LA REPORTERA CRISTINA DE MIDDEL CUESTIONA LA VERDAD EN LA FOTOGRAFÍA

El viaje interplanetario del primer astronauta africano

¿Astronautas africanos? ¿Marte en el objetivo de Zambia? Suena a ficción pero el planteamiento tiene una base real. En 1964, el director de la Academia Nacional

Foto: El viaje interplanetario del primer astronauta africano
El viaje interplanetario del primer astronauta africano
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    ¿Astronautas africanos? ¿Marte en el objetivo de Zambia? Suena a ficción pero el planteamiento tiene una base real. En 1964, el director de la Academia Nacional de la Ciencia, Edward Makuka Nkoloso, puso en marcha un programa espacial para embarcar al primer hombre africano en un viaje interplanetario. La idea pronto se vino abajo pero ha retomado vuelo en Afronauts, un proyecto de la reportera gráfica española Cristina De Middel que está en la recta final del prestigioso premio fotográfico Deutsche Börse de la Photographers´ Gallery, en Londres. “Makuka era un soñador que adoptó una idea universal: la carrera espacial. Un programa espacial alemán no llamaría la atención, pero como se trata de un país africano se disparan los prejuicios”, explica en Londres.

    Afronauts nació en formato libro, editado por su autora en 2011, y parte de su contenido se exhibe hasta el próximo 30 de junio en la institución londinense junto a las obras del resto de candidatos al premio, dotado con unos 33.000 euros. Rodeando imágenes de supuestos astronautas de Zambia y cartas del científico soñador, se disponen ejemplares de War Primer 2, una crítica reflexión sobre la "guerra contra el terror" iniciada por George W Bush. Sus coautores, el sudafricano Adam Broomberg y el británico Oliver Chanarin, desfiguran la publicación del mismo título de Bertolt Brecht con fotografías en baja resolución sacadas de Internet o de teléfonos móviles. En otras salas, se reúnen dos series fotográficas de corte social, No Man´s Land, de Mishka Henner, y What Happened Great Britain 1970-1990, de Chris Killip, ambos británicos. La identidad del ganador se anunciará el 10 de junio.

    De Middel observa un punto común entre los finalistas que, según explica, “cuestionamos o repensamos la fotografía en estos trabajos”. “¿Cuál es el valor documental de la imagen? ¿Se ha roto definitivamente la boda entre la verdad y la fotografía?”, plantea. Realidad y ficción es una frontera que cruza con firmeza desde que dejó su puesto de trabajo en el Diario de Alicante y se mudó a Londres hace dos años y medio. 

    En su primera aventura independiente, Poly-Spam, adjudicó identidad visual ficticia a estafadores que bombardean con mensajes fraudulentos los buzones electrónicos. “Hice retratos en función al texto. Esas personas no existen pero, como hay foto, la gente cree que son los autores de los spams. Mi intención es que se reflexione antes de asumir que una imagen es cierta”, puntualiza esta alicantina de 38 años.

    El juego continuó en Afronauts. Montó la serie como si se tratara de una película, con actores, vestuario, material de archivo y localizaciones en Alicante, Elche, Madrid, Senegal, Palestina… “Es un guiño a cómo se puede manipular una imagen y convertirla en algo totalmente distinto si no se respetan las reglas del fotoperiodismo”, admite. En el fondo, el trabajo denuncia la distorsión de la información en función a los intereses de gobiernos o medios de comunicación. “La historia de Makuka”, añade, “me sirvió de excusa para opinar sobre cómo se retrata Africa. Presento una idea positiva para romper con la imagen que nos llega desde tiempos coloniales. Africa es víctima de una terrible campaña de marketing y no podrá salir adelante hasta que cambie esa visión tradicional”.

    Entre el arte y el reportaje

    De Middel ha plantado cara a los medios informativos y se siente reivindicada con el éxito que el libro está acumulando en festivales y concursos fotográficos. “En España hay una cultura visual muy limitada. Se le da muy poco margen al fotógrafo de prensa. Es un botón más que tocan para tener una foto. Me sentí frustrada y cogí la excedencia. Me lo imaginé como un año utópico en que haría las cosas a mi manera, sin imposiciones ni directrices. Pude contar una historia siguiendo mis criterios y ha salido bien”, sonríe.Es un guiño a cómo se puede manipular una imagen y convertirla en algo totalmente distinto si no se respetan las reglas del fotoperiodismo

    Ahora duda entre el arte y el reportaje aunque, según dice, “aún necesito considerarme fotoperiodista porque me nutro e inspiro de lo que ocurre a mi alrededor y no entiendo. Pero mi lenguaje actual no tiene cabida en un periódico porque documento mi opinión e imaginación, así que me defino como story teller, es decir, cuento historias relacionadas con un hecho real”.

    Con su carrera al premio, De Middle se une a la cantera de fotógrafos españoles reconocidos internacionalmente. Manu Brabo se acaba de llevar el Pulitzer, Jordi Ruiz Cireza ha ganado el máximo palmarés en retrato de Reino Unido, Samuel Aranda se adjudicó el World Press Photo 2011, Julian Barón recibió una mención especial en la última edición del certamen francés PhotoBook, Daniel Beltrá estuvo entre los finalistas del Pictet por sus fotografías del derrame de crudo en el Golfo de México y la lista crecerá cuando se desvelen los ganadores del premio mundial Sony a finales de mes.

    La creadora de astronautas africanos tiene una explicación al boom: “como en España estamos muy restringidos y limitados se ha creado una vía alternativa en la que nadie te dice lo que has de hacer. Sales con una fuerza brutal y sin complejos. La libertad alimenta la creatividad”. Con la edición de Astronauts agotada hace tiempo, Middel acaba de sacar una versión para Ipad mientras última una publicación sobre fotografía de calle y una revisión personal del Libro Rojo de Mao.

    Cultura
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    Lo más leído