Velázquez, el otro Ferrari de Botín
  1. Cultura
'La Educación de la Virgen' pierde a su mecenas

Velázquez, el otro Ferrari de Botín

Diez de septiembre. Ciudad Financiera de Boadilla, Madrid. Un paraíso, un laberinto. Una pirámide sin faraón. Una colección de arte sin coleccionista

placeholder Foto: Emilio Botín, en la Universidad de Yale, junto con 'La educación de la Virgen'. (BS)
Emilio Botín, en la Universidad de Yale, junto con 'La educación de la Virgen'. (BS)

Diez de septiembre. Ciudad Financiera de Boadilla, Madrid. Un paraíso, un laberinto, una fortaleza. Una pirámide sin faraón. Una colección de arte sin coleccionista. Y un cuadro, atribuido in extremis a Velázquez, colgado de la pared de la sala de arte, frente a otra Educación de la Virgen, la pintada por Alonso Cano. Emilio Botín tenía previsto presentar el que algunos expertos han aventurado señalar como el primer cuadro del genio sevillano, después de haber pagado los trabajos de restauración en la Universidad de Yale, donde fue hallado hace cuatro años en unos almacenes en pésimo estado de conservación.

Botín firmó el acuerdo con la institución para financiar el rescate y se acercó a los EEUU a dar el visto bueno. Quien no da su aprobación es el especialista Jonathan Brown, una de las máximas autoridades en Velázquez y muy vinculado al Museo Nacional del Prado (la casa del pintor, que se ha mantenido al margen de la atribución), porque le parece un ejercicio demasiado inseguro para un artista que desde el primer momento mostró una habilidad sin vacilación. “Hay una timidez de ejecución que nos da la impresión de que los objetos están flotando, y no bien anclados sobre la mesa: no tienen peso”, escribió Brown, en un artículo publicado por el diario ABC.

Hasta el 8 de octubre quedará expuesta en las salas donde cuelga parte de la inmensa colección del banquero fallecido. De ahí viajará hasta Sevilla –donde el cuadro supuestamente fue pintado en 1617– para formar parte de una muestra comisariada por el historiador Benito Navarrete, desde el 14 de octubre al 15 de enero de 2015, en el Convento de Santa Clara, un lugar simbólico para el pintor.

La obra será exhibida junto a otras tres más: La imposición de la casulla a San Ildefonso, de Velázquez y propiedad del Ayuntamiento; La educación de la Virgen de Juan de Roelas –que sirvió de inspiración al joven genio–, que pertenece al Museo de Bellas Artes de Sevilla; y La Sagrada Familia, de Luis Tristán, pintada en 1613, cedida por el Minneapolis Institute of Art.

Además, habrá un simposio internacional dedicado a la obra del pintor de Las Meninas. Anuncian la asistencia de los más importantes expertos de su obra, para debatir sobre La educación de la Virgen. Una gran alianza de eruditos de la obra, que saldrá de España siendo más velazqueña que a su llegada.

La colección Banco Santander, gestionada desde la Fundación, se compone de más de 1.000 piezas de arte entre el siglo XV y XX, con varios géneros artísticos. La última vez que la colección hizo de embajadora del banco en el extranjero fue para mostrarla en el Museo Nacional de Wroclaw (Breslavia, Polonia), con más de 70 obras maestras (El Greco, Zurbarán, Murillo, Chillida, etc).

La construcción del Centro Botín, diseñado por Renzo Piano, en pleno centro de Santander, ha sido una de las últimas iniciativas artísticas –y polémicas– de Emilio Botín, que mantuvo buena relación con el arte y el patrimonio. De hecho, eldirector del Museo de Altamira, José Antonio Lasheras, destacó en declaraciones a EFE el papel "decisivo" que tuvo el banquero en el impulso de las actuales instalaciones del museo y de la réplica, y la implicación e interés permanente de Botín (que era también vicepresidente del Patronato de Altamira) por conocer la evolución de las investigaciones y el estado de la cueva."Altamira le ilusionaba y lo demostraba", afirmó.

Arte Noticias del Banco Santander Santander Emilio Botín Muere Emilio Botín Velázquez Pintura
El redactor recomienda