El MOMA de Nueva York dedica una exposición a la arquitectura española
  1. Cultura

El MOMA de Nueva York dedica una exposición a la arquitectura española

La arquitectura emerge en España como una nueva forma de expresión artística que es innovadora y arriesgada en cuanto a diseño, tal y como lo reflejan

Foto: El MOMA de Nueva York dedica una exposición a la arquitectura española
El MOMA de Nueva York dedica una exposición a la arquitectura española

La arquitectura emerge en España como una nueva forma de expresión artística que es innovadora y arriesgada en cuanto a diseño, tal y como lo reflejan 53 edificios presentados en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Agrupados en la exhibición On-Site: New Architecture in Spain, que se inaugura el domingo 12 de febrero, los proyectos -algunos ya erigidos, otros por construir- muestran a España como uno de los centros de experimentación arquitectónica más importantes del mundo.

"La arquitectura ha emergido en España como la nueva forma de expresión artística, y esto es novedoso, ya que antes, cuando nos referíamos a la cultura y arte español, sólo pensábamos en pintura y literatura", dijo a Terence Riley, comisario de la muestra.

Riley presentó la exhibición en un acto al que asistieron representantes de firmas de arquitectura españolas e internacionales, como Rafael Moneo, Alberto Campos Baeza, Juan Domingo Santos, Peter Einseman, Josep Lluis Mateo, Herzog y de Meuron, y Toyo Ito. La selección refleja una amplia variedad de usos, desde proyectos para viviendas sociales hasta torres bioclimáticas, estadios, hoteles, aeropuertos, centros de conferencias, escuelas de artes escénicas, mercados, museos y centros médicos.

La ampliación del Reina Sofía y la nueva terminal de Barajas

La exposición que el MOMA dedica a la arquitectura española se detiene especialmente en la estética de dos bloques de viviendas sociales de Madrid, por su originalidad y vanguardismo. De los 53 proyectos de la nueva arquitectura española seleccionados, siete pertenecen a la Comunidad de Madrid, entre ellos la ampliación del Museo Reina Sofía y la terminal de Barajas.

Además, puede verse el proyecto de rehabilitación del parador nacional de Alcalá de Henares y la Casa Levene, en San Lorenzo de El Escorial, de Eduardo Arroyo. Pero uno de los más llamativos es el edificio de viviendas sociales en el barrio madrileño de San Chinarro, elaborado por el estudio MVRDV y Blanca Lleó, y otro en el de Carabanchel, obra de Thom Mayne y Begoña Díaz-Urgorri.

En un campo poco dado tradicionalmente a la imaginación, como es el de la construcción de bloques para viviendas sociales, estos dos estudios han preparado dos proyectos innovadores, con soluciones creativas para las zonas comunes. "Nosotros pensamos que, al igual que se hace arquitectura 'con mayúsculas' en los museos y grandes corporaciones, también puede hacerse con las viviendas. La imaginación no cuesta dinero", dijo a EFE Blanca Lleó.

El proyecto de San Chinarro, con 156 viviendas ya terminadas, es un edificio colorista y abierto por la mitad al exterior, con lo que rompe con la uniformidad del resto del barrio. "Nosotros no queremos edificios autistas, introvertidos, que se miran a sí mismos. Por ello el bloque de San Chinarro está abierto al exterior, crea relación con la ciudad, se comunica con ella", indicó la arquitecta.

Otro de los proyectos elegidos por el MOMA es el de un bloque de viviendas para el barrio de Carabanchel, en una zona donde el Ayuntamiento está tratando de crear un recorrido de zonas verdes, explicó a EFE Begoña Díaz-Urgorri. "La idea era enmarcar nuestro edificio en este itinerario verde", señala la responsable del proyecto, que consiste en un conjunto de viviendas con patios privados donde crecerá la vegetación, de forma que "se creará un entramado vegetal que cubrirá toda la zona". "Serán viviendas vivas y cambiantes, muy abiertas al exterior. Es un tipo de casas muy relacionadas con la forma de vivir en España", indicó.