Es noticia
Menú
'Nausica', de Joan Maragall, clausurará el Grec en un espacio "idóneo"
  1. Cultura

'Nausica', de Joan Maragall, clausurará el Grec en un espacio "idóneo"

El anfiteatro del Grec acogerá la próxima semana la clausura del Festival de Verano con la olvidada obra de Joan Maragall Nausica, que ha recuperado Hermann

El anfiteatro del Grec acogerá la próxima semana la clausura del Festival de Verano con la olvidada obra de Joan Maragall Nausica, que ha recuperado Hermann Bonnin para representarla en un espacio "idóneo no sólo por el entorno y el paisaje, sino por la historia y el significado del emplazamiento". Los espectadores podrán ver del 2 al 5 de agosto este drama de Maragall que está considerado, junto con Antígona, de Salvador Espriu, y Mar i cel, de Angel Guimerá, una de las grandes tragedias de la dramaturgia catalana.

Escrita entre 1908 y 1910, el poeta se inspiró en la epopeya homérica de la Odisea y en la posterior obra de Goethe para describir un episodio del largo viaje de retorno a Itaca de Ulises, en el que se enamora de la princesa Nausica, con la que comparte una corta historia de amor de 24 horas que desencadenará una pesadilla. Llevando esta obra, que nunca se ha representado "en condiciones óptimas", a un festival poco habituado a los clásicos catalanes, Bonnin quiere demostrar que la "oralidad encima de un escenario vivifica un texto que a menudo ha sido considerado sólo para leer", razón por la cual no se ha llevado a la escena, ha destacado.

Para la actriz que encarna a Nausica, Silvia Bel, la obra "es una oda a la palabra" con la que, al representarla, se saborea "el gusto y el placer de decir unas palabras combinadas de forma maravillosa", ha subrayado. El otro protagonista, Lluís Soler (Ulises), ha señalado que este héroe mítico es mucho más sutil en la obra de Maragall y ha agregado que las palabras del poeta catalán "todavía sonarán mejor en las piedras del Grec".

El reparto de esta producción se completa con Fermí Reixach (Daimó); Enric Majó (Rey); Carme Sansa (Reina); Pep Jové (Dimant); Blai Llopis (Eurimedon); Alba Pujol (Dimántia); Nausicaa Bonnín y Maria Ribera (doncellas); David Bagés y Xavier Ruano (marineros); Santi Ricart (pescador) y Montserrat Salvador (vieja).

La fuerza de la palabra

La versión del clásico de Maragall mantiene la lengua propia del poeta, anterior a Pompeu Fabra, y, pese a haber hecho pequeños retoques y alterar el orden de algunas escenas, "no se ha escrito ni una sola línea", por lo que "da la sensación de texto de Maragall" al escucharlo, ha destacado el autor de la versión, Jordi Coca. La escena del espectáculo, obra de Iago Pericot, rehuye en general de los decorados para centrarse en la fuerza de la palabra y la interpretación de los actores.

Ambientada en la época en que la escribió Maragall (1911), el espectáculo da libertad al espectador para crear el contexto donde se desarrollan las acciones con la ayuda de una ambientación lumínica y de unas pocas indicaciones de un personaje de la obra, una vieja interpretada por Montserrat Salvador.

El director del festival Grec, Borja Sitjá, ha lamentado que este espectáculo no haya recibido ayuda por parte del Teatro Nacional de Cataluña (TNC), una institución más especializada en el teatro clásico catalán que el Grec, razón por la cual son más bien pocas las obras clásicas de la literatura catalana que han pasado por este festival. Sitjá, que al culminar esta edición dice adiós como director del Grec, ha lamentado que espectáculos como estos sólo se puedan ver durante unos pocos días al no poderse representar, después del festival, en otros teatros durante un período más largo.

El anfiteatro del Grec acogerá la próxima semana la clausura del Festival de Verano con la olvidada obra de Joan Maragall Nausica, que ha recuperado Hermann Bonnin para representarla en un espacio "idóneo no sólo por el entorno y el paisaje, sino por la historia y el significado del emplazamiento". Los espectadores podrán ver del 2 al 5 de agosto este drama de Maragall que está considerado, junto con Antígona, de Salvador Espriu, y Mar i cel, de Angel Guimerá, una de las grandes tragedias de la dramaturgia catalana.