Es noticia
Menú
Se exponen en la Fundación Astroc de Madrid casi 100 fotografías de este genial valenciano como homenaje en el segundo aniversario de su muerte.
  1. Cultura

Se exponen en la Fundación Astroc de Madrid casi 100 fotografías de este genial valenciano como homenaje en el segundo aniversario de su muerte.

La exposición que la Fundación Astroc y el IVAM dedican a Gabriel Cualladó, artífice del cambio de la fotografía española en los años cincuenta, constituye un

Foto: Se exponen en la Fundación Astroc de Madrid casi 100 fotografías de este genial valenciano como homenaje en el segundo aniversario de su muerte.
Se exponen en la Fundación Astroc de Madrid casi 100 fotografías de este genial valenciano como homenaje en el segundo aniversario de su muerte.

La exposición que la Fundación Astroc y el IVAM dedican a Gabriel Cualladó, artífice del cambio de la fotografía española en los años cincuenta, constituye un comienzo de lujo para el festival PhotoEspaña 2005 que se inaugura oficialmente este miércoles.

Coincidiendo con el segundo aniversario de su muerte, la muestra inaugurada en la sede madrileña de la Fundación Astroc exhibe una selección de 96 imágenes pertenecientes a la colección que Cualladó donó al IVAM y que está compuesta por un total de 696 fotografías, 488 realizadas por el artista valenciano y 208 de diversos autores.

La reflexión sobre la ciudad, tema propuesto en PhotoEspaña 2005, concuerda a la perfección con las obras de Cualladó (Massanassa,Valencia 1925,- Madrid,2003), que a lo largo de toda su trayectoria supo captar el contenido humanista y sencillo de la vida cotidiana.

Premio Nacional de Fotografía en 1995 y considerado uno de los pioneros de la fotografía artística y el coleccionismo en España, la obra de este fotógrafo por afición representa la transición de la fotografía española entre los años cincuenta y las generaciones posteriores. Considerado como uno de los fotógrafos más importantes del panorama artístico español, retrató con delicadeza muchos instantes de la vida de muchas familias y rompió con el panorama académico de la fotografía española de la época.

Las imágenes exhibidas en la exposición, con una gran carga poética, permiten al visitante adentrarse en las vivencias y recuerdos del fotógrafo, como si se tratara de un álbum familiar que forma parte de la memoria histórica de nuestro país.

Cualladó supo impregnar de humanismo una mirada realista sobre los instantes que rodeaban su existencia diaria, por lo que sus imágenes reflejan experiencias vividas sin necesidad de buscar temas importantes o dramáticos, ni personas de reconocida fama o gran prestigio, sino que representan escenas simples de personas allegadas o familiares.

En las diferentes secciones en las que se ha divido la exposición, Gabriel Cualladó nos muestra a sus amigos de Asturias, las instantáneas que captó en Madrid, así como los rostros de amigos y familiares y las fotos realizadas en Valencia.

Consuelo Ciscar, directora del IVAM, recordó que esta es la primera participación en PhotoEspaña del Instituto Valenciano de Arte Moderno "que posee una de las colecciones más importantes de Europa de fotografía".

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 23 de octubre, "es el mejor homenaje que podíamos dar a Cualladó, ya que es un homenaje a su obra", y en ella el artista "revela escenas entrañables, cotidianas y familiares", que tienen que ver con las personas que viven en la ciudad. "Su obra es un continuo pensamiento humano y social. Cualladó representa la realidad pero a la vez la descompone en sus imágenes".

Esas situaciones tan personales que refleja Cualladó, que desarrolló el arte de la escritura de la luz, "solamente se pueden registrar fotográficamente cuando uno es parte de ellas y está inmerso en ellas, en un contexto histórico y social donde la ciudad respira".

Su obra, según Consuelo Ciscar, "informa, pero además inspira y expresa sentimientos personales que la separan de la simplificación y el sensacionalismo, en ella se percibe una recia ética a través del respeto conque se aproxima a las situaciones y la dignidad que les confiere a los protagonistas".

La exposición que la Fundación Astroc y el IVAM dedican a Gabriel Cualladó, artífice del cambio de la fotografía española en los años cincuenta, constituye un comienzo de lujo para el festival PhotoEspaña 2005 que se inaugura oficialmente este miércoles.