El director del Teatro de la Zarzuela se salta la Ley de Incompatibilidades
  1. Cultura
el inaem: su situación "no es la más adecuada"

El director del Teatro de la Zarzuela se salta la Ley de Incompatibilidades

Paolo Pinamonti tiene un contrato con el INAEM y otro con el Teatro Sao Carlos de Portugal como consultor artístico. El INAEM le ha pedido que lo deje sin efecto

Foto: Paolo Pinamonti en una imagen de archivo (EFE/Kote Rodrigo)
Paolo Pinamonti en una imagen de archivo (EFE/Kote Rodrigo)

En octubre de 2011, Paolo Pinamonti ocupó el cargo de director del Teatro de la Zarzuela tras ser seleccionado entre 27 candidatos. Firmó un contrato de alta dirección por cinco años con el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), dirigido entonces porMiguel Ángel Recio. El problema llegó en 2013, cuando fue nombrado consultor artístico del Teatro Nacional Sao Carlos de Lisboa, Portugal. Cargo por el que ha sumado un segundo contrato y un segundo salario que son ilegales, de acuerdo ala Ley de Incompatibilidades.

El INAEM ha confirmado a El Confidencial que si bien la naturaleza de la relación de Pinamonti con el teatro luso “es meramente artística y compatible con la legislación española”, el contrato incumple la ley de nuestro país. “La fórmula contractual adoptada por ambas partes no es la más adecuada a lo establecido en la Ley de Incompatibilidades española. Es por ello que se le ha trasladado al Sr. Pinamonti la necesidad de dejar sin efecto este reciente contrato con el TNSC, para buscar nuevas fórmulas de colaboración con dicha entidad compatibles con la legislación española”.

El INAEM conoce esta dualidad desde el año pasado porque, a pesar de que el contrato se rubricara el pasado 5 de noviembre entre Pinamonti y el Teatro Nacional Sao Carlos lisboeta, el director de la Zarzuela ejerce su cargo de consultor artístico allí desde el 1 de enero de 2014. Es más, fue nombrado en septiembre de 2013 para este cargo, por el que es el responsable de “definir la programación” del teatro, informó la prensa portuguesa.

Al parlamento portugués

En enero de este año Paolo Pinamonti comenzó a ejercer sus funciones de consultor artístico pero una deuda con la Seguridad Social impidió al Gobierno luso firmar un contrato. La situación se resolvió el 5 de noviembre, según informa el periódico Expresso,recogiendo una respuesta a una pregunta parlamentaria del Partido Socialista y la amenaza de Pinamonti de dejar el cargo en agosto si no se resolvía su situación.Los medios de comunicación portuguesescuentan quePinamonti recibirá 32.400 euros por año hasta 2016, aunque queda sin especificar cómo cobrará los 10 meses que trabajó sin relación contractual.

Sea como fuere, existenambos cargos e incumplen laLey de Incompatibilidades del personal al servicio de las administraciones públicas.El 27 noviembre de 2013 el INAEMrespondió a una solicitud de información deUGT(del 8 de octubre) al respecto alegando que “de acuerdo con la información suministrada por el Sr. Pinamonti, se informa que no tienen ningún vínculo profesional ni contractual con dicho teatro, existiendo una buena relación personal por los años que ejerció su actividad en el mismo”. Entonces sólo se había hecho público el nombramiento de Pinamonti.

Varias semanas antes, en concreto el 7 de noviembre de 2013, la directora de la Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, María López Laguna, dejaba claro en un documento remitido al INAEM, al que ha tenido acceso este periódico, que sostener ambos cargos era ilegal. En su escrito –en relación a una consulta de 29 de octubre de 2013- señala que “no sería posible reconocer la compatibilidad a un empleado de ese Instituto [INAEM] con contrato de alta dirección para el ejercicio de las actividades de consultoría descritas ni para el ejercicio de la docencia en una universidad privada”.

La razón se recoge en la Disposición final tercera del Estatuto Básico del Empleado Público, que modifica la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, y dice que “no podrá autorizarse o reconocerse compatibilidad alguna al personal funcionario, al personal eventual o al personal laboral cuando las retribuciones complementarias tengan derecho a percibir del apartado b) del artículo 24 del presente Estatuto incluya el factor de incompatibilidad, la retribuido por arancel y al personal directivo, incluido el sujeto a la relación laboral de carácter especial de alta dirección”. Este artículo, según la siguiente disposición cuarta, deberíaentrar en vigor cuando se cree la Ley de Función Pública pero en relaciónal personal de alta dirección ya es de aplicación.

Pinamonticomenzó a ejercer el cargoen enero yla firma del contrato se realizó hace un mes, aunque le adeuden el resto del año. Pero explican fuentes de la Oficina de Conflictos de Intereses, que es “imposible compatibilizar ambos cargos” y, en cualquier caso, estaría obligado a pedir una autorización de compatibilidad a la administración que no se le podría dar. Pinamonti no ha querido hacer declaraciones a este periódico pero fuentes del Teatro de la Zarzuelahan aseguradoque su contrato con el INAEM no recoge ningún tipo de "exclusividad". De modo que, añaden, con "una simple comunicación al INAEM" puede "hacer todas las cosas que le parezcan oportunas".

Teatro La Zarzuela INAEM
El redactor recomienda