'Sálvame' entra en política: sus creadores invierten en bonos patrioticos catalanes
  1. Comunicación
LA FABRICA DE LA TELE SE DEJÓ 285.000 EUROS

'Sálvame' entra en política: sus creadores invierten en bonos patrioticos catalanes

La llamada telebasura también tiene conciencia política. O aspiraciones financieras. La Fábrica de la Tele, creadora de formatos como Sálvame y La Noria, invirtió parte de

Foto: 'Sálvame' entra en política: sus creadores invierten en bonos patrioticos catalanes
'Sálvame' entra en política: sus creadores invierten en bonos patrioticos catalanes

La llamada telebasura también tiene conciencia política. O aspiraciones financieras. La Fábrica de la Tele, creadora de formatos como Sálvame y La Noria, invirtió parte de los beneficios logrados durante el año 2010 en adquirir obligaciones de la Generalitat de Cataluña, los denominados bonos patrióticos. La sociedad, una de las productoras de confianza de Telecinco –de hecho es su único cliente-, destinó más de un cuarto de millón de euros a respaldar la emisión lanzada por el Gobierno catalán, según consta en las cuentas anuales presentadas recientemente al Registro Mercantil.

“La sociedad ha adquirido obligaciones de la Generalitat de Cataluña por importe de 285.000 euros”, reza su informe de gestión. La cantidad no es baladí si tenemos en cuenta que la productora ganó 5,59 millones de euros en 2010, una cifra que casi duplica los 3,17 millones del año anterior. Una evolución sustentada en los réditos de Sálvame y La Noria, que suponen ya el 80% de su facturación. Y es que Telecinco no es ajeno a las decisiones que se toman en La Fábrica de la Tele. De hecho, Mario Rodríguez Valderas, director general corporativo de Mediaset España, es también secretario del Consejo de la productora amiga.

Los principales gestores de la sociedad, creada en 2006, son Adrián Madrid y Óscar Cornejo. La relación de los administradores con la política catalana está bien documentada. Cornejo contraía matrimonio el pasado mes de abril con Jaume Collboni, diputado del Partido Socialista de Cataluña. Acudieron al enlace, oficiado en el Ayuntamiento de Barcelona, políticos como el ex presidente de la Generalitat José Montilla, Anna Balletbó o Miquel Iceta. Tampoco faltaron rostros de la televisión como Jordi González, Belén Esteban o Risto Mejide. El consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, también fue de la partida.

El Gobierno de Montilla colocó en octubre de 2010 cerca de 3.150 millones a través de bonos que vendieron las principales entidades financieras catalanas. Una inversión interesante en tanto ofrecía una rentabilidad del 4,75%, por encima de los réditos que ofrecían los depósitos. Aunque los inversores institucionales dieron la espalda a la emisión, los particulares acudieron en masa. Un año después, había dudas sobre la capacidad de la Generalitat para devolver el dinero y, de hecho, el Gobierno de CiU ya ha lanzado otras dos emisiones para refinanciar la deuda contraída con los bonistas. Habrá que esperar a las cuentas de 2011 para saber si La Fábrica de la Tele mantiene su inversión.

Bancos “con el grifo cerrado”

Y es que no le vendría mal a la compañía ese dinero. No en vano la firma admite tener pendientes procesos judiciales que le reclaman 3,15 millones de euros. Una contingencia para la que la empresa ya ha provisionado 500.000 euros. En todo caso, la productora minimiza el impacto de esos litigios y presume de su balance en el informe de gestión: “La excelente situación financiera de la sociedad, no dependiendo de entidades financieras las cuales tienen el grifo cerrado, aporta un grado adicional de tranquilidad y confianza a la viabilidad de la sociedad en el corto y medio plazo”.

La compañía tiene cuentas a cobrar por valor de 10,82 millones de euros y deudas con proveedores que apenas alcanzan los 4,93 millones. No debe nada a entidades de créditos y su facturación marcha viento en popa. De acuerdo con los datos presentados, la sociedad alcanzó una cifra de negocios de 35,33 millones de euros en 2010, un 37% más que el año anterior, cuando se quedó en 22,16 millones. “La previsión para el ejercicio 2011 es bastante halagüeña, si además lo comparamos con la tónica general de la economía, no sólo a nivel nacional sino también internacional”, subraya la empresa.

Eso sí, el futuro de Fábrica de la Tele depende de Telecinco y de la evolución en parrilla de sus programas, en la picota a final del año pasado tras el boicot de los anunciantes. Incluso la auditoría advierte del riesgo para la sociedad si en algún momento la relación con Mediaset no prosigue. “Con fecha 1 de diciembre de 2010, el contrato que tenían en vigor la sociedad con el Grupo Telecinco en exclusividad ha finalizado. (…) Desde este informe resaltamos la importancia de la firma definitiva de este nuevo contrato de la sociedad con su único cliente, advirtiendo de los efectos obvios que las condiciones de este nuevo acuerdo tendrá en la cuenta de explotación de la sociedad”.