los arquitectos afectados explican sus sospechas

Así se fraguó el escándalo del pabellón español en la expo universal de Milán

El lema del proyecto vencedor del diseño del pabellón español en la Exposición Universal de Milán de 2015 es El lenguaje del sabor, del que Acción

Foto: Operarios ultimando la ejecución del pabellón español de Floriade 2012. (Indissoluble)
Operarios ultimando la ejecución del pabellón español de Floriade 2012. (Indissoluble)

El lema del proyecto vencedor del diseño del pabellón español en la Exposición Universal de Milán de 2015 es El lenguaje del sabor, del que Acción Cultural Española (AC/E), organismo responsable de la convocatoria y solución, dirigido por Elvira Marco y presidido por María Teresa Lizaranzu, aseguraba cuando se dio a conocer que “ofrece una inteligente solución aparentemente sencilla a la complejidad técnica, espacial, funcional y temática de esta Expo”.

Será un pabellón “de geometría clara y contenida, fusión de las cualidades que nuestro país exporta: la tradición y la innovación”. La imagen de este país exporta cosas menos gratas. La reclamación ante AC/E de los arquitectos afectados por el cuestionado desarrollo del concurso y la concesión del mismo a la propuesta más cara de todas las 31 presentadas, que ayer publicó este periódico, tiene un origen, según las mismas fuentes, en el grupo de profesionales vinculados al estudio B720 Fermín Vázquez.

Como en la misma nota señalada se indica, el diseño integral será “capitaneado” por tres directores: Fermín Vázquez, Peco Mulet (de B720) y Jordi Hernández (de la firma Indissoluble). “Está formado por un gran equipo humano de casi medio centenar de especialistas entre otros arquitectos (producción arquitectónica, tecnológica y sostenibilidad, renderización, mediciones, interiorismo), ingenieros (cálculo estructural, mecánica eléctrica, comunicación y audiovisuales), agrónomos, interioristas, asesores de hostelería y de contenidos (documentalistas, diseñadores web, guionistas)”, se detalla, para explicar una estructura del conjunto similar al del resto de participantes en la licitación.

Proyecto vencedor del diseño del pabellón español para Milán 2015.
Proyecto vencedor del diseño del pabellón español para Milán 2015.

Los arquitectos molestos, que esperan la decisión del Consejo Superior de Arquitectos (órgano que dicta si el concurso ha sido fraudulento) en el amparo de su recurso, sospechan de la empresa Indissoluble, que ya participó ejecutando los contenidos en otro de los grandes pabellones españoles hace dos años, en Floriade 2012 (la feria internacional de horticultura que se celebra cada 10 años en Holanda).

Viejos conocidos

Entonces el diseño se le encargó al equipo madrileño Pulgón Diseño, pero no hubo concurso alguno. La empresa recibe el cometido por valor de 49.500 euros, por proceso de concurrencia. Como la cantidad era menor a 50.000 euros no fue obligatorio convocar el concurso público para realizar el diseño. Curiosamente, la empresa se constituyó como tal -según registro mercantil- con el objetivo de diseñar el pabellón de España.

En Floriade el presupuesto de participación se estimó en más de 2.129.000 euros. De los que el pabellón recibiría 900.000 euros; 150.000 para el personal; 400.000 euros para actividades culturales; 120.000 en comunicación; 85.000 euros en institucionales; y 474.000 euros para funcionamiento y otros. Por entonces, la directora de Producción de la AC/E es Pilar Gómez, que antes había desempeñado en la SEACEX el cargo de directora de Proyectos y Coordinación. 

Indissoluble realizó para Floriade el diseño y la construcción del material expositivo: “10 cabinas sensoriales que mediante elementos interactivos, efectos visuales y sistemas mecánicos y multimedia, reflejan varios conceptos sobre la producción agrícola española. También diseñamos un mueble complejo para mostrar productos alimentarios a partir de imágenes o de su envase. Un sistema gráfico en el pavimento guía al visitante a través de la exposición. En el patio, proyectamos unos juegos infantiles formados por árboles de madera”, se puede leer del proyecto ejecutado en Floriade.

Pabellón de España en Floriade 2012. (Indissoluble)
Pabellón de España en Floriade 2012. (Indissoluble)

Las dudas crecen sobre varios nombres importantes de AC/E. Los arquitectos consultados por este periódico, que prefieren no dar a conocer su nombre, se quejan del papel del arquitecto argentino Gustavo Weiskal, antiguo subdirector de producción de contenidos en la Sociedad Estatal de Acción Cultural y subdirector de Producción de Contenidos en la Sociedad Estatal de Exposiciones Internacionales (SEEI). Vinculado a estos cargos desarrolló su labor en grandes eventos como Expo Zaragoza 2008, Pabellón de España Expo Shanghai 2010, Expo Yeosu 2012 y, claro, Floriade.   

La arquitectura española suspende 

Aún no se ha convocado el concurso para la construcción del pabellón, el más sustancioso de todos, pero los arquitectos molestos ya tienen empresa favorita dado el proceso del concurso y los evidentes vínculos con anteriores concursos del organismo público.

El concurso ha sido señalado por la propia Acción Cultural Española (AC/E) como el de mayor éxito en participación de aspirantes al diseño de las últimas exposiciones universales, pero al hilo del resultado podría añadirse que ha descubierto, además, el peor nivel de la arquitectura española de todos los tiempos. Sólo uno de los 30 valorados aprueba, el vencedor, que obtiene 75 puntos, el resto menos de 50. 

Si tuviéramos que definir la creatividad de los arquitectos en función del resultado de la concurrencia técnica para el pabellón de Milán 2015, B720 Fermín Vázquez estaría en una categoría muy superior a otros estudios como el de los arquitectos Nieto y Sobejano (autores de la ampliación del Museo San Telmo de San Sebastián, Palacio de Congresos y Exposiciones Expo Zaragoza o el nuevo mercado de Barceló en Madrid).

También demostraría unas posibilidades económicas impropias de un país ahogado por la crisis económica, dado que el proyecto vencedor es el más caro de todos, con una oferta de 918.146 euros. Sin embargo, esta es una extraña excepción entre el común del conjunto: de los 30 proyectos aceptados, 15 fijan la cuantía económica en cantidades mucho más moderadas, rondan los 700.000 euros. En las bases no se especifica que el mayor gasto quede justificado por la apuesta de la creatividad.  

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído