Es noticia
Menú
Candela Peña: "Hay periodistas que me han ofrecido cuidar a sus madres por 1.200 euros"
  1. Cultura
LA ACTRIZ PRESENTA EN EL FESTIVAL DE MÁLAGA 'AYER NO TERMINA NUNCA', DE ISABEL COIXET

Candela Peña: "Hay periodistas que me han ofrecido cuidar a sus madres por 1.200 euros"

Ni siquiera pensó que pudiera llevarse el premio a mejor actriz secundaria en la pasada edición de los Premios Goya. En su quiniela, Ángela Molina era

Foto: Candela Peña: "Hay periodistas que me han ofrecido cuidar a sus madres por 1.200 euros"
Candela Peña: "Hay periodistas que me han ofrecido cuidar a sus madres por 1.200 euros"

Ni siquiera pensó que pudiera llevarse el premio a mejor actriz secundaria en la pasada edición de los Premios Goya. En su quiniela, Ángela Molina era la ganadora. Por eso, cuando subió a recibir el galardón, Candela Peña no tenía un discurso preparado. Después llegó el apoyo de las redes sociales, compañeros de profesión, periodistas. Pero, también, muchas críticas. Durísimas algunas.

Ayer, dos meses después de aquello, llegaba al Festival de Málaga con la intención de no hablar de lo que pasó. No quería seguir dando bola a la polémica. Sin embargo, la cinta con la que compite, Ayer no termina nunca, de Isabel Coixet, está ambientada en un dramático futuro en el que la crisis, los políticos, no respetan ni a los muertos. Las preguntas eran inevitables. 

"Nunca pensé llevarme ese premio. Me llevé una sorpresa y dije tres cosas que me salieron de lo más profundo de mi alma. Pero la gente no respeta ni la herida del prójimo. Luego lo han manipulado, han intentando hacer daño a mi entorno, a mi familia. Aquí no se respeta nada. Lo he vivido en mis carnes. Venía al Festival con la intención de no hablar de lo que ha pasado, porque me escondí y no quise. Pero he tenido una gran decepción porque me he dado cuenta que el ser humano es poco respetuoso. Somos muy carroñeros, muy mezquinos. Hay que respetar al otro aunque no piense como tú. Me he llevado muchas sorpresas", comenta a El Confidencial la actriz catalana. 

De hecho, tal es la virulencia con la que le atacaron algunos medios que hubo periodistas que le ofrecieron cuidar a sus madres. "Ha habido otros periodistas con líneas editoriales fuertes que me han ofrecido cuidar a su mamá por 1.200 euros. Las cuidaría felizmente y es probable que luego me haría tan amiga de la señora que me dejara a mí la herencia", bromea. También algún que otro trabajo. "Me llegó una oferta que no me acabó de gustar y hasta el productor se enfadó", añade.

"Antes que actriz, soy ciudadana. Tengo el derecho a quejarme. No quiero tener la carga de opinar algo y se me echen encima. ¿Y si lo dice un camionero y lo cuelga en internet? Pero, vamos, que en una película también pasa. Oyes al electricista o al de sonido quejarse y es normal. Pero cómo lo diga el actor... Yo también puedo tener mal día. (...) El sueño de mi vida es ser tan buena para sólo rodar y no hacer nada más. Mi fantasía sería ser un José Tomás de la interpretación. Hacer mi trabajo y que no sepan ni donde vivo", revela. 

placeholder

El dolor de una madre

Dedicada a Jaime y Cristina, un amigo de Coixet que vivió durante años en un coche y una amiga que perdió a su hijo hace unos años, Ayer no termina nunca narra la historia de una pareja que se reencuentra después de un dramático suceso que los dividió hace cinco años. "Hubo un periodista que dijo que me entenderían más cuando vieran la película. La película no es futurista, está pasando", sentencia.

"He parido a un niño y nunca imaginé lo que era eso. No era una señora que quería ser mamá. Pero engendrar a un ser humano es algo muy fuerte. Y perderlo tiene que ser una chaladura. Hubiera podido hacer el papel, porque no hay que matar a alguien para ser un asesino, pero sí te ayuda a entender muchas cosas. El día que salí de cuentas, falleció mi padre y rodé esta película al poco".

Por ello, la actriz se siente muy agradecida con la directora catalana. "Yo fantaseaba con que ella era una Sofía Coppola que sólo trabaja con Scarlett Johansson. Y cuando me cita un día en su casa, pensé: ¿qué querrá? Nunca pensé en cine sino en participar en una charla o una asociación. Hubo algo que me salvó del momento que estaba viviendo y creo que hay un antes y un después de trabajar con ella. Puedo llegar más lejos en algunas cosas. Y eso es gracias a su seguridad y que te deje ser libre", confiesa.

"En Isabel he encontrado a una persona espectacular de la que he aprendido mucho. Doy gracias a la vida por haber participado en esta película. Es una mujer que pelea. Ha habido cadenas de televisión que quizá no compran la película porque el contenido les puede molestar e Isabel me dice: 'No van a poder con nosotros'", añade.

También está feliz por haber vuelto a trabajar con Javier Cámara, su "marido en el cine". "Isabel dice que se creyó que éramos un matrimonio en Torremolinos 73. Igual que están Manolo Escobar y Concha Velasco, estamos Javier y yo porque sé que tengo más de la mitad hecha".

Ni siquiera pensó que pudiera llevarse el premio a mejor actriz secundaria en la pasada edición de los Premios Goya. En su quiniela, Ángela Molina era la ganadora. Por eso, cuando subió a recibir el galardón, Candela Peña no tenía un discurso preparado. Después llegó el apoyo de las redes sociales, compañeros de profesión, periodistas. Pero, también, muchas críticas. Durísimas algunas.