento por enmendar la laguna de mujeres en los museos del mundo con una nueva exposición, que queda inaugurada este martes 22 de octubre y que se podrá visitar hasta el 2 de febrero. Se trata de 'Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Historia de dos pintoras', que llega tres años después de la primera exposición dedicada en exclusiva a una mujer. Entonces fue el turno de la pintora flamenca Clara Peeters, y fue la primera y única exposición exclusivamente femenina del museo madrileño, que el pasado viernes recogió el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

[Ellas, las mujeres borradas de los libros de Historia del Arte]

Ahora, la segunda que el Prado dedicada a artistas femeninas, está dedicada a dos artistas que, a pesar de estar cercanas tanto cronológicamente como geográficamente, representan dos formas de "sentir y posicionarse" en la Europa de los siglos XVI y XVII, en palabras del director del museo, Miguel Falomir. No obstante, en palabras de Leticia Ruiz, comisaria de la exposición y jefa del Departamento de Pintura Española hasta 1500, ambas artistas, que se reúnen por primera vez en una exposición, contribuyeron a trazar los "peldaños decisivos" hacia una "visibilización femenina" y encontrar en la práctica artística algo "honorable".

La exposición presenta un total de 65 obras procedentes de más de una veintena de colecciones europeas y americanas. Por un lado, Sofonisba Anguissola (ca. 1535-1625), una mujer noble, se sirvió de la pintura como una forma de ocupar la posición social, mientras que Lavinia Fontana (1552-1614) siguió un perfil profesional "más cercano y parejo" al de la gran parte de las mujeres artistas, y se convirtió en "la primera mujer profesional de la pintura".

Vista de una de las obras que forman parte de la nueva exposición de las artistas Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana en el Prado (EFE)
Vista de una de las obras que forman parte de la nueva exposición de las artistas Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana en el Prado (EFE)

Uno de los aspectos llamativos de esta exposición es que el espectador no verá los temas que habitualmente ha sido considerado "pintura de mujeres", tales como bodegones, retratos o naturaleza muerta. En cambio, en esta exposición se incluyen desnudos, cuando este tema era un "tabú en la enseñanza de las mujeres" e iba "contra el decoro femenino". Durante esta presentación, Falomir ha confirmado que el museo está estudiando varias adquisiciones y confía en que en los próximos meses se pueda materializar la compra de obra de artistas femeninas, aunque no ha querido dar nombres de artistas para evitar que se eleve el precio. Además, ha avanzado que el próximo año el museo acogerá la exposición la mujer en la pintura española a finales del siglo XVI y principios del XVII.

Preguntada por el espacio que las mujeres ocupan en las salas del museo —con un total de 12 obras expuestas de las 1.724 exhibidas—, Leticia Ruiz ha señalado que el museo cuenta con un espacio concreto y pone de ejemplo que un pintor "tan importante" como Vicente Carducho en el reinado de Felipe III solo se muestra una obra, y el museo posee en torno a 70. En este sentido, Falomir ha agregado que si el Prado tuviera listo el Salón de Reinos habría más espacio, algo que ocurrirá, tal y como ha indicado, cuando haya Presupuestos Generales del Estado e "incluya" la partida correspondiente.

En cuanto a los problemas de atribuciones de estas artistas, la comisaria ha explicado que se deben a una combinación de aspectos. En el caso de Sofonisba se explica porque los mayores errores fueron las obras del periodo español, cuando realizó retratos pero no los firmó porque no le correspondía. Uno de los ejemplos es el retrato de Isabel de Valois, que "durante mucho tiempo" aparecía en los inventarios reales como Sánchez Coello, y que incluso ni siquiera se reconocía a la reina que aparecía. Tal y como ha indicado, en retratos que no estaban firmados y que tenían un aire de la época de Felipe II se achacaban a Tiziano, el principal retratista, y cuando el pintor que inventariaba "afinaba un poco más" y veía que no era el estilo Sánchez Coello lo atribuía a Pantoja de la Cruz o al taller.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios