en un nicho distinto al de las iniciales m.c.

Cervantes y su esposa podrían haber sido encontrados en la iglesia de las Trinitarias

Los restos, "en muy mal estado", se han encontrado junto con material óseo de varios adultos más en uno de los nichos de la cripta distinto al que contenía la tabla con las iniciales M.C.

Foto: Técnicos creen haber encontrado los restos de Cervantes en un nicho diferente al de las iniciales M.C. (EFE)
Técnicos creen haber encontrado los restos de Cervantes en un nicho diferente al de las iniciales M.C. (EFE)

Los restos de Miguel de Cervantes y de su mujer, Catalina de Salazar, podrían haber sido identificados. Los investigadores que analizan el material extraído de 30 criptas de la iglesia de las Trinitarias de Madrid, donde fue enterrado, creen haber hallado los restos óseos que podrían corresponderse con los del escritor y su esposa, según han informado fuentes cercanas al proyecto.

Los restos, disgregados y "en muy mal estado", se han encontrado junto con material óseo de varios adultos más en uno de los nichos de la cripta distinto al que contenía la tabla con las iniciales M.C., y los análisis de laboratorio externo parecen indicar que son los del padre del Quijote y su esposa (las conclusiones del estudio se darán a conocer en una rueda de prensa el próximo 17 de marzo a las 10h).

Según han informado las mismas fuentes, no se trata del punto de enterramiento donde el escritor fue sepultado en 1616 sino el sitio al que se trasladaron sus restos óseos con posterioridad a 1673, cuando comenzaron las obras de remodelación de la iglesia, ahora catalogada como bien de interés cultural (BIC) y ubicada en el madrileño barrio de las Letras. 

Han sido las pruebas con un espectrómetro de masas las que han permitido al equipo liderado por el forense Francisco Etxeberria analizar la composición ósea y datar los restos que coincidirían con los de Miguel de Cervantes, su esposa, y otros individuos que fueron enterrados en la misma época, en localizaciones también comprobadas en la investigación. No obstante, no se ha hallado el esqueleto completo de Cervantes sino huesos en mal estado, una hipótesis que viene a refrendar el punto de partida de los investigadores.

Los investigadores podrían haber encontrado por fin los restos de Cervantes

 

"No vamos a encontrar su nombre puesto"

"No vamos a encontrar a Cervantes con su nombre puesto en un ataúd", ironizó el director del proyecto, Francisco Etxeberria cuando en junio del año pasado se presentaron los puntos de enterramiento de la iglesia detectados con un georradar. El profesor Etxeberría, que ha participado en el estudio de las fosas comunes de la Guerra Civil, en el caso Bretón o en el análisis de los restos de Salvador Allende, ha dirigido esta segunda fase del proyecto centrada en la recuperación y análisis del material para cotejar después su posible correspondencia con los del escritor.

Los detalles del hallazgo se expondrán en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Madrid, institución que ha financiado y promovido la búsqueda de Cervantes -casi 400 años después de su muerte- en la iglesia donde fue enterrado por expreso deseo del escritor, gran devoto de la orden Trinitaria, que le rescató de cinco años de cautiverio en Argel.

En el convento anejo a la iglesia de las Trinitarias residen aún trece religiosas que fueron en principio reacias a la búsqueda, pero que finalmente dieron su visto bueno a una intervención que en esta última etapa han seguido muy de cerca. Los trabajos comenzaron a finales de abril del año pasado, cuando el equipo de georradaristas liderado por el codirector del proyecto Luis Avial localizó cuatro sepulturas en la iglesia y la cripta con los nichos donde se han localizado los restos.

Un lugar poco habitual

Miguel de Cervantes fue enterrado en la iglesia de un convento, un lugar poco habitual para el descanso de un escritor, cuya elección solo se justifica por la devoción que el genio universal sintió por la orden Trinitaria, que le rescató de cinco años de cautiverio en Argel.

No fueron pocos los que cuestionaron que el padre del Quijote estuviese enterrado en ese templo, ya que el lugar lógico para el descanso eterno de un habitante del ahora conocido como Barrio de las Letras hubiese sido el cementerio o, en todo caso, la iglesia de San Sebastián.

¿Pero por qué quiso ser enterrado en el convento? El presidente de la RAE, Darío Villanueva, cuyo discurso de ingreso en la institución versó precisamente sobre El Quijote, respondió en una entrevista. "Cervantes pidió ser enterrado allí probablemente por dos motivos: uno, por su gratitud a la orden Trinitaria, que fue la que lo rescató de Argel; y otro, porque su hija, Isabel de Saavedra, era profesa en ese convento".

Pero el último deseo de Miguel de Cervantes fue una excentricidad, porque para ser enterrado en el convento necesitó un permiso específico de la fundadora, licencia que, por cierto, obtuvo por la estrecha relación que le unía a la familia de esta. Fue Juana Gaitán Romero, hija del maestre de campo Julián Romero, la que fundó en 1612 del convento de las Trinitarias, una tarea para la que recibió la ayuda del escritor.

"Cuando Cervantes se entera de que quiere hacer un convento dedicado a la orden, inmediatamente se pone a su servicio y, en lugar de darle dinero, se ofrece para hacer gestiones que agilicen la fundación", explicó el historiador Fernando de Prado, impulsor del proyecto para identificar los restos del escritor.

Más de 200 enterramientos en las Trinitarias

Tras meses de gestiones para obtener los permisos pertinentes -entre ellos los de la Comunidad de Madrid- el pasado 22 de enero comenzó la fase antropológica y una treintena de investigadores accedieron a la cripta, de unos setenta metros cuadrados y ubicada a cinco metros bajo el nivel del suelo, para la recuperación de los restos. Allí se han constatado más de 200 enterramientos, en su mayoría de niños, que permiten ampliar el conocimiento de cómo era el Madrid de los siglos XVI y XVII, ya que en este tiempo han ido apareciendo momias, ropajes y detalles que arrojan luz sobre los modos de vida de la época.

El hallazgo coincide con la conmemoración de los 400 años de la publicación de la segunda parte de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", que precede a la celebración en 2016 del Cuarto Centenario de la muerte del escritor español más universal, que coincidirá, por cierto, con el homenaje de Inglaterra a William Shakespeare, cuya tumba puede visitarse en la iglesia de Stratford-upon-Avon (su pueblo natal).

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios