La película que tienes que ver | 'El hombre de más', de Paolo Sorrentino, en Filmin
  1. Área privada EC Exclusivo
RECOMENDACIÓN CINEMATOGRÁFICA

La película que tienes que ver | 'El hombre de más', de Paolo Sorrentino, en Filmin

El director italiano ya apuntaba su particular manera de confeccionar personajes complejos y ambiguos, aunque sin la finura de la que hoy hace gala

Foto: 'El hombre de más', de Paolo Sorrentino. (Foto: Rocío Márquez)
'El hombre de más', de Paolo Sorrentino. (Foto: Rocío Márquez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Recomendar a Paolo Sorrentino no supone, a estas alturas, el hallazgo de la última Coca Cola en el desierto. El director italiano contemporáneo más idiosincrásico e incorrecto no necesita presentación ni aval después del éxito de 'La gran belleza' y de recibir la llamada americana con 'La juventud' y la serie 'The Young Pope', en la que Jude Law interpreta a un papa Lenny Belardo, Pío XIII, el primer pontífice estadounidense y al que mejor le sienta la ropa de baño vaticana.

Quizás sea el carácter napolitano lo que imprima a su estilo tanta velocidad, tanta hipérbole y tanto nervio. Porque desde sus primeras películas hace más de veinte años se puede ver el director que era y el que llegaría a ser. Y eso se ve claramente en 'El hombre de más' (2001), su ópera prima, donde ya está fraguada su alianza inquebrantable con Toni Servillo.

En 'El hombre de más', disponible en Filmin, Sorrentino apunta a todas los grandes temas de su filmografía: el destino, el libre albedrío, la corrupción, las bajas pasiones y hasta la fe, aunque en este caso la religión se trata desde el la perspectiva del fútbol.

La idea brillante de Sorrentino es repartir el protagonismo de su historia entre dos hombres: por un lado, Antonio Pisapia (Andrea Renzi), un futbolista de un equipo modesto en su mejor temporada y, por otro lado, Antonio Pisapia (Toni Servillo), una estrella de la canción italiana que no le puede pedir más a la vida: fama, dinero, drogas y mujeres.

Sorrentino sigue sus trayectorias paralelas hasta que ambos Pisapia caen en desgracia: el futbolista por una lesión malintencionada y el músico por un escándalo con una menor. La maestría de Sorrentino a la hora de crear ambientes y momentos tragicómicos, la mano que tiene para mover la cámara al ritmo de la música machacona, y la manera de confeccionar personajes complejos y ambiguos están presentes, aunque sin la finura de la que hoy hace gala.

La película fue seleccionada en Tribeca y consiguió varias nominaciones a los premios David de Donatello, pero, sobre todo, puso en el mapa a uno de los directores europeos que han hecho y harán historia.

Recomendar a Paolo Sorrentino no supone, a estas alturas, el hallazgo de la última Coca Cola en el desierto. El director italiano contemporáneo más idiosincrásico e incorrecto no necesita presentación ni aval después del éxito de 'La gran belleza' y de recibir la llamada americana con 'La juventud' y la serie 'The Young Pope', en la que Jude Law interpreta a un papa Lenny Belardo, Pío XIII, el primer pontífice estadounidense y al que mejor le sienta la ropa de baño vaticana.

Películas Filmin
El redactor recomienda