RTVE presenta a los sindicatos un plan de ahorro 'draconiano' para meterles presión
  1. Comunicación
tras el rechazo al convenio colectivo

RTVE presenta a los sindicatos un plan de ahorro 'draconiano' para meterles presión

El ‘día D’ es el próximo jueves. A primera hora. La Dirección de RTVE ha convocado a los sindicatos para trasladarles sus planes tras el rechazo al convenio.

Foto: El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique. (EFE)
El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique. (EFE)

El ‘día D’ es el próximo jueves. A primera hora. La Dirección de RTVE ha convocado a los sindicatos para trasladarles su hoja de ruta después de que los trabajadores rechazaran en referéndum la propuesta de convenio colectivo. Y lo que los capos laborales escucharán no será agradable. Según aseguran fuentes conocedoras del plan, la Corporación les trasladará la puesta en marcha de un paquete con importantes medidas de ahorro para garantizar la viabilidad de la empresa, así como un nuevo marco jurídico que podría contemplar hasta cuatro diferentes convenios para englobar a toda la plantilla.

“El convenio colectivo pactado por los sindicatos y la empresa contemplaba ahorros por 28,5 millones de euros en gastos de personal. La situación no ha cambiado, eso es lo que hay que rebajar –explican estas fuentes–. Además, a partir del 1 de diciembre deja de estar en vigor el actual convenio. En atención a las diferentes funciones que se desempeñan en la casa, podrían entrar en vigor hasta cuatro convenios colectivos diferentes, véase, el de la radiodifusión, el audiovisual, el de despachos y oficinas, y hasta el específico para la orquesta”. Todo un tour de force en ciernes tras una negativa asentada en apenas 29 votos dentro deun contingente de 6.400 efectivos.

El planteamiento que se hará el jueves a los sindicatos da una vuelta de tuerca más a la situación inédita que vive RTVE, a apenas días de quedarse sin marco laboral de referencia. Desde el punto de vista de la plantilla, a pocos escapa que cualquier convenio de empresa es siempre mejor que el de sector. Un planteamiento más válido si cabe en la televisión pública, que cuenta con un marco laboral envidiable incluso para otras empresas públicas. Para la Dirección, la puesta en marcha de cuatro convenios distintos haría prácticamente ingobernable la sociedad, que quedaría sumida en un auténtico bloqueo. Estos dos escenarios parecen abocar a las partes a un acuerdo, por mucho que este obligara a una nueva consulta a la plantilla.

Eso siempre que la clave política no entre en juego. Apenas cerrada la votación del convenio allá por finales de octubre, fuentes internas de la cadena advertían que el ‘no’ ganó sobre todo por el resultado en Madrid, el entorno más politizado y con aún gran predicamento del PSOE. “No se ha perdido en los centros territoriales, se ha perdido en Madrid y, más en concreto, en Torrespaña. Algunos deben pensar que,como el 100% de los informativos debe hacerse con medios propios, esto no va con ellos”, lamentaba un nivel intermedio de la compañía. En este sentido, también subrayaba la incapacidad de la estructura de la Corporación para movilizar el voto afirmativo.

El empleo no peligra… por ahora

El primer temor que trajo consigo el rechazo al convenio fue la puesta en marcha de un ajuste de plantilla en la sociedad. No en vano, su aprobación habría permitido la entrada inmediata en vigor del denominado Acuerdo base para la negociación del II Convenio Colectivo de la Corporación RTVE, que contemplaba quela plantilla se mantendría entre el 1 de enero de 2013 y el 13 de diciembre de 2015en los niveles aprobados por el Pacto de los Peñascales, esto es, en los citados 6.400 efectivos. El escenario contrario que se desencadenó parecía avalar las tesis de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), partidaria de llevar a cabo un recorte de los efectivos en la casa.

Sin embargo, diferentes fuentes internas y otras próximas al presidente, Leopoldo González-Echenique, niegan la mayor. “Él no tiene la voluntad de abrir ese melón”, exponen. Otra cosa es lo que plantee el Ministerio de Hacienda, cuya filosofía pasa por un estricto control del gasto y del déficit. Sin excepciones, como ha comprobado recientemente Canal 9. Precisamente por eso, la Dirección considera imprescindible tomar medidas de contención, después de que ya cerrara 2012 con pérdidas superiores a los 100 millones de euros y de que no se atisben cambios en su modelo de financiación. Tras sucesivos recortes, los 1.200 millones que le concedía la ley se han quedado en torno a 800.

A cambio del mantenimiento del empleo, los sindicatos –con la excepción de CCOO– admitían que los recortes presupuestarios obligaban a "revisar todas las partidas que, directa o indirectamente, afectan al personal, con el fin de lograrun objetivo global de ahorro del 7,5%con referencia a los gastos de personal, lo que suponeuna cuantía de 28,5 millones de euros”. Hasta entonces ya se había pactado reordenar las rutas que trasladan a los trabajadores a los centros de trabajo, lo que suponía un ahorro anual de cinco millones de euros. También se garantizaba a los sindicatos que eventuales medidas de ajuste en la Administración no serían en RTVE “superiores a las experimentadas por el resto del sector público desde el año 2010”. Todo, de momento, es agua de borrajas.

Leopoldo González-Echenique RTVE Sindicatos Convenio colectivo SEPI
El redactor recomienda