72 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CANNES

'Rocketman': sexo, drogas y Elton John

"Me llamo Elton John y soy alcohólico. Y adicto a la cocaína. Y al sexo. Y también soy bulímico. Y comprador compulsivo". Así comienza el retrato del intérprete de 'Crocodile Rock'

Foto: Taron Egerton interpreta a Elton John en 'Rocketman'.
Taron Egerton interpreta a Elton John en 'Rocketman'.

"Me llamo Elton John y soy alcohólico. Y adicto a la cocaína. Y al sexo. Y también soy bulímico. Y comprador compulsivo. Y estoy enganchado a la marihuana y a las pastillas con receta y tengo problemas de control de la ira". Así se presenta el Elton —Hércules— John de 'Rocketman', que se ha proyectado este viernes en Cannes fuera de competición y que se estrenará en España el 31 de mayo. Visto el filón que ha supuesto 'Bohemian Rhapsody' —en 2018 fue el sexto título más taquillero a nivel mundial con una recaudación de 808 millones de euros—, parece que ha nacido un 'nuevo' género musical biopic de las grandes estrellas pop-rock que han marcado la historia de la música en las últimas décadas: primero fue Freddie Mercury, ahora le llega el turno a Elton John y Baz Luhrmann prepara lo propio a partir de la figura de Elvis, con Tom Hanks como el manager que llevó al estrellato al Rey.

Resulta curioso —bueno, no tanto— la cantidad de similitudes que hay entre las biografías de Mercury y John. Los dos cambiaron de nombre cuando comenzaron sus respectivas carreras: el líder de Queen nació como Farrokh Bulsara, John como Reginald Kenneth Dwight. Los dos demostraron aptitudes innatas para la música desde muy pequeños. Ambos desarrollaron una personalidad extravagante y barroca expresada a través de su estilismo y una vida repleta de excesos. Tanto Mercury como John ocultaron su homosexualidad y mantuvieron relaciones muy estrechas con mujeres de las que buscaban que los mantuviesen con los pies en la tierra. Alrededor de los dos pulularon personas oscuras e interesadas que movieron los hilos de sus carreras. Ambos tuvieron una vida sexual prolífica. Ambos se convirtieron en iconos, en estrellas multimillonarias. Y ambos se sentían terriblemente solos en el punto álgido de su carrera.

Egerton, Bryce Dallas Howard y Richard Madden en 'Rocketman'.
Egerton, Bryce Dallas Howard y Richard Madden en 'Rocketman'.

Aunque 'Rocketman' tampoco es para tirar cohetes —perdón por el chiste fácil—, su virtud no radica en sus similitudes con 'Bohemian Rhapsody', sino en sus diferencias. Porque el musical dirigido por el también actor Dexter Fletcher va más allá de una página de Wikipedia adornada con imágenes en movimiento y grandes hits que conoce todo el público, sino que aporta un estilo barroco y fantasioso que encaja con la personalidad del biografiado y demuestra ingenio y esfuerzo en el trabajo de cámara y de montaje, que está repleto de ideas visuales originales. Otro de los grandes aciertos de Fletcher ha sido integrar las canciones en las secuencias como apoyo para el avance de la narración, y no limitarse a reproducir los conciertos y las sesiones de grabación.

A los 25 años, Elton John ya era un artista multimillonario que vendía —él solo— el 5% de la producción mundial de discos

A los 25 años, Elton John ya era un artista multimillonario que vendía —él solo— el 5% de la producción mundial de discos. El despegue había llegado con su actuación en el teatro Troubadour de Los Ángeles, que lo había contratado como telonero de David Ackles, pero que acabó extendiendo su estancia varias noches con lleno total. De ahí a triunfar en Estados Unidos, un mercado hostil para los grupos ingleses.

Egerton y Jamie Bell en 'Rocketman'.
Egerton y Jamie Bell en 'Rocketman'.

'Rocketman' repasa la infancia de John, en la que nacen sus principales carencias emocionales. Un padre estricto y esquivo y una madre despreocupada son, al parecer, los motivos de las inseguridades del cantante y su miedo al abandono. "Nunca te van a querer de manera apropiada", le espeta el personaje de su madre, al que da vida Bryce Dallas Howard. Una obsesión que aparentemente arrastrará durante gran parte de su vida.

De familia humilde de un barrio proletario del norte de Londres, John se inició en la Royal Academy of Music, primero, como pianista de acompañamiento de grupos estadounidenses de soul, después. Hasta que el letrista Bernie Taupin (interpretado por Jamie Bell) se cruzó en su camino y comenzó a escribir las letras para sus melodías, porque, evidentemente, aquellos versos de "bailarina, deberías haberla visto bailando en la arena/ ahora está dentro de mí, siempre conmigo, pequeña bailarina en mi mano", no casan con el contexto emocional del cantante.

Otra imagen de 'Rocketman'.
Otra imagen de 'Rocketman'.

Aunque el retrato de Elton John en 'Rocketman' no es tan complaciente y lavado como 'Bohemian Rhapsody' —aquí hay felaciones, montañas de cocaína, intentos de suicidio y berrinches—, la película vuelve a caer en esa fascinación mitificadora que trata a las estrellas como mesías con poderes divinos sobre la música, a la vez que les hace vulnerables a la avaricia de un entorno que simplemente quiere exprimirlos. Pobres niños ricos, vienen a decir, que entre tanta fiesta, tanta cocaína, tanto dinero y tanto sexo con modelos, por las noches a veces se sienten solos.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios