ASÍ LO SUGIERE UN NUEVO ESTUDIO

¿Por qué Da Vinci no acabó buena parte de sus obras? Pudo haber tenido TDAH

El genio italiano pudo sufrir Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, lo que explicaría por qué nunca llegó a culminar algunos de los proyectos que aceptó

Foto: ¿Por qué Da Vinci no acabó buena parte de sus obras? (CC)
¿Por qué Da Vinci no acabó buena parte de sus obras? (CC)

Que Leonardo da Vinci es uno de los grandes genios de la historia de la humanidad es algo que es imposible discutir, pues su capacidad creativa, su exquisita técnica y el alto nivel de sus composiciones -en todos los campos del arte- le permiten seguir siendo un verdadero referente 500 años después de su muerte. Pero, ahora, unos científicos creen saber por qué no fue capaz de acabar todos los proyectos que comenzó: podría haber sufrido TDAH.

Según un estudio realizado por el neurofisiólogo Marco Catani y el historiador médico Paolo Mazzarello publicado en Brain, la revista especializada de Oxford, el arte de Da Vinci ofrece varios detalles que hacen pensar que sufrió Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: desde algunos de los trazos que se pueden ver en sus pinturas, a la enfermedad que sufrió cuando era veterano y, especialmente, al gran número de proyectos que comenzó pero no llegó a acabar.

Ambos doctores argumentan que el elevado número de obras que nunca fueron acabadas porque fueron abandonadas antes de tiempo, la falta de disciplina, sus extrañas horas de trabajo y la falta de sueño podrían ser síntomas que confirmaran que sufrió TDAH. Una mente brillante que fue capaz de crear obras inolvidables como La última cena o La Gioconda pero que, al mismo tiempo, fracasó en muchos otros proyectos que pudieron pasar a la historia.

"Era zurdo y tenía 65 años cuando sufrió un grave derrame cerebral en el hemisferio izquierdo, pero sus habilidades lingüísticas quedaron intactas. Estas observaciones clínicas indican claramente un predominio inverso del hemisferio derecho para el lenguaje en el cerebro de Leonardo, algo que se encuentra en menos del 5 por ciento de la población mundial", indican los doctores. Pero, ¿qué significa? Pues solo es una prueba más de que podría tener TDAH.

Según los expertos, el hecho de que el lenguaje estuviera localizado en el cerebro en el hemisferio contrario al que suele encontrarse de manera habitual no sería prueba de nada, de no ser porque encaja con otra serie de síntomas que apuntan a este trastorno: "Sus cuadernos muestran errores de ortografía y escritura especular, además de tener un predominio hemisférico atípico, ser zurdo y ser disléxico, síntomas más frecuentes en gente con afecciones del desarrollo neurológico".

Ambos expertos consideran, además, que otro de los síntomas que confirmarían que Da Vinci podía sufrir este trastorno podría ser el excesivo tiempo que dedicaba a la planificación que, unido a su falta de perseverancia, provocaban que centenares de proyectos que tuvo entre manos nunca llegaran a término, obras que también pudieron cambiar el mundo. Sin duda, un estudio que sigue demostrando por qué la mente de Da Vinci era tan especial.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios