el nuevo director trata de salvar la institución

Fernando de Terán: "Nadie sabe dónde está la Academia de Bellas Artes de San Fernando"

Tres meses y medio después de su elección reconoce echar en falta la época de las subvenciones. La Fundación Mapfre quiere ampliar su colaboración con la institución y trasladar su sede a la Academia

Foto: El rey junto con el director de la Academia de Bellas Artes de san Fernando, Fernando de Terán. (EFE)
El rey junto con el director de la Academia de Bellas Artes de san Fernando, Fernando de Terán. (EFE)

Tres meses y medio después de su elección como director Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el arquitecto Fernando de Terán (Madrid, 1934), antiguo secretario general de ésta, reconoce echar en falta “la época en la que no había ningún problema” y las subvenciones se hacían cargo de los gastos corrientes. La institución atraviesa serios problemas económicos tras el recorte de las ayudas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento.

El reto del nuevo responsable es encontrar fondos privados que sustituyan a los públicos. En estos momentos, la institución mantiene una estrecha relación de cooperación con la Fundación Mapfre, que aporta 100.000 euros al año para montar una exposición temporal.

La Fundación confirma a este periódico que negociaba con el antiguo director, Antonio Bonet Correa, la posibilidad de ampliar la relación y establecer una vía inédita en la gestión cultural en España: la Fundación estaría dispuesta a mover su sede al edificio de la Academia, hacerse cargo de las necesidades económicas de la sala de exhibición y a gestionar los tesoros de la colección de la institución para dar más visibilidad a ésta. Sin embargo, el nuevo director asegura no haberse reunido todavía con los responsables de la Fundación, aunque está dispuesto a hacerlo. Algunos académicos largas negociaciones para llevar a buen puerto la iniciativa.

¿Cuál es el estado económico de la Academia tras la reducción de la aportación pública?

Efectivamente, echamos mucho de menos la época en la que no había ningún problema, porque las subvenciones oficiales era suficientes para sufragar toda clase de gastos. La gestión de la Academia era desahogada y ahora no es así. Tenemos un problema muy importante de gastos que no se cubren por las subvenciones. Pero la Academia también tiene su propio patrimonio y nos vamos defendiendo.

¿A qué patrimonio se refiere?

Tiene un capital que lo administra y sacamos un rendimiento.

La muestra dedicada a Bill Viola y los tesoros pictóricos de la Academia. (EFE)
La muestra dedicada a Bill Viola y los tesoros pictóricos de la Academia. (EFE)

¿Podría sacarle rendimiento económico al patrimonio artístico, a la magnífica colección de la Academia?

Es intocable. El partido que le sacamos es exhibirla, convertirla en un patrimonio público. Anunciarla, publicitarla para que la gente disfrute de ella, pero desde el punto de vista económico no hay ninguna otra ventaja. No podemos si quiera alquilarla.

¿Por qué no?

No está dentro de lo habitual en las costumbres de los museos.

Los museos alquilan sus colecciones.

No, lo que hacen es prestarlas.

El Museo del Prado alquila su colección a museos extranjeros. Consiguió más de un millón de euros por mandar una selección de arte italiano a la National Gallery de Victoria (Melbourne). 

No tenía noticias de ello… Hay muchas cosas que todavía tengo que aprender de este papel. Me informaré sobre el tema.

'Como no lo hemos necesitado, no nos hemos esforzado en abrirnos'¿Cree que la Academia ha hecho todo lo que podía por salir a buscar al público o es una asignatura pendiente?

Es una asignatura que empezamos a aprender. Como no lo hemos necesitado, no nos hemos esforzado en abrirnos. Una de las cosas que más me extraña, cuando pregunto en la acera de la calle Alcalá, dónde está la Academia, nadie sabe decirme. Y la tienen delante. Es la gran desconocida. Una de las cosas que tengo apuntadas como deseo para hacer es la divulgación. Ni siquiera existía esto [muestra un folleto explicando qué es la Academia]. Esto tan elemental no existía y he encargado un montón de miles para repartirlo gratis a quien compre una entrada para ver el museo. Porque tenemos más cosas.

¿Cuántos visitantes tiene la Academia al año?

Estamos estacionados. Lo que ha aumentado bastante son las actividades culturales.

¿Y a pesar de eso no han crecido en visitantes?

Sí, sí. Creí que me preguntaba por el museo. No para actividades como conciertos, conferencias, actos de culturales, hemos crecido espectacularmente. Pero de memoria no le puedo dar las cifras.  

¿Qué porcentaje de ingresos propios sobre el presupuesto tiene la institución?

No soy el vicedirector tesorero, que es el que lleva las cuestiones económicas. No le puedo responder a eso.

¿Y el presupuesto anual que tiene la Academia para gestionar?

No estoy preparado para contestar en este momento a esto, lo siento. Si me hubiera anunciado usted que me iba a examinar sobre estos temas, me los hubiera preparado. Si quiere, quedamos para otro día y me lo estudio. 

Es curioso que no hayan divulgado más los extraordinarios fondos.

Lo estamos intentando. Como hemos conseguido el dinero para hacer el cubrimiento del patio, el lucernario, la idea con la que estamos es poner unos stands con cosas incluso para vender a la gente, como reproducciones facsímiles de los más de treinta grabados de Picasso que tenemos.

Exposición de Mengs, en la Academia. (EFE)
Exposición de Mengs, en la Academia. (EFE)

¿Cuáles cree que son los puntos fuertes de la colección?

Hay verdaderos tesoros. Tenemos una colección de frailes de Zurbarán que quita el hipo. Tesoros muy especiales como casi todas las planchas de cobre grabadas por el propio Goya. Yo creo que es un museo con muchísimo interés. Y en la planta cuarta está el arte moderno. Y estamos ampliándolo porque tenemos fondos que se destinan a la adquisición de obras, nos mantenemos vigilantes de las subastas.

¿Cómo afecta la reducción de las ayudas a la conservación de las obras?

Pues hemos descubierto nuevas atribuciones en las obras que están en los peines del almacén.

¿Cuántos restauradores trabajan en la colección?

Tenemos un equipo de una persona y un equipo externo que se le contrata para hacer la restauración de obras concretas.

¿Qué medidas tomará para que el museo sea más visitado?

El museo está bien como está, pero hay que hacerlo más conocido y que la gente sepa qué es lo que hay y venga más.

¿Cómo lo va a conseguir?

Publicitándolo. Este folleto es un mínimo primer paso.

¿Hay plan de elaboración de un programa de exposiciones temporales?

No, porque para eso hace falta muchísimo dinero. Nosotros estamos, desgraciadamente, a expensas de exposiciones que nos vengan sufragadas. No podemos costear exposiciones propias.

'Seguimos mendigando en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pero nada'Hay empresas como Mapfre que les han apoyado en los últimos años en esas exposiciones.

Tenemos un convenio con ellos para hacer una exposición anual y tratamos de extender la red de patrocinadores.

¿Cómo se consigue eso?

Mendigando. Explicándoles nuestros problemas y apelando a su generosidad y a la comprensión de la importancia de la labor cultural de la Academia.

¿Cree que de haber salido adelante la reforma de la Ley de Mecenazgo les habría ayudado en algo?

Algo hubiera ayudado. Habría sido más fácil conseguir mecenas.

¿Existe la posibilidad con Mapfre de algo mayor que una exposición al año?

Desde que soy director, Mapfre no ha tenido ninguna relación conmigo. Tendría mucho gusto en hablar con ellos para ver si esa magnífica relación se puede variar y modificar, pero hasta ahora no me han planteado absolutamente nada.

Mapfre sí ha tenido reuniones con el anterior director, Antonio Bonet.

A mí nadie me ha dicho nada. He oído que había algunas cosas oficiosas, pero a mí nadie me ha contado nada. Sé que ha habido alguna reunión en ese sentido. Yo estoy dispuesto a hablar y a enterarme.

¿Se imagina una relación estrecha con Mapfre?

Depende de los términos. Patrocinadores de este tipo están a la orden del día como consecuencia del adelgazamiento de la acción pública. Es evidente que las instituciones buscan alianzas con instituciones privadas. No tendría por qué ser nada rechazable.

¿Hasta dónde podría llegar la Academia en sus acuerdos con esta Fundación?

Lo primero que quiero es tener relación con Mapfre y preguntarles a ellos qué quieren de nosotros. Yo como director no plantearía a la Comisión de Administración una gestión de los fondos por una Fundación ajena.

¿La llegada de la gestión de una Fundación con experiencia podría ayudar al posicionamiento de la Academia?

En la Academia hay profesionales de la gestión cultural del máximo nivel.

¿Y por qué no se ha puesto nunca en práctica esa sapiencia a favor de la Academia?

Porque no lo hemos necesitado. Además, yo no he sido el director de la Academia hasta ahora.

¿Por qué cree que puede estar interesada una empresa en la Academia?

Yo qué sé.

'Es una institución antigua pero procuramos que no se quede anticuada'¿No sabe cuál es el atractivo de la Academia para una empresa?

A mí que me lo digan. ¿Qué quieren ellos? Puedo ofrecer muchas cosas, empezando por el emplazamiento en el centro de Madrid. Pero no me toca a mí. Yo escucho.

¿Ha habido algún incremento en las ayudas por parte de la Comunidad de Madrid o del Ministerio?

Seguimos mendigando en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pero nada. En La Comunidad de Madrid, tampoco.

Ahora la Comunidad de Madrid ha empezado a patrocinar exposiciones del Museo Thyssen y próximamente en el Museo Reina Sofía con 150.000 euros. ¿No han llamado a la puerta de Isabel Rossell, la directora general de Bellas Artes?

Pues me lo apunto para ver si me dan algo.

Quizá la Academia no es lo suficientemente atractiva para los intereses de un político.

Pudiera ser.

¿Cómo tendría que ser para que se interesasen por ustedes los políticos?

Con un poco más de glamur. De todas maneras, el viernes pasado fue la inauguración de la exposición de los becarios de la Academia de Roma. Tuvimos una performance aquí por la noche, estuvimos destruyendo fajos de billetes de dólar, con una música a todo tocar. La exposición es un poco insólita para una institución de este tipo, del siglo XVIII. Está muy bien que incluyamos este tipo de arte en la Academia. A ver si conseguimos meter a la gente en la Academia.

Bueno, si permanece en el siglo XVIII va a ser complicado que el siglo XXI llegue.

No permanece en el XVIII. Es una institución antigua pero procuramos que no se quede anticuada, estamos en ello.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios