se culpa a telefónica del deterioro de canal+

Cebrián pide a Prisa un anticipo de 50.000 euros tras perder 1.350 millones en tres años

Cebrián recibe de Prisa un anticipo de 50.000 euros, sin intereses, pagaderos en 2014, tras registrar la firma pérdidas de 1.350 millones en tres años.

Foto: El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)

El presidente ejecutivo de Prisa debía de tener urgencias económicas el año pasado. Y como cualquier trabajador en apuros, buscó ayuda en su propia firma. “D. Juan Luis Cebrián Echarri ha recibido, en el ejercicio 2013, un anticipo de 50.000 euros, sin intereses, pagaderos en el ejercicio 2014, a cuenta de la retribución variable de 2013", expone la compañía en las notas explicativas a sus resultados, remitidos ayer a la CNMV. El ejecutivo recibió el adelanto en otro annus horribilis de la firma, que perdió el año pasado la friolera de 648,7 millones de euros, lastrada por el enésimo deterioro de Canal+. El agujero supera los 1.350 millones en tres años.

El grupo de medios también consignó un gasto por importe de 853.000 euros, correspondiente a la parte correspondiente a la retribución ya entregada a Cebrián en 2011 “por su compromiso de permanencia durante un periodo de tres años en el cargo, en virtud del contrato suscrito con Prisa en octubre de 2010, en el marco de la reestructuración y recapitalización societaria”, expone el documento. La junta de accionistas celebrada el pasado mes de junio aprobaba la continuidad del presidente ejecutivo al frente de la firma hasta diciembre de 2015, un mandato que le llevará hasta los 71 años recién cumplidos.

Pese a las pérdidas, el consejo de administración y la alta dirección incrementaron su retribución en 2013. Según consta en el informe semestral que acompaña a las cuentas, la remuneración de los administradores se elevó hasta los 6,21 millones de euros, frente a los 5,35 del año anterior. Del mismo modo, los directivos se embolsaron en el citado 2013 un montante de 6,2 millones de euros, frente a los 5,81 de 2012. Los tres consejeros ejecutivos de la sociedad –Cebrián, Fernando Abril-Martorell y Manuel Polancohabían renunciado hace dos años a la retribución variable, después de que el presidente ejecutivo hubiera consignado en 2011 ingresos por más de 13 millones, según el desglose remitido entonces al regulador estadounidense (SEC).

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, conversa con el consejero delegado, Fernando Abril-Martorell.
El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, conversa con el consejero delegado, Fernando Abril-Martorell.
El abogado de cabecera de la casa, Matías Cortés Domínguez, que dimitió como consejero en abril de 2013, también pasó por caja el año pasado, con ingresos de 2,62 millones. Facturó esa cuantía por “servicios de asesoramiento jurídico y dirección letrada, en diversos procedimientos de distinta índole (contencioso-administrativo, civil, mercantil y arbitral) y asesoramiento jurídico-consultivo en varios asuntos (…) a través de Tesco Profesionales Asociados S.L.P., por importe de 101, 505 y 2.021 miles de euros, respectivamente”. Su despacho ha recibido por asesorar y prestar servicios a sociedades del grupo más de 40 millones de euros en los últimos años.

El agujero de Canal+

Los números de la compañía en el año están claramente marcados por el resultado financiero negativo de 185,60 millones –la deuda neta total se incrementa hasta los 3.227,41 millones– y, sobre todo, por el deterioro de DTS, sociedad que cobija Canal+. Tras los 207,7 millones ya registrados en el primer semestre, la bomba esperaba en el segundo. Y es que, además de la dificultad para rentabilizar el contrato del fútbol ya admitida por Prisa, en la última parte del año se ha sumado la irrupción de Telefónica en el mercado de los derechos premium para Movistar TV. Paradójicamente, la teleco –accionista de Canal+ con un 22% y principal aspirante a tomar el control de la plataforma– ha terminado por dinamitar el valor del activo.

“Durante el segundo semestre del ejercicio se han producido cambios en la estrategia de ciertos competidores en cuanto a la adquisición de contenidos y a la integración y subvención de la televisión de pago en su oferta de servicios, lo que ha impactado de manera negativa a la evolución de los indicadores operativos del negocio de televisión de pago del grupo y por tanto en la implementación de los objetivos previstos –explica la sociedad–. La Dirección asume que esta nueva posición competitiva puede tener efectos más allá del corto plazo. Por todo ello, a diciembre de 2013 se ha registrado un deterioro adicional en la cuenta de resultados de 639,8 millones de euros, ascendiendo el total del deterioro registrado (…) a 844 millones de euros”.

Prisa, que también ha incrementado sus dotaciones para hacer frente a regularizaciones derivadas de inspecciones fiscales, no consigue salvar los muebles ni con El País. El rotativo, históricamente generador de importantes beneficios, registra pérdidas operativas de 2,02 millones de euros, a la espera de su nuevo director. Y eso con prácticamente toda la compañía en prenda para garantizar la reciente refinanciación de la deuda. Desde su buque insignia a Santillana. 

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios