Es noticia
Menú
Roures 'pincha' otra vez con TotalChannel en plena negociación con Telefónica
  1. Comunicación
7.000 ABONADOS SE QUEDAN SIN VER AL MADRID

Roures 'pincha' otra vez con TotalChannel en plena negociación con Telefónica

Tatxo Benet pide disculpas por los problemas en el visionado de TotalChannel y reconoce que estos podrían agravarse durante la emisión de los partidos del Barcelona y el Valencia

Foto: Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, la semana pasada, durante la presentación de beIN Sports. (EC)
Tatxo Benet, Jaume Roures y Javier Tebas, la semana pasada, durante la presentación de beIN Sports. (EC)

A Tatxo Benet, socio fundador y colega de Jaume Roures al frente de Mediapro, le tocó ayer el papel nada agradable de tener que dar la cara para disculpar públicamente los problemas de visionado de TotalChannel durante la emisión del Real Madrid-Shakhtar Donetsk y que se han sucedido, también, durante la retransmisión del partido del Barcelona, ayer. Según ha reconocido la productora a través de un comunicado, más de 120.000 personas se dieron de alta en la plataforma el miércoles y concentraron las conexiones durante los minutos previos al inicio del partido. Un colapso que hizo que cerca de 7.000 abonados se quedasen 'colgados' y sin poder seguir la retransmisión. Ayer, más de 100.000 abonados pudieron seguir el partido del Barça pero los mayores problemas con los abonados se concentraron en la zona de Cataluña. Se trataba de una nueva prueba de fuego para Mediapro, especialmente significativa en plena negociación con Telefónica por los derechos de la Champions, y que ha demostrado, otra vez, la incapacidad de la plataforma para acoger a audiencias masivas. Algo que le podría penalizar a la baja en el pulso que mantiene con Movistar+.

No es la primera vez que TotalChannel falla en sus expectativas para con sus abonados. Ocurrió lo mismo en mayo, con el combate del siglo entre Floyd Mayweather y Mani Pacquiao, que originó otra oleada de quejas contra Mediapro por parte de sus abonados. Pero el problema no parece que vaya a tener una fácil solución a corto plazo. Lo reconocía ayer, en los micrófonos de la COPE, el propio Benet: “Desgraciadamente, no puedo dar una garantía de que las cosas vayan a ir mejor que ayer (por el martes)”, como efectivamente ocurrió. El hecho de que los partidos del Barça y del Valencia solo se pudieran seguir a través de beIN en las plataformas de pago en las que está incluido el canal no auguraban una mejor respuesta para TotalChannel, que, como medida de precaución, no aceptó nuevas altas de abonados durante el día de ayer y remitió a todos los que tuvieran problemas a la web de beIN (www.beinsportsconnect.es), que ha funcionado correctamente en todo momento. Benet aseguró también que la plataforma devolverá el dinero a los abonados afectados. Este jueves, la plataforma ha vuelto a abrir la suscripción a sus contenidos, "al mismo tiempo que sigue trabajando en mejorar el servicio", aclara. "El servicio de altas se cerrará a las 17 horas para una mayor seguridad", añade TotalChannel en un comunicado.

El principal problema para Roures y Benet estriba, sin embargo, en la repercusión que estos hechos puedan tener sobre la negociación que mantienen con Movistar+ para que la televisión de pago incluya a beIN dentro de su paquete 'premium' de fútbol. Las negociaciones se encuentran en vía muerta desde hace tres semanas en una estrategia en la que Telefónica parece querer dejar pasar las primeras jornadas del campeonato para negociar un precio a la baja sobre las condiciones puestas sobre la mesa a día de hoy. Precios que Movistar+ considera “inasumibles” y que, como ya adelantó este diario, se sitúan en torno a los 180 millones de euros.

La realidad es que ambas partes se necesitan para cerrar ese acuerdo. Movistar, para evitar una fuga de abonados hacia otras plataformas como Orange TV, Vodafone o Telecable, que sí cuentan con beIN Sports entre sus opciones; y Roures, para amortizar y rentabilizar los cerca de 150 millones de euros que, según fuentes de mercado, invirtió en la compra de los derechos. En este escenario, y con uno de los principales partidos de cada jornada en abierto a través de Antena 3 y TV3, Telefónica considera que puede aguantar el pulso unos cuantos días más o hasta que lleguen las fases más decisivas del campeonato. De momento, tiene otras dos semanas de plazo hasta que llegue la próxima jornada de Champions. Y en esta coyuntura, que TotalChannel siga teniendo problemas de visionado es otra baza a favor de la operadora en este pulso que mantiene en vilo a la mayor parte de sus abonados.

Conectarse “una, dos o tres horas antes”

Por otro lado, la advertencia de Mediapro a los que ayer quisieran seguir al Barça o al Valencia a través de TotalChannel fue un tanto “antediluviana”, según reconoció él propio Benet. "Al canal le cuesta dar acceso a mucha gente a la vez. Si alguien quiere verlo tendrá que ponerlo una, dos o tres horas antes y no cambiar el canal hasta que termine el partido", dijo. La recomendación sigue vigente para los que hoy quieran seguir la jornada de la Europa League.

Así las cosas, los que más tienen que ganar a día de hoy son las principales competidoras de Telefónica. Vodafone y Orange se han lanzado estos días a una importante campaña publicitaria para ir a la caza del abonado en fuga de Movistar+. La televisión de Orange oferta de forma gratuita, hasta el domingo, el abono a beIN Sports a todos aquellos que contraten su paquete de fútbol (Liga y Copa). Vodafone, por su parte, ha promocionado también una campaña a través de Twitter bajo el hastag #EstamosEnChampions, también con idéntico propósito.

A Tatxo Benet, socio fundador y colega de Jaume Roures al frente de Mediapro, le tocó ayer el papel nada agradable de tener que dar la cara para disculpar públicamente los problemas de visionado de TotalChannel durante la emisión del Real Madrid-Shakhtar Donetsk y que se han sucedido, también, durante la retransmisión del partido del Barcelona, ayer. Según ha reconocido la productora a través de un comunicado, más de 120.000 personas se dieron de alta en la plataforma el miércoles y concentraron las conexiones durante los minutos previos al inicio del partido. Un colapso que hizo que cerca de 7.000 abonados se quedasen 'colgados' y sin poder seguir la retransmisión. Ayer, más de 100.000 abonados pudieron seguir el partido del Barça pero los mayores problemas con los abonados se concentraron en la zona de Cataluña. Se trataba de una nueva prueba de fuego para Mediapro, especialmente significativa en plena negociación con Telefónica por los derechos de la Champions, y que ha demostrado, otra vez, la incapacidad de la plataforma para acoger a audiencias masivas. Algo que le podría penalizar a la baja en el pulso que mantiene con Movistar+.

Noticias de Telefónica Jaume Roures Mediapro Orange
El redactor recomienda