DIMITE EL PRESIDENTE DEL EMPORIO HEARST

Cansado de servir al Ciudadano Kane

Esta semana Victor Ganzi anunció inesperadamente su dimisión como presidente de Hearst, el emporio de comunicación que en España edita Esquire. Las “diferencias irreconciliables” con alguno

Foto: Cansado de servir al Ciudadano Kane
Cansado de servir al Ciudadano Kane

Esta semana Victor Ganzi anunció inesperadamente su dimisión como presidente de Hearst, el emporio de comunicación que en España edita Esquire. Las “diferencias irreconciliables” con alguno de los miembros del clan familiar de Hearst sobre la futura dirección de la compañía ha sido la causa de la renuncia del directivo.

Lo ocurrido esta semana en Hearst, uno de los conglomerados mediáticos más grandes y prestigiosos del mundo, es uno de los múltiples reflejos de la incertidumbre y confusión que reinan en la industria de los medios, un sector que vive momentos de acelerada transición. El gigante edita casi 30 revistas, incluidas Esquire y Cosmopolitan, asi como 15 cabeceras de gran difusión, como el Houston Chronicle. El grupo se fue construyendo en torno al periódico San Francisco Examiner, que comenzó a dirigir William Randolph Hearst , el mítico "Ciudadano Kane", después de sus años de estudiante en Harvard. Uno de cada cuatro norteamericanos leía al menos una de sus cabeceras.

Más allá de las presiones financieras propias de la industria, las razones de la decisión de Ganzi se atribuyen fundamentalmente al choque entre éste y los miembros familiares del Trust Hearst. Según Businessweek, la frustración de los descendientes del fundador William Randolph Hearst crecía por momentos ante la estrategia de Ganzi, de 61 años, de adquirir pequeñas participaciones de compañías como Fitch, la agencia de rating, ESPN, la televisión por cable, o Pandora Media, el portal de descargas de música en Internet. “Teníamos la sensación de que si continuábamos por esta vía, terminaríamos pareciéndonos cada vez más a un holding,” dijo a la revista financiera uno de los directivos de la firma.

Las estrategias de inversión de Ganzi, sin embargo, no han obtenido malos resultados. Según Businessweek, los flujos de caja netos del grupo ascendían a más de 1.500 millones de euros anuales sobre una facturación aproximada de 8.000 millones de euros. La prensa escrita y la televisión tradicional fueron en el último año las dos grandes lacras de sus diferentes áreas de actividad.

El éxito empresarial de Ganzi, después de 18 años en la compañía y seis como presidente, se ha visto eclipsado por el malestar de la familia Hearst. El poder de los descendientes sobre la toma de decisiones en la firma se debe a la estructura impuesta por el legendario editor, que estableció un Trust familiar con la voluntad, aún hoy inquebrantable, de destinar los beneficios de la compañía a sus miembros familiares. Aunque bajo la citada estructura éstos no tienen autoridad de gestión, que recae sobre el consejo de administración, a la postre, el presidente de la compañía ha de rendir cuentas ante el Trust y ante el Consejo.

Según el popular diario New York Post, uno de estos miembros provocó esta semana la renuncia de Ganzi. William Randolph Hearst III es consejero de Kleiner, Perkins, Caufield & Byers, una de las firmas de capital riesgo más exitosas de Silicon Valley dentro del sector de altas tecnologías .

De manera provisional, el cargo de presidente lo ocupará Frank Bennack, de 75 años, que presidió la firma justo antes de Ganzi durante 24 años.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios