El Prado alquila a Australia las joyas italianas
  1. Cultura
por primera vez no exporta pintura nacional

El Prado alquila a Australia las joyas italianas

No es una exposición cualquiera. Es la mejor selección de pintura italiana barroca y renacentista que ha salido del Museo Nacional del Prado a otro país,

placeholder Foto: El rapto de Helena, de Tintoretto. (Museo del Prado)
El rapto de Helena, de Tintoretto. (Museo del Prado)

No es una exposición cualquiera. Es la mejor selección de pintura italiana barroca y renacentista que ha salido del Museo Nacional del Prado a otro país, con algo más de setenta cuadros y cerca de 30 dibujos, en las que se incluyen obras de Rafael, Tiziano, Tintoretto, Tiépolo, Bassano, Veronés o Correggio, como máximas espadas.

Este periódico no ha podido precisar la cantidad del alquiler que la National Gallery de Victoria (Melbourne, Australia) pagará por su exhibición (entre el 16 de mayo y el 31 de agosto de 2014), pero sí confirman desde la pinacoteca que es una cantidad mucho mayor de la que se negoció en 2012 con la muestra del Retrato español. Obras maestras del Prado. Entonces, Miguel Zugaza, director del Prado, cerró el acuerdo con Tony Ellwood, director del Queensland Art Gallery (Brisbane) donde se expuso, y al que el éxito de la muestra española promocionó inmediatamente a la máxima responsabilidad del National Gallery de Victoria. Esta vez, tal y como ha podido saber El Confidencial, Ellwood “quería una exposición más cosmopolita” y menos… española.

Con Italian Masterpieces from Spain’s Royal Court (Obras maestras italianas de la corte real española), El Prado hace frente a los drásticos recortes que el Estado ha acometido sobre sus cuentas anuales. Esta estrategia de ingresos ha despuntado, sobre todo el último año, en el que casi un tercio de lo aportado por los ingresos de patrocinio proviene de transacciones comerciales realizadas fuera de España a cambio de patrimonio español.

La vía ya se había explorado, pero nunca se recaudó tanto alquilando los fondos como en 2012, tal y como confirmó el propio museo a este periódico tras la publicación en el BOE de las cuentas de ese año. Aunque a parte del equipo de dirección prefiere no llamarlo “alquiler”, sino “donación” o incluso “patrocinio”. El apunte ascendió a 2.795.000 euros, que corresponde a los cuadros que viajaron a Australia y Houston.

Con una reducción del 25,4% de ayudas públicas con respecto al año 2011, en los Presupuestos Generales del Estado de ese año, la capacidad de financiación propia está en el 60%, según el último anuario de la institución. El museo logró entonces 24,1 millones de euros de ingresos, de los cuales 6,2 millones fueron de patrocinadores (un 25,5%).

“La National Gallery de Victoria busca otro pelotazo de taquilla en España”, titula uno de los periódicos australianos que se han hecho eco de la llegada de las joyas de la corona barroca y renacentista al país. A las antípodas viajarán cuatro cuadros de primer orden Tiziano, todos ellos de sala, que durante cuatro meses –de momento- estarán lejos de la vista de los visitantes del Prado. El Retrato de cuerpo entero de Felipe II (1551), Salomé (1551), El caballero del reloj (1550-1560) y La Religión socorrida por España (1572-1575). De Rafael irá La familia de la rosa (1516). Pero dos de las piezas más importantes en volar hasta allí son No li me tangere (1525), de Antonio Correggio, y el impresionante El rapto de Helena (1578), de Tintoretto. La Magdalena (1583), del Veronés… Como vemos, no se trata de morralla.

El grueso de la selección lo compone pintura Barroca (sólo una decena de pinturas corresponden al Renacimiento) y la mayoría parten directamente de las salas de exhibición al público. Apenas una decena saldrán de los almacenes. Es la primera vez que el Museo del Prado no vende al extranjero pintura nacional y, probablemente, tenga un éxito sobresaliente. Entre las ventajas de la marcha de estas joyas hay que tener en cuenta que se ha actuado con un plan extraordinario de restauración, gracias al importe económico, que ha limpiado las pinturas más necesitadas y que de otra manera habría sido algo difícil.

Si de la pintura española El Prado ha pasado a exportar pintura italiana, muy probablemente se abran otros circuitos en los que la pinacoteca es fuerte, básicamente, pintura flamenca. De momento, quienes visiten la muestra temporal en Melbourne tendrán que abonar 26 dólares australianos, 18,2 euros (14 euros la general del Prado).

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pintura
El redactor recomienda