El director del Reina Sofía rompe la austeridad con coche oficial y viajes de lujo
  1. Cultura
gasta 40.000 euros del museo en 4 meses

El director del Reina Sofía rompe la austeridad con coche oficial y viajes de lujo

El director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) ha generado gastos por valor de 39.495 euros entre enero y abril de este año

placeholder Foto: El director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel. (EFE)
El director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel. (EFE)

El director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) ha generado gastos por valor de 39.495 euros entre enero y abril de este año. En la relación del desembolso ejecutado por Manuel Borja-Villelen cuatro meses –a las cuentas que no son públicas, pero a las que ha tenido acceso este periódico– destacan los 24.663 euros anuales del vehículo oficial del parque móvil del Estado, además de las facturas de taxis. No son los únicos gastos.

El apunte llama poderosamente la atención por incumplir una de las primeras medidas de austeridad anunciadas por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, hace año y medio y que suponía un ahorro de más de diez millones de euros al reducir el número de coches oficiales. También se salta las normas pautadas por elsubsecretario delMinisterio de Educación, Cultura y Deporte, Fernando Benzo Sáinz,para racionalizar los gastos en las que puede leerse que "sólo excepcionalmente podrá utilizarse el taxi".Precisamente, a la carga de los 24.663 euros a cuenta de la dirección,hay que sumarle más de 200 euros en taxis, que el propio director justifica en facturas que van de 7 a 71 euros.

En las mismas reglas se avisa de que "en los desplazamientos del personal dentro del municipio deberá utilizarse el transporte público colectivo", algo que queda claro no se ha cumplido por la alta cantidad de taxis incluidos entre todos los departamentos, no sólo por parte de la dirección. A pesar de ello, las fuentes del museo consultadas por este periódico aseguran que "en los últimos años, y siguiendo instrucciones de la subsecretaria y para racionalizar el gasto, se utiliza como coche de incidencias del museo, permitiendo ahorrar en otros gastos de transporte de la institución".

Sin embargo,el uso extendido e indiscriminadodel taxiqueda reflejado en las cuentas, como demuestranlos cerca de 800 euros invertidos por el departamento de Colecciones en este tipo de desplazamiento, en cuatro meses. Vemosuno de ida y vuelta desde el MNCARS al Tribunal Constitucional para asistir a una reunión para cesiones de un depósito al museo (18,40 euros); otro deRosario Peiró"tras visitar varias galerías", o uno de 5,80 euros para ir a la galeríaFernández Brasopor "una visita oficial de trabajo" (a seis paradas de Metro del MNCARS); otro desde el museo a la sede de AC/E para una reunión sobre el catálogoFotolibros, entre muchos otros.


En el año 2012, la totalidad de las centrales sindicales, FSP-UGT, CCOO, CSIF y FEDECA, con representación en el museo denunciaron la "gestión errática de la dirección en materia económica y laboral, que está provocando una situación institucional insostenible". Un año después de la denuncia, la gerencia del museo logró ahorrar tres millones de euros, un 9%, según los datos publicados en 2013. El fenómeno Dalí hizo que los ingresos propios crecieran de 4.434.384a 8.376.000 euros. Para 2014, los responsables del museo vaticinaron un incremento hasta 10.294.520 euros.

Viajes a precio de oro

Este aumento no frenará la dramática caída de participación pública en la institución del arte contemporáneo español: de los 41.154.220 euros de ayuda del año 2011, el museo pasará a recibir 22.942.150 en 2014. Es decir, las transferencias del Estado han caído con el actual Ejecutivo en un 44,2%. Sin embargo, ante las cuentas del gasto por partidas que ha podido conocer El Confidencial, parece que la austeridad (y la transparencia) todavía es una asignatura pendiente en el Museo Reina Sofía.


Vuelve a dispararse con una visita a Florencia de dos noches, en abril, donde el precio que paga el Museo Reina Sofía llega a los 1.118 euros. También gastó 1.400 euros en un viaje a Londres, aunque no especifica el número de noches. El viaje a Basilea, de dos noches, 697 euos. En el mismo viaje, un mes después, pero una noche más, el museo invierte 398 euros. Un viaje de una noche a Estocolmo, en enero, subió hasta los1.081 euros.

Turista y 'business'

El museo asegura que "los viajes se hacen en clase turista salvo aquellos que por su duración (básicamente los transatlánticos), y aun siguiendo las propias instrucciones de austeridad, permiten que justificadamente sean en business". Además, las fuentes del museo señalan a responsabilidades más altas en la organización de los viajes: "Todos los viajes del director son aprobados no sólo a nivel interno por los mecanismos de control preceptivos, sino también por la Secretaría de Estado de Cultura". Añaden sobre el desplazamiento a Estocolmo que "cualquiera que esté habituado a organizar viajes a los países nórdicos sabe que este es un precio absolutamente normal".

La Taberna del Alabardero debe ser uno de los lugares preferidos de Manuel Borja-Villel para celebrar sus citas. En ella quedó con el exdirector de El País Javier Moreno, a principios de abril (68,6 euros de factura); y con Nicholas Cullinan, Pari Stave, Fredrik Liew y Sharon Fahlstrom (viuda del artista Oyvind Fahlstrom), por 271,94 euros. A los pocos días, se cita también para comer con el director del ABC Bieito Rubido, al que le acompaña Guillermo de la Dehesa, presidente del Patronato del Museo Reina Sofía (en el Café de Oriente, por 103 euros).

Una semana más tarde se reúne con Casimiro García-Abadillo, director de El Mundo (en La Castela, comen por 92 euros), y remata su ronda de invitaciones con los directores que más le interesan. Gracias a estas cuentas también sabemos que la semana de ARCO, entre el 18 y el 23, Borja-Villel gasta 365 euros en comidas. Los invitados, como no podía ser de otra manera, son artistas (Toni Llena, Marcelo Expósito o Amos Gitai), presidentes de fundaciones de Endesa e Iberdrola, responsables políticos como Natalio Grueso, editores como Claudio Lópezo José Luis Rodríguez Spiteri, presidente del consejo de administración de Patrimonio Nacional.

Entre las partidas sorprende la “cuota anual como miembro institucional y como miembro individual del ICOM”, por valor de 711 euros. El ICOM es el Consejo Internacional de Museos, una organización internacional de museos y profesionales dirigida a la conservación, mantenimiento y comunicación del patrimonio. Como miembro institucional, el director del Museo Reina Sofía paga una cuota de 625 euros; como miembro individual, el museo le paga a Manuel Borja-Villel los 86 euros de cuota.

Arte Museo Reina Sofía
El redactor recomienda