Es noticia
Menú
"Siempre he odiado a las élites"
  1. Cultura
entrevista a jarfaiter

"Siempre he odiado a las élites"

Al habla con uno de los raperos de referencia de la nueva ola de hip hop cañí y macarra

Foto: Jarfaiter en una imagen de unos de sus videosclips oficiales
Jarfaiter en una imagen de unos de sus videosclips oficiales

Pregunto dónde quedamos y me dicen que en la calle. Hacemos la entrevista en un pasaje tranquilo de Tetuán, uno de los barrios populares del centro de Madrid. ¿Cómo explica Jarfaiter el lugar donde creció? "Por aquí que no te dé el amarillo/que te vuelves para casa en calzoncillos/nadie va a decir "pobrecillo"/ bienvenido a la jungla, chiquillo". Esto no es Ciudad de Dios, como dice en otra rima, pero tampoco un barrio residencial tipo Majadahonda. Algunas de las letras de este rapero de 21 años son tan claras que sobran las preguntas habituales: "Por no delinquir/empecé a escribir canciones/lecciones me enseñaron que hay dos tipos de ladrones/los que con el agua al cuello le echan dos cojones/y a los que todos votan en las elecciones".

No es solo lo que dice, sino como lo dice, con una credibilidad insólita en la mayoría del hip-hop español. Por eso se contagia la intensidad de Antihéroe, un primer disco al nivel de Mala Rodríguez, Tego Calderón o el grupo de culto Stoned Atmosphere. No hay ninguna discográfica detrás de estas canciones, solo un rapero y su círculo de amigos. Lleva más de 38.000 escuchas en Youtube, aunque no se contabilizan las descargas o las escuchas de piezas sueltas.

Jarfaiter, junto a El Coleta, Gata Cattana y Mentenguerra, tocará el próximo día 30 en Madrid en el aniversario de Diagonal.

Por cierto, en sus letras asoma un par de veces la palabra "pijo", uno de esos términos que parecían haberse evaporado con el reblandecimiento de la lucha de clases.Receloso de la prensa, Jarfaiter acude con su amigo y mánager Bruno Staszkiewicz, de su misma edad.

PREGUNTA.El posicionamiento político de ‘Antihéroe’ me ha recordado al Rock Radikal Vasco de los años ochenta. ¿Es un género con el que sientes una conexión especial?

RESPUESTA.Sí, bueno, lo escucho desde pequeño. Son los grupos que empezaron a dar un aire callejero y taleguero a la música, gente como ArpaVieja, Cicatriz, Eskorbuto, La Polla Records, Kortatu...

P.Antes que ellos ya hablaba sobre cárceles la rumba de los años setenta, que también ha influido en tu disco, incluso hay un sampler de Rumba 3. ¿Por qué crees que ya no se escriben canciones sobre exclusión social?

R.Creo que tiene que ver con la época: en los ochenta acababa de estrenarse la libertad de expresión, supongo que se pondría de moda y gustaría a la gente. Ahora la rumba y el flamenco tratan de temas románticos porque es lo que más vende. Lo que se lleva ahora en la música es hablar del amor, la droga y la fiesta. Si tratas los problemas de la calle, no vas a vender, aunque todavía hay artistas que lo seguimos haciendo.

'Lo que se lleva es hablar del amor, la droga y la fiesta. Si tratas los problemas de la calle, no vas a vender'

P. ¿A quién te refieres?

R. Estoy pensando en colegas míos que nadie conoce: el 13eze, Sandor García o Pleito Searchers, que son de aquí del barrio. También el Butrón, Duer y gente así. Básicamente es lo que escucho: mis colegas y gente que canta conmigo.

P. El disco tiene frases que dejan claro que no te gusta la mayoría del hip-hop que se hace en España ¿Por qué?

R. Cuando empecé a rapear conocí a algunos y descubrí que lo que contaban era mentira. Se han montado la película. A partir de ahí, dejo de escucharles porque es un falta de respeto a la gente que vive en el barrio de verdad. Otros raperos que he conocido no me han caído bien, ves que son unos gilipollas. Incluso a alguno con el que he grabado algo. Veo mucho postureo y mucha película.

P. Decía Chuck D (Public Enemy) que el hip-hop fue la CNN de los guetos negros. Eso es algo que pasó en EEUU y también en la ‘banlieue’ francesa. ¿Ha ejercido esa función alguna vez en España?

R. Creo que no. Aquí el rap se parece más a Sálvame deluxe. Hay mucha red social, mucha habladuría y mucho cotilleo en general. Los grupos que hablan del barrio hacen canciones para gente del barrio. Los de fuera no lo escuchan. No interesa a nadie que no viva aquí.

'El rap español se parece a 'Sálvame deluxe'

P. Tanto en EEUU como en Francia ese tipo de hip-hop sí que llegó a tener público entre los jóvenes de clase media y alta, que descubrían cómo era la vida en los guetos. Hablo de discos que se publicaban en multinacionales y vendían muchas copias. ¿Por qué nunca has intentado grabar en una discográfica para ampliar el número de oyentes?

R. Más que nada, no quiero que nadie haga dinero a costa de mi trabajo. Además creo que me limitarían en cuestión de lenguaje o que me pondrían pautas que no estoy dispuesto a aceptar. Si no me censuro yo, no voy a dejar que lo hagan los demás. Ninguna discográfica se ha interesado en mí porque intuyen que la gente que me escucha no es la gente que se va a dejar dinero en música. Se la descargan gratis y ya. Antes los discos se vendían y por eso la industria estaba interesada en este tipo de artistas callejeros. Cuando eres adolescente puede que esta música te atraiga porque hace que te respeten. Hay chavales de clase media que roban o venden porros por integrarse, por hacer amigos, por ser más populares. Yo en verdad no hago la música para los demás, la hago para mis amigos. Si a alguien más le interesa, no tengo problema, pero lo hago para mi gente. El resto me da igual.

 'No quiero que nadie haga dinero a costa de mi trabajo'

P. También se nota en las letras bastante hostilidad contra los raperos militantes. Por ejemplo: "Estás muy orgulloso de tus ideas políticas/solo repites lo que lees en libros, sois patéticas". ¿Por qué ese rechazo?

R. Esa frase no la digo por los raperos, sino por la gente en general. Hay quien se encierra en una ideología porque se la han inculcado sus padres o sus amigos. Se ponen una etiqueta, se meten en una caja y solo leen escritores y prensa de su cuerda. Muchas veces, cuando se encuentran un problema, responden de manera automática, en vez de pensarlo bien. Hay que tener ideales propios y pensar por ti mismo.

P. En todo caso, no te gusta el rap político.

R. No. Me da la impresión de que no están preocupados por hacer música, sino por la propaganda. Al final les escucha la gente que ya está de acuerdo.

R. Los Chikos del Maíz están ampliando el círculo, cada vez va más gente a verles.

R. Bueno, ellos están en una discográfica potente como BOA y han ido ganado popularidad. No escucho a Pablo Hasél ni a Los Chickos del Maíz. La gente de los movimientos sociales prefiere el rap político al rap callejero, por así decirlo, porque lo que le importa es el mensaje. Para mí la música es ocio, para educarte están tus padres, los libros y la vida misma. Es muy fácil comer la cabeza con la música. A un chaval pequeño siempre le va a entrar mejor una canción que un libro. Creo que es mejor pensar por ti mismo que escuchar propaganda. La música debería ser para entretenerse.

'Para mí la música es ocio, para educarte están tus padres, los libros y la vida misma'

P. En otro verso te metes con los "perroflautas". ¿No crees que es un estereotipo creado desde arriba para estigmatizar a la gente con inquietudes políticas?

R. Sí, bueno, cuando hay una batalla campal en una manifestación siempre llega el típico que se pone en medio para que le saquen en el vídeo como el defensor de la paz, diciendo que no hay que tirar piedras. Esa persona es un peligro porque aparece en un punto en el que ya no va a conseguir parar nada. Está poniendo en una situación complicada a la gente que se la juega. A ellos no les parece que la forma de lucha sea tirar piedras y yo no creo que se gane mucho gritando en una manifestación. Eso a los de arriba les da igual, porque siempre ha habido gente gritando en la calle.

P. Quizá lo que realmente alegra a los de arriba es que alguien tire una piedra para poder descalificar la protesta en el telediario.

R. Sí, eso es verdad, claro. Yo creo en vivir al margen, no participar, es muy tarde para cambiar el mundo. Hay veces que vas a las manifestaciones y más que una protesta seria da la sensación de que es una especie de mercadillo o una fiesta de carnaval. No sé.

'Es muy tarde ya para cambiar el mundo'

P. ¿Descartas toda acción política, desde votar a cualquier tipo de militancia?

R. Buff…Que la gente haga lo que quiera, pero yo no voy a entrar en ese juego. Prefiero morirme a gusto pensando que no he apoyado a nadie que haya hecho algo malo. El mundo no se puede cambiar porque la gente que manda acumula demasiado poder. Está todo muy bien montado. Ya no es solo el ejército y la policía, sino también la televisión. La gente tiene la cabeza demasiado comida. Es muy difícil cambiarlo.

P. En Islandia han juzgado a los banqueros.

R. En un sitio pequeño puede pasar, por ejemplo en Marinaleda, pero en España y en el mundo entero es demasiado difícil.

Bruno Staszkiewicz: Es que Islandia es un país con menos población que Vallecas. Allí es noticia que una oveja muera en una nevada. No me lo estoy inventando.

P. También ha habido victorias populares en Ecuador, Bolivia y otros lugares de América Latina.

R. El problema es que en España la gente es muy paleta. Hay de todo, pero a la inmensa mayoría solo les interesa el fútbol y los cotilleos.

'El problema es que en España la gente es muy paleta'

P. Me gusta mucho el verso que dice "me toman por tonto/pues se fijan en la estética/me imaginan en el parking con la música electrónica/roneando chonis y dándole a la química/pero aquí estoy sin dormir, escribiendo estas crónicas/sin tu métrica, con la voz afónica/cagándome en la puta compañía telefónica/el Banco Mundial y la élite masónica". ¿Estás defendiendo el orgullo de clase?

R. Es parte de mi vida. Soy un chaval que nunca ha tenido dinero. Siempre voy a odiar a las élites, a los ricos y a los bancos. Si solo hablara de eso, sería muy aburrido, pero no podría dejar de escribir sobre eso también.

P. Te han acusado de machismo en las letras. En la primera canción del disco afirmas que no hay duda de que el hip-hop es machista, pero luego pones títulos como ‘Jarras Barras Guarras’ y tienes rimas sobre ‘pegar a los bujarras’.

R. Da para mucho debate. El rap siempre ha sido una música machista en el sentido de tratar a las mujeres como un objeto. Eso creo que se podría cambiar. Otra cosa es lo que me ha pasado a mí, que me han prohibido actuar en muchos centros sociales por decir "puta" o "maricón" en mis canciones. Para mí son palabras que se usan en el barrio, que las usa todo el mundo y que yo he escuchado desde pequeño y no voy a dejar de utilizar. La gente que pretende cambiar ese vocabulario no son gente de a pie a la que yo haya visto por el barrio diciendo a la gente que no las use. Yo conozco putas y maricones y ellos se dicen esas palabras entre ellos. Querer prohibir esas expresiones es una falta de calle, sacar las cosas de quicio.

'Me han prohibido actuar en muchos centros sociales por decir puta o maricón en mis canciones'

P. Bueno, estamos ante una cuestión de poder. Todo depende de si estás en un plano social superior. No es lo mismo que un negro le llame "negro" a otro que que lo haga un blanco.

R. Muchas veces digo a negros que conozco "oye, negro, que te vas a desteñir" y no pasa nada. Son colegas y saben que lo digo de coña. Estoy en el mismo nivel. Yo nunca me voy a sentir superior a alguien por ser hombre. Vivo rodeado de mujeres: mi madre, mi abuela, mi hermana, mi novia…nunca les voy a tratar mal por eso ni a sentirme peor persona por usar ese vocabulario. Me parece absurdo que vayas a tocar a un centro social y la asociación feminista emita un comunicado para decir que yo no puedo tocar ahí. Tampoco es que me importe mucho.

P. ¿Qué porcentaje de conciertos das en centros sociales?

R. Al principio casi siempre actuaba allí. Sacas dinero para sus juicios y sus historias y luego es gente que por ti no dan nada. Ahora prefiero cantar en una sala, no tener ningún tipo de problema y encima me dan dinero.

P. ¿Sigues participando en el grupo Ortega Cano Drunk Fight Club?

R. Bueno, es una cosa que salió de pedo. Se le ocurrió al hermano de un colega. Ortega Cano es un personaje que pega mucho con un club de la lucha de borrachos. Hicimos unas canciones y unas camisetas. Son sobradas, gilipolleces de barrio.

P. ¿Qué hip-hop escuchas ahora?

R. Internacional escucho rap francés y alemán. No pillas lo que dicen, bueno alguna cosa sí, por ejemplo Omik K, que es un cubano que vive en Alemania y suelta alguna palabra en español. En Alemania también hay putas que rapean. En Youtube encuentras vídeos de ellas cantando en los pisos. Es algo que me impacta. Hip-hop nacional escucho a mis amigos, que solo han publicado maquetas y lo hacen por entretenimiento.

P. Entonces, ¿el hip-hop estatal ha dado un paso atrás? En los noventa y en los dosmil si hacías un disco decente sabías que ibas a publicarlo en una discográfica y que iba a sonar en Radio 3. Ahora, en cambio, el horizonte es el underground puro y duro.

R. Es que…no sé…¿qué es un disco decente? Lo que se publica ahora no me parece decente, son solo canciones de amor, sexo y droga. Si hablas de barrio, delincuencia y política no te vas a ganar la vida con eso. Solo lo hacen Los Chikos del Maíz, que han tenido mucha suerte. Ahora lo más interesante está en el underground. Hay raperos muy buenos que escucho en Internet y que nunca voy a saber cómo es su cara. La gente que se está ganado la vida en el rap lo hace con música comercial, que es algo que no me interesa.

Pregunto dónde quedamos y me dicen que en la calle. Hacemos la entrevista en un pasaje tranquilo de Tetuán, uno de los barrios populares del centro de Madrid. ¿Cómo explica Jarfaiter el lugar donde creció? "Por aquí que no te dé el amarillo/que te vuelves para casa en calzoncillos/nadie va a decir "pobrecillo"/ bienvenido a la jungla, chiquillo". Esto no es Ciudad de Dios, como dice en otra rima, pero tampoco un barrio residencial tipo Majadahonda. Algunas de las letras de este rapero de 21 años son tan claras que sobran las preguntas habituales: "Por no delinquir/empecé a escribir canciones/lecciones me enseñaron que hay dos tipos de ladrones/los que con el agua al cuello le echan dos cojones/y a los que todos votan en las elecciones".

Música Noadex
El redactor recomienda