hay que "convivir" con la necesidad de crédito

El director de 'El País' admite que "la vida era más cómoda" sin los bancos en Prisa

"Ahora la vida es más difícil para este periódico y para otros muchos”, admite el nuevo director de 'El País', Antonio Caño, en entrevista con Proceso.

Foto: Antonio Caño, segundo por la izquierda, durante un foro de comunicación
Antonio Caño, segundo por la izquierda, durante un foro de comunicación

Santander, La Caixa y HSBC atesoran casi un 20% del Grupo Prisa. La firma, pese a las últimas recompras de deuda, aún mantiene un agujero cercano a los 3.000 millones de euros que la obliga a afrontar vencimientos de infarto en los próximos años. Una realidad que, para el director de El País, Antonio Caño, no facilita precisamente el trabajo. “Te diría que la vida era más cómoda cuando teníamos una cuenta de resultados boyante y positiva y no teníamos como accionistas a los bancos. Ahora la vida es más difícil para este periódico y para otros muchos”, admite en declaraciones publicadas por el semanario mexicano Proceso.

¿Afecta ese escenario a la línea editorial del rotativo? ¿Se puede ser crítico con las entidades financieras cuando se comparte con ellas mesa y mantel? Caño responde con otra pregunta, manejando la escala de grises. “¿Estoy pendiente de los banqueros o me llamen porque algo no les gusta? Honradamente, no. Existe ese entorno en el que los medios en España en este momento tienen que contar con el factor de que su financiación procede de los bancos. ¿Vivo yo en ese entorno? Sí, es un asunto con el que hay que convivir”, expone la publicación, que conversó con el nuevo director del buque insignia de Prisa durante un encuentro con corresponsales extranjeros en Madrid.

“¿Mi actividad como director se ve influida por eso? La verdad es que no –añade el director al reflexionar sobre esas relaciones peligrosas–. ¿Yo estoy pendiente para que no aparezcan los nombres de los bancos en las informaciones sobre desahucios? No”. Dicho esto, reconoce que las entidades financieras “tienen un poder enorme” y es una cuestión relevante. “Es un factor con el que hay que contar; no te oculto que es un factor el hecho de que los medios están atravesando por dificultades económicas y necesitan los créditos de los bancos”, remachó, según refiere el medio azteca.

El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)

No es habitual encontrar declaraciones tan explícitas de la cúpula de Prisa en lo que respecta a sus relaciones con la banca. El presidente ejecutivo de la sociedad, Juan Luis Cebrián, marcaba la hoja de ruta en una de las últimas juntas de accionistas de la firma. Su tono no podía ser más elogioso respecto a sus nuevos compañeros de viaje. De hecho, no tenía plan B sin la operación rescate del establishment nacional forjada hace dos años. “La presencia de HSBC, Santander y La Caixa pone de relieve el permanente apoyo de las instituciones financieras a nuestro grupo”, exponía. Y zanjaba: “La incorporación de Telefónica (...) tiene un significado estratégico particular”.

La ‘conexión mexicana’ del grupo

El director de El País fue más esquivo al referirse a los florecientes intereses de Prisa en México. Roberto Alcántara Rojas, empresario mexicano que en febrero entraba en el cónclave de la editora de El País, dio un paso al frente en julio y suscribió una ampliación de capital por importe de 100 millones de euros, lo que le convierte en accionista de referencia de la compañía, en plena deserción de la familia Polanco. Semanas antes, Cebrián agasajaba al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, de visita a España. Todo con una licitación en marcha de dos nuevas cadenas de televisión en abierta en el país americano. 

El presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)
El presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)

“[Hablar sobre esos planes] es demasiado. Me obliga a analizar la estrategia de la compañía, cosa que no voy a hacer –expuso Caño en el artículo que firma Alejandro Gutiérrez–. Yo sólo soy el director de El País, no soy el estratega de la compañía”. No obstante, el periodista sí dejó claro que su periódico apoya editorialmente las reformas de Peña Nieto: “Cuando hemos detectado algunas dudas, le hemos pedido que prosiga adelante. Cuando han surgido obstáculos importantes, como por ejemplo Carlos Slim o (Emilio) Azcárraga, hemos apoyado al presidente frente a esos conflictos y lo hemos animado a que se ejecuten las reformas; también en el sector energético”.

El propio Cebrián ya apuntaba esa convicción. “El presidente Peña Nieto se ha convertido en un líder global latinoamericano que concita gran atención en los círculos intelectuales de todo el mundo”, le presentó durante el citado viaje a Madrid. Y le despidió con aún mayores parabienes: “Dice que el Pacto por México se inspiró en los Pactos de la Moncloa. Dígales a los políticos españoles que ahora se pueden inspirar en México para hacer un pacto por España”. El propio Proceso se pregunta si ese entusiasmo no tiene que ver “con las aspiraciones del Grupo Prisa (…) para competir en la subasta de las dos cadenas de televisión abierta promovida en la reforma de las telecomunicaciones”. Tiempo al tiempo.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios