Es noticia
Menú
Así pierde el arte la cabeza por la cocaína
  1. Cultura
el artista diddo esculpe una calavera con esta sustancia

Así pierde el arte la cabeza por la cocaína

El artista ha bautizado su obra como 'Ecce Animal' y con ella pretende hacer reflexionar sobre la naturaleza animal, el hombre, el control y el miedo

Foto: Ecce Animal de Diddo
Ecce Animal de Diddo

Si Hamlet hubiera tenido esta calavera en la mano en el momento de su mítico monólogo no sabemos qué palabras hubieran salido de su boca. Se trata de un cráneo de cocaína (con unas dimensiones de 2 x 18 x 22 cm) esculpido por el holandés Diddo con el que pretende hacer reflexionar sobre la naturaleza animal, el hombre, el control y el miedo.

El artista ha bautizado su obra como Ecce Animal y es el resultado de 20 meses de trabajo. Diddo obtuvo la cocaína en la calle de una fuente que no precisó y la llevó a un laboratorio para examinar su composición. Posteriormente la mezcló con una gelatina especial para materializar la obra.

En su propia página web el artista incita a la reflexión con unas palabras suyas que dicen "Una vez fuimos animales. Vivíamos en un entorno de miedo y deseo. Luego nos convertimos en humanos y aspiramos a ser mejores. Aprendimos a controlar nuestro entorno, pero el miedo siguió presente porque nunca aprendimos a controlarnos a nosotros mismos".

'Ecce Animal' de Diddo"Da miedo mirar a la cara de nuestro lado animal", continúa Diddo, que se pregunta si lo chocante de esta imagen es la división de nuestra idea del yo o "la conciencia de que aunque hemos dominado el mundo exterior siempre vamos a seguir siendo servil a nuestro ser interior".

En declaraciones a la revista Bullet Magazine, Diddo ha explicado que Ecce Animal no pretende ser una parábola sobre la autodestrucción de la adicción o el abuso de sustancias sino que "Es la fusión de dos iconos que llevan a la reflexión y la discusión sobre la naturaleza del hombre”.

Este holandés ha trabajado para revistas como Wired, Vogue, Rolling Stone, y Playboy y tras triunfar como diseñador enfocado al mundo del marketing se especializó en el arte conceptual. Su meta como creador no es crear nuevas ideas, sino recontextualizar las ya existentes.

Diddo afirma en su página web que encuentra la inspiración en el espacio que existe entre lo que pensamos y lo que permitimos a los otros pensar por nosotros y define su propio trabajo como un intento de definir los límites entre realidad y percepción.

Si Hamlet hubiera tenido esta calavera en la mano en el momento de su mítico monólogo no sabemos qué palabras hubieran salido de su boca. Se trata de un cráneo de cocaína (con unas dimensiones de 2 x 18 x 22 cm) esculpido por el holandés Diddo con el que pretende hacer reflexionar sobre la naturaleza animal, el hombre, el control y el miedo.

Drogas
El redactor recomienda