Encarga un plan de sucesión en prisa

Cebrián carga contra el auge del populismo y la “irresponsabilidad manifiesta” de Rajoy

El presidente del grupo Prisa critica también la burbuja de los derechos del fútbol y la pasividad de los diferentes gobiernos al respecto

Foto: El presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)
El presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)

El presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, culpa directamente a los factores políticos del empeoramiento del escenario económico que se vislumbra y que puede acabar afectando y perjudicando a los intereses del propio grupo de comunicación. Cebrián se ha manifestado así durante la celebración de la Junta General de Accionistas del grupo Prisa, en la que ha criticado muy duramente a la irresponsabilidad de los líderes políticos y, en especial, la del presidente en funciones, Mariano Rajoy.

“Mientras se prolongan las disputas partidarias en torno a la creación del nuevo gobierno, comenzamos a percibir síntomas de un flaqueo de la demanda y una cierta retracción de la inversión extranjera”, ha explicado ante los asistentes a la asamblea, celebrada en los salones del Teatro Real. “La irresponsabilidad manifiesta de muchos de nuestros líderes, a comenzar por la del presidente del Gobierno en funciones, dispuesto a alargar casi hasta el estertor la interinidad del poder, perjudica directamente a las expectativas de mejora económica y de los índices de empleo”.

Estas dificultades para formar Gobierno de coalición y “los intentos separatistas de Cataluña” ensombrecen, a su juicio, un panorama “progresivamente más decepcionante debido a los incumplimientos y engaños del Gobierno en lo que se refiere al déficit público y la galopada de la deuda externa de nuestro país”. Aunque para Cebrián, el peligro mayor sigue siendo “el auge del populismo, alimentando por la protesta de quienes se sienten, con razón, víctimas de la desigualdad y rehenes de las políticas que la promueven”. No ha nombrado a las filas de Podemos, pero el recado ha sido claro.

Cebrián se ha expresado así en un foro de accionistas en el que, por primera vez desde 2010, puede volver a presentar resultados en positivo, aunque sean discretos (5,3 millones de euros de beneficio neto en 2015). Un dato que permite inaugurar una nueva etapa dentro de Prisa, ha dicho, tras la venta de Digital+ y la decidida apuesta por la transformación digital de toda la compañía. En 2020, espera que entre el 40 y el 50% de los ingresos de todo el grupo sean digitales frente al peso que, todavía hoy, tiene el papel.

El presidente de Prisa ha recordado que, de 2008 a 2015, el grupo ha reducido la deuda consolidada del grupo en 3.500 millones y ha pagado a los bancos y entidades acreedoras más de 1.000 en intereses y gastos. Se han hecho ampliaciones de capital por valor de 1.300 millones y se han vendido activos por cerca de 3.000. Un proceso en el que la plantilla total de Prisa se ha recortado en casi 2.500 empleados. “Todo ello –ha explicado-, en un entorno económico muy agresivo que generó entre otras cosas la pérdida del 70% de la facturación por publicidad y el 50% de la circulación en la prensa española (…). El conjunto de todas estas circunstancias supuso en nuestro grupo una pérdida de cerca de 400 millones anuales de ingresos”.

Críticas a la burbuja del fútbol

Pero si su discurso ha estado salpicado de reproches a la irresponsabilidad de la clase política, también ha habido dardos envenenados contra los diferentes Gobiernos que han permitido la creación de una burbuja del fútbol en torno a los derechos audiovisuales de este deporte. Un asunto en el que Prisa se endeudó enormemente hasta tener que vender su televisión de pago y que le llevó a abrir una cruenta ‘guerra del fútbol’ contra Mediapro y Jaume Roures.

“Muchos de los problemas que enfrentamos en los últimos lustros, y que ya han sido resueltos, tuvieron que ver con la evolución de los derechos deportivos para nuestra televisión de pago”, ha señalado. “La política respecto al fútbol, sometida a toda clase de especulaciones y manipulaciones, amparadas cuando no promovidas por los sucesivos gobiernos, acabó por convertirse en una amenaza para la estabilidad de los grupos de comunicación y para la libre competencia entre ellos. No se trata de un fenómeno exclusivamente español, pero llama la atención la lenidad de los comportamientos de los gobernantes en esta materia frente a la dureza con que han aplicado recortes sociales en servicios básicos como sanidad y educación.

Plan de sucesión para PRISA

El último Consejo de Administración de Prisa acordó retrasar la jubilación de Juan Luis Cebrián dos años más, hasta 2020, con un periodo en el que ejercerá la presidencia no ejecutiva del grupo. Al respecto, ha explicado que el acuerdo se tomó a iniciativa de un número significativo de accionistas y consejeros “que estimaron que yo debía continuar dirigiendo los destinos de Prisa, al menos hasta que quede totalmente resuelta la magnitud y estructura de la deuda, y fijada la del capital”.

Cebrián ha anunciado que encargará próximamente al Consejo la elaboración de un plan de sucesión, tanto para el presidente como para el consejero delegado, José Luis Sáinz. “Se trata de establecer un método ordenado para el relevo de sus cargos llegado el caso, y en cualquiera de las circunstancias en que pueda producirse”.

“No tengan la menor duda de que si en algún momento estuviera en contradicción mi permanencia personal con los intereses de la empresa, serían estos y solo estos los que tendría en cuenta a la hora de tomar decisiones”, ha concluido. 

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios