¿Hasta cuándo quieres seguir siendo idiota?
  1. Cultura
desde el 27 de septiembre

¿Hasta cuándo quieres seguir siendo idiota?

El Pavón Teatro Kamikaze abre sus puertas al público con un 'thriller' mordaz y afilado escrito por Jordi Casanovas, dirigido por Israel Elejalde e interpretado por Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert

Foto: Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert protagonizan 'Idiota'. (Vanessa Rabade)
Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert protagonizan 'Idiota'. (Vanessa Rabade)

"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro". Con esta cita de Einstein abrirá sus puertas El Pavón Teatro Kamikaze esta semana. Aunque la inauguración oficial del nuevo teatro dirigido por Kamikaze Producciones, es decir, Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, será el 8 de septiembre, la semana próxima el público se volverá a sentar en el patio de butacas de la que fue durante 14 años la casa de la Compañía Nacional de Teatro Clásico para recibir a sus nuevos inquilinos.

Lo hará con una macabra comedia o un 'thriller' psicológico de humor afilado (como gusten) firmado por Jordi Casanovas y dirigido por Elejalde. 'Idiota' inaugura El Pavón Teatro Kamikaze con un texto en apariencia inofensivo que va tornando en una inquietante comedia negra que nos escupe la crisis y sus consecuencias en la cara sin darnos cuenta. Gonzalo de Castro da vida a Carlos Varela, el típico graciosillo que se presenta a unas muy bien remuneradas pruebas psicológicas para un experimento de una fundación desconocida, con las que pretende ganar un dinero extra que le permita solucionar sus problemas económicos: su bar karaoke y su casa están en peligro si no paga al banco. Enfrente tiene a la doctora Edel, Elisabet Gelabert, que no se lo pondrá fácil, y a un sistema que está dispuesto a pasarle por encima sin miramientos.

placeholder Un momento del ensayo de 'Idiota'. (Vanessa Rabade)
Un momento del ensayo de 'Idiota'. (Vanessa Rabade)

'Idiota' debería incluir el subtítulo 'prohibido desvelar el final', o en este caso el significado de la palabra IDIOTA (que obviamente no vamos a contar). Recupera por momentos la carpintería teatral de 'El método Grönholm', convierte al público en un elemento activo de la función y le abofetea directamente con una reflexión mucho más honda que el mero juego intelectual que establecen sus protagonistas. "Creo que es un juego bastante macabro. Es una comedia ácida que intenta erosionar y decirte 'eres idiota, como todos': estás haciendo la prueba con él y esta mujer nos está sometiendo a todos", resume Elejalde, que enfrenta en esta obra su primera dirección de envergadura, aunque ya se puso al frente de 'Sótano', de Benet i Jornet.

placeholder Gelabert, De Castro y Elejalde inauguran El Pavón Teatro Kamikaze con 'Idiota'. (Vanessa Rabade)
Gelabert, De Castro y Elejalde inauguran El Pavón Teatro Kamikaze con 'Idiota'. (Vanessa Rabade)

Porque más allá de las pruebas (hay un melocotón, una pera, una manzana, un plátano y un cuchillo, ¿qué elemento no se relaciona con los demás?), que harán murmurar al público para intentar solucionarlas antes que Carlos, lo que esta función plantea de forma paulatina y nos pregunta es cómo de idiotas somos, cuánto estamos dispuestos a serlo y, sobre todo, hasta cuándo. O en otras palabras, por cuánto nos vendemos y cuántas humillaciones somos capaces de soportar antes de pegar un puñetazo en la mesa. Y, claro, las carcajadas que provoca la función se hielan.

Vivimos en una sociedad en la que el dinero acaba siendo siempre el vehículo para callarnos.Todos estamos demasiados dispuestos a cambiar justicia por bienestar

"Lo que me interesaba es esa reflexión irónica sobre la autoridad y nuestra incapacidad de rebelarnos. Al final, todos somos un poco idiotas. El idiota es el personaje que ninguno cree ser ni quiere ser pero que, de pronto, todos hemos sido. Y en la relación con la autoridad -necesaria para mantener el orden-, a veces tenemos esa sensación de que vivimos en un sistema en el que está todo demasiado exacerbado y que tenemos una incapacidad absoluta para decir 'hasta aquí'. Sobre todo, por la coacción del dinero. Vivimos en una sociedad en la que el dinero acaba siendo siempre el vehículo para callarnos. Primero está el miedo a rebelarnos y después, si encima hay dinero de por medio, todos estamos demasiado dispuestos a cambiar justicia por bienestar, como decía Chirbes", asegura el director.

Elejalde ha querido llevar, con buen tino y pulso, como hemos podido ver en los ensayos, la obra a una visión muy cinematográfica y 'hitchcockiana'. La función arranca con unos nada habituales títulos de crédito que, con referentes al cine negro y a las distopías de los cómics de Alan Moore, gracias a las ilustraciones de Lisa Cuomo meten al espectador en ese búnker que es 'Idiota' junto a Carlos. Además, las proyecciones tienen un peso dramático muy importante y se integran en la obra para aumentar, más aún, la atmósfera de asfixia y tensión que redondea a las eficaces escenografía de Eduardo Moreno e iluminación de Juanjo Llorens.

placeholder Gonzalo de Castro protagoniza 'Idiota'. (Vanessa Rabade)
Gonzalo de Castro protagoniza 'Idiota'. (Vanessa Rabade)

No solo el giro de la comedia al 'thriller' es el mayor desafío que plantea este montaje tremendamente físico. Este combate a dos está cosido con una violencia intrínseca muy clara, tal y como subraya Gonzalo de Castro. "El maltrato y la humillación están en la obra. El hecho de que el dinero te pone se rodillas, que cualquiera tenemos un precio, todos, y que somos capaces de hacer cualquier cosa como este señor que viene a hacer unas pruebas aparentemente fáciles para conseguir dinero y resulta que está en una cámara de tortura, pero sistemáticamente es así. Cualquier persona que trabaja hoy en un bar por 500 euros al mes va a trabajar con una mueca en la cara. Qué sistema nos hemos inventado. Es una parábola también de lo que nos espera y de la realidad que vivimos".

placeholder Elisabet Gelarbert protagoniza 'Idiota'. (Vanessa Rabade)
Elisabet Gelarbert protagoniza 'Idiota'. (Vanessa Rabade)

Al final, en este juego de idiotas que someten e idiotas sometidos, subyace una ácida crítica a una sociedad pasiva en contraste con esa parte activa que la obra demanda al público con los enigmas. Un juego que, además, muestra su cara más irónica a modo de una matrioska. "La doctora Edel no solamente es una persona que somete. Por arriba tiene a otras personas, que no vemos, que la someten a ella, porque esto es un juego de una escalera. También trabaja para alguien que manda más porque todos, de alguna forma, estamos sometidos a distintos niveles", remacha el director. "Ella es una buen soldado. Es muy obediente, aunque también tiene sus pequeños momentos de rebeldía", garantiza Elisabet Gelabert. Porque la pregunta, de nuevo, es ¿hasta cuándo queremos seguir siendo idiotas?

Un teatro de repertorio para Madrid

El Pavón Teatro Kamikaze nace con el espíritu de un teatro de repertorio al estilo alemán y, por eso, tendrá una multiprogramación en la que se podrán ver de forma habitual los exitosos montajes dirigidos por Miguel del Arco, que habitualmente cuelgan el cartel de no hay entradas. Por eso, junto a 'Idiota' (desde el 8 de septiembre), abrirá la temporada 'La función por hacer' (desde el 9 de septiembre). La obra, que salió del 'hall' del Teatro Lara y encumbró a Kamikaze, recuperará su espíritu original representándola en el ambigú del teatro.

El año próximo llegarán 'Juicio a una zorra' (12 a 29 de enero), con Carmen Machi, el exitoso duelo interpretativo de Bárbara Lennie e Israel Elejalde en 'La clausura del amor' (13 de enero a 3 de febrero). Luego volverá 'Hamlet' (del 9 de febrero al 5 de marzo) y, después, 'Misántropo' (9 a 26 de marzo). Y aún sin fechas, se espera el estreno de una nueva producción de Miguel del Arco y dos o tres montajes que llevarán al Pavón Teatro Kamikaze compañías invitadas.

Además, habrá charlas, ponencias, encuentros y talleres, como el primero de danza, que dará Carlota Ferrer en septiembre.

Teatro Miguel del Arco
El redactor recomienda