Prisa encarga a BNP Paribas 'colocar' una participación sustancial de Santillana
  1. Comunicación
TRAS SUS ESCARCEOS PARA VENDER EL 30% A PEARSON

Prisa encarga a BNP Paribas 'colocar' una participación sustancial de Santillana

Prisa busca soluciones a su galopante deuda. El último paso dado por el grupo de medios ha sido encargar a BNP Paribas, uno de sus bancos

placeholder Foto: Prisa encarga a BNP Paribas 'colocar' una participación sustancial de Santillana
Prisa encarga a BNP Paribas 'colocar' una participación sustancial de Santillana

Prisa busca soluciones a su galopante deuda. El último paso dado por el grupo de medios ha sido encargar a BNP Paribas, uno de sus bancos de cabecera, que encuentre comprador para una participación sustancial de Santillana, la joya de la corona en el imperio de la familia Polanco. No es el primer intento en esa dirección. A finales de mayo ya trascendió que Prisa había iniciado contactos con Pearson, propietario de Financial Times y de Penguin, para propiciar la venta de entre un 20% y un 30% de la editorial al grupo británico por una cantidad comprendida entre los 240 y los 360 millones de euros.

 

Fuentes internas del banco de inversión confirmaron a El Confidencial que BNP está llevando esa operación, sin dar más precisiones. El movimiento fue adelantado por Mergermarket, un servicio de información y análisis precisamente propiedad de Pearson, que aseguraba que el proceso no arrancará antes del verano. De hecho, según fuentes próximas a las negociaciones, septiembre y octubre serían los meses clave para poner en marcha la operación, con la idea de completar la venta en el primer trimestre de 2010. Fuentes internas de Prisa explicaban con motivo del acercamiento al grupo anglosajón que se estaba hablando, pero que también se estaba “lejos cualquier tipo de acuerdo”.

La información facilitada por el servicio de noticias asegura que Prisa está actualmente considerando la posibilidad de aumentar la participación que pone a la venta, que podría superar el 30% planteado hasta la fecha. “Incluso la venta de la compañía está sobre la mesa, aunque no se ha tomado todavía ninguna decisión”, se afirma. Una decisión de este tipo iría en contra de los deseos expresados hasta ahora por la familia Polanco, que acepta desprenderse de participaciones más o menos significativas en las sociedades del grupo pero sin perder en ningún caso el control. Ese fue precisamente el plan trazado por el consejero delegado, Juan Luis Cebrián, en la última Junta General de Accionistas.

Una limitación que frena a muchos posibles compradores, que no entrarán si no es con una participación de control, de entre el 51% y el 100%. UBS valoraba recientemente Santillana en 1.300 millones de euros. Prisa, que acumula una deuda superior a 5.000 millones de euros y que está actualmente inmersa en una negociación con Imagina para fusionar en un holding sus áreas audiovisuales –incluidas Cuatro y La Sexta-, necesita una inyección de capital de envergadura para afrontar con garantías ese proceso, lo que podría ablandar su hasta ahora inflexible posición. Sentimentalmente, la decisión es compleja, en tanto fue Santillana la base sobre la que Jesús Polanco, el fundador del grupo, cimentó su imperio.

El sí de los bancos

Prisa tampoco pierde de vista que un eventual acuerdo tendría que contar el visto bueno de los bancos acreedores del grupo. No en vano, la entrega del 100% de Santillana como garantía fue la principal reivindicación de las entidades financieras para aceptar la ampliación hasta el 31 de marzo de 2010 del crédito puente de 1.950 millones de euros solicitado por la compañía a principios de 2008 para la operación de compra de Sogecable. Paradójicamente, una de esas entidades era BNP Paribas, que formó parte del grupo de bancos que más se hizo de rogar a la hora de dar finalmente el plácet a la prórroga. También Sogecable y Media Capital se entregaron en prenda.

Los números no engañan y la editorial no deja de ser apetecible. En un año como 2008, en que el grupo ganó apenas 83 millones de euros, un 56% menos, Santillana vio cómo su ebitda avanzaba un 12%, hasta alcanzar los 134,35 millones. La tendencia se mantuvo en el primer trimestre del presente ejercicio, en el que los beneficios del grupo cayeron un 88,4% después de que Prisa sólo consiguiera ganar 2,93 millones de euros frente a los 25,18 en el mismo periodo del año anterior. En medio de la tempestad, Santillana veía como sus ingresos aumentaban un 8,5% y mejoraba su ebitda un 14,7%, hasta 47,83 millones de euros.

No es ni mucho menos el único frente que tiene abierto el grupo. Parece incluso más avanzada la entrada en Media Capital -sociedad en la que la participación de Prisa supera el 90%- de operadores como Portugal Telecom, que ya ha admitido contactos sobre diversos escenarios de inversión, incluida la posible adquisición de una participación en el capital social de la filial portuguesa de los Polanco. En todo caso, Media Capital y Santillana serían soluciones parciales. La clave está en el futuro de Digital Plus, en paralelo a la negociación del holding con La Sexta. Prisa quiere más de 2.500 millones de euros, mientras que la oferta de Telefónica y Vivendi no supera los 2.000. Según servicios de análisis como el del Santander, el valor de mercado de la plataforma digital estaría en 2.300 millones de euros

Noticias del Grupo Prisa Exane BNP Paribas Ignacio Santillana