guerra del fútbol champions

Vodafone 'roba' 15.000 bares de Movistar a Telefónica en plena guerra de la Champions

En pleno enfrentamiento entre Telefónica y Mediapro, Vodafone es la única operadora que está distribuyendo la señal de beIN Sports a los establecimientos comerciales

Foto: Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, en la presentación de Bein Sports (Ec).
Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, en la presentación de Bein Sports (Ec).

La guerra del fútbol Champions que libran desde agosto Telefónica y Mediapro está dejando el terreno de juego completamente despejado para que Vodafone y Orange se hagan con buena parte de la tarta de abonados que buscan los partidos de la Champions de los martes y los miércoles. Sobre todo, en el terreno de los bares y restaurantes, que es donde más se está notando el trasvase de clientes de la cartera de Movistar+ a Vodafone. En este apartado, y solo en estos dos primeros meses de competición, la operadora ya ha logrado sumar en torno a 15.000 nuevos suscriptores a beIN Sports, sin contar el crecimiento en hogares residenciales.

De momento, Telefónica se siente fuerte para seguir manteniendo el pulso de las negociaciones con Jaume Roures e, incluso, para no dar su brazo a torcer y renunciar definitivamente a la Liga de Campeones por esta temporada. La multinacional que preside César Alierta no solo no ha perdido clientes sino que incluso ha incrementado su base comercial de abonados residenciales desde que se anunció la adquisición de Digital+ en abril.

En este choque de trenes, los principales damnificados del enfrentamiento entre Telefónica y Mediapro han sido los bares y establecimientos comerciales, que en su mayoría tenían contratados los paquetes de fútbol con la antigua Digital+. A día de hoy, solo Vodafone distribuye la señal de beIN para este tipo de abonados, conocidos comercialmente como 'HORECAS' (Hoteles, restaurantes y 'catering'). Según fuentes oficiales conocedoras de las negociaciones, la operadora ha reclutado casi 15.000 abonados en solo dos meses, quedándose con buena parte de este mercado, cuyo potencial total se calcula en torno a más de 100.000 establecimientos.

50 euros por bar para ver beIN

Según las condiciones remitidas por correo electrónico a Telefónica el pasado 15 de agosto, Mediapro fija el coste mensual de beIN Sports para los abonados HORECAS en 50 euros al mes (sin IVA) y exige, a cambio, un mínimo garantizado del 2% de los clientes de este tipo. El coste total se calcula sobre una base de 10 mensualidades. Según explica Mediapro, esta penetración mínima -en el caso de Telefónica- habría sido de 30.565 abonados con un coste total, para esta temporada, de 15,28 millones de euros. Pero en la guerra de cifras que envuelve todo este combate de derechos, Movistar+ cifra este mismo coste en más del doble, en 38,2 millones de euros.

En este escenario, cada jornada de Champions que pasa sin un acuerdo, más se encarece el producto en términos relativos para Telefónica y más complicada se antoja la firma de un pacto. Una hipótesis que refuerza la posibilidad de que Vodafone siga incrementando su base comercial a costa de la Liga de Campeones. De hecho, la semana pasada todavía era díficil encontrar en Madrid establecimientos donde seguir el partido entre el Real Madrid y el Paris Saint Germain. Hay que recordar, en este sentido, que, desde el año pasado, los bares pagan a Telefónica un coste mensual de 275 euros para ver todo el fútbol y que la oferta no se ha rebajado en 2015 a pesar de no contar con Canal+ Liga de Campeones, que sí estaba incluido en la oferta del año pasado. 

Como ya explicó este diario, a fecha de hoy, y en el mejor de los escenarios, que implicaría dos equipos españoles en las semifinales del torneo el próximo mes de mayo, el número de partidos que realmente atraen la atención de los telespectadores se reduce exclusivamente a nueve. Las cuentas de Telefónica son muy claras y se fundamentan en la necesidad de que el Real Madrid y el Barça -los dos equipos que más abonados mueven- se mantengan vivos en las tres rondas -octavos, cuartos y semifinal- que componen la Champions League. Hay que tener en cuenta que uno de los dos partidos que disputan ambos equipos es retransmitido en abierto por Antena 3 y la televisión pública catalana TV3. En definitiva, los operadores de pago solo pueden capitalizar en su parrilla tres partidos de la fase de grupos y, como mucho, otros seis de las eliminatorias que tendrán lugar a partir de febrero.

Con estas perspectivas, los 133,7 millones que pide Mediapro a Telefónica por los abonados residenciales suponen un coste unitario de 14,4 millones de euros por cada uno de estos nueve partidos. Un importe que es imposible de rentabilizar si se tiene en cuenta que el mercado potencial de abonados que atrae el fútbol televisado está limitado a 200.000 hogares.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios