¿Qué significa el nuevo 'impeachment' de Trump, que empieza esta semana?
  1. Área privada EC Exclusivo
Q & A

¿Qué significa el nuevo 'impeachment' de Trump, que empieza esta semana?

El Partido Demócrata y una pequeña parte del Republicano acusan al expresidente de incitar a la violencia el pasado 6 de enero. Es poco probable que la acusación prospere

placeholder Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.

Esta semana, empieza en el Senado el juicio político contra Donald Trump por su supuesta “incitación a la insurrección” tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero. Trump se convertirá en el primer presidente de la historia de Estados Unidos en enfrentarse dos veces a un ‘impeachment’, uno de ellos tras dejar la Casa Blanca.

Después de la victoria de Joe Biden y su jura en el cargo el pasado 20 de enero, además de la expulsión del magnate de Twitter, Trump había desaparecido de los focos mediáticos. Sin embargo, el inicio del juicio en la Cámara Alta, donde los demócratas tratarán de demostrar que Trump fue el artífice indirecto de la invasión del Capitolio, promete devolverle de nuevo al centro del universo mediático.

¿De qué se acusa a Trump?

Los congresistas demócratas que impulsaron el ‘impeachment’ a principios de enero fueron muy duros en el escrito de acusación contra Donald Trump, y le atribuyeron “incitación a la insurrección”. Le consideraban “particularmente responsable de la violencia y destrucción” durante los hechos ocurridos el 6 de enero, cuando hordas de seguidores trumpistas rompieron el cerco de la policía y asaltaron el Capitolio. “Su traición [a Estados Unidos] es de proporciones históricas”.

Los demócratas se centran en tres puntos: repetir una y otra vez que había ganado las elecciones; animar a sus seguidores a que siguieran luchando por su futuro, lo que acabaría en actos sediciosos “violentos y mortales”, y, por último, transformar las palabras en hechos tratando de presionar al secretario de Estado de Georgia para que 'encontrara' suficientes votos para ganar allí.

¿No se votó ya?

El pasado 14 de enero, la Cámara de Representantes aprobó el inicio del proceso de ‘impeachment’ con 232 votos a favor (con 10 votos republicanos) frente a 197 en contra. Sin embargo, donde de verdad se decide el resultado del juicio político es en el Senado.

placeholder La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.
La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

“Sabemos que hemos sufrido una insurrección que violó la santidad del Capitolio del pueblo y que trató de revertir la voluntad debidamente registrada por el pueblo americano”, dijo aquel día Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes. “Y sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó a esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país. Debe irse. Es un claro peligro para el país que todos amamos”.

Pero si Trump ya no es presidente

Uno de los grandes debates estas semanas entre juristas estadounidenses es si llevar a cabo un ‘impeachment’ a un presidente que ya no ocupa el cargo es constitucional o no. El equipo de abogados de Trump defiende que es inconstitucional porque el Senado no tiene mandato para poder celebrarlo. Sin embargo, los demócratas advierten de que el delito sucedió durante su periodo como presidente y la votación en la Cámara de Representantes tuvo lugar mientras Trump estaba en la Casa Blanca.

Otro argumento a favor según los demócratas es que, en caso de que el ‘impeachment’ salga adelante, uno de sus posibles resultados sería la prohibición a Trump de volver a presentarse como presidente.

¿Tiene opciones de prosperar el ‘impeachment’?

Pocas. Los demócratas controlan la Cámara de Representantes, pero tras las elecciones senatoriales del pasado 4 de enero, están empatados con los republicanos en la Cámara Alta (50-50). Para que el juicio político prospere, se necesita el apoyo de dos tercios del Senado. Es decir, los demócratas requerirían, como mínimo, que 17 miembros del Partido Republicano rompieran filas y votaran contra Trump.

placeholder El expresidente Donald Trump, con el senador por Kentucky Rand Paul. (Reuters)
El expresidente Donald Trump, con el senador por Kentucky Rand Paul. (Reuters)

El pasado martes, se celebró una votación en el Senado por una moción de Rand Paul, senador por Kentucky, en contra del 'impeachment'. Y, aunque los republicanos la perdieron, era una señal de las dificultades que tienen los demócratas de conseguir que prospere el 'impeachment'. “Es una de las pocas veces en Washington en que una derrota es, en verdad, una victoria”, dijo Rand Paul, senador republicano por Kentucky. “45 votos significan que el juicio del 'impeachment' está muerto antes de empezar”.

Tan solo cinco senadores republicanos votaron en contra de su propio partido: Susan Collings (Maine), Lisa Murkowski (Alaska), Mitt Romney (Utah), Ben Sasse (Nebraska) y Pat Toomey (Pensilvania). Se ha especulado con que algunos senadores conservadores puedan cambiar el destino de su voto tras la presentación de las pruebas por el equipo demócrata, como puede ser el caso del todopoderoso Mitch McConnell, líder del Partido Republicano en el Senado. Sin embargo, como ya explicaba Argemino Barro hace una semana en su blog de La Sala 2, los líderes republicanos están recibiendo muchas presiones para seguir apoyando a Trump.

“Hoy, los poquísimos que se han atrevido con su voto a expresar algún tipo de rechazo a las acciones del presidente (10 en la Cámara de Representantes y cinco en el Senado) están recibiendo todo tipo de presiones internas”, escribía Barro. “La popularidad de la que disfrutaban en sus estados ha bajado y algunos están recibiendo amenazas de muerte. Contra ellos y contra sus familias”.

¿Cuál es la de los abogados de Trump?

La primera enmienda. En su escrito de 14 páginas, el nuevo equipo de abogados del presidente insiste una y otra vez en que Trump estaba ejerciendo su libertad de expresión cuando arengaba a las masas —y repetía una y otra vez el fantasma del fraude—. En ese caso, argumentan, Trump no estaba incitando el asalto al Capitolio y sus discursos estarían protegidos por la Primera Enmienda de la Constitución.

“Si este discurso es considerado como incitación a la insurrección, entonces creo que cualquier ponente político vehemente se encuentra en riesgo”, explicaba en una entrevista uno de los abogados de Trump, David Schoen.

¿Testificará Donald Trump?

El jefe del grupo de los nueve miembros de la Cámara de Representantes que ejercerán como fiscales en el Senado, Jamie Raskin, envió una carta al equipo de abogados de Trump pidiendo que testificara ante juramento en el juicio político. Raskin asegura que quiere hacerle preguntas porque Trump pone en duda algunas “alegaciones factuales”.

Sin embargo, sus abogados se han negado. “Sería una pesadilla para el país”, dijo el republicano y amigo del magnate Lindsey Graham. Los demócratas han advertido de que si no aparece se reservan todos los derechos de usar su silencio como prueba de que las acusaciones de incitación a la insurrección tienen base legal. Desde un principio, era muy poco probable que Trump se prestara, pues si mientes bajo juramento es considerado un delito federal por obstrucción a la Justicia.

¿Qué ocurre si el ‘impeachment’ es aprobado?

Si dos terceras partes del Senado votan a favor del segundo ‘impeachment’ contra Donald Trump, el 45º presidente podría perder sus opciones de volver a presentarse a las elecciones de 2024. Por eso, aunque no se le puede sacar de la Casa Blanca a través de los usuales procedimientos, ya que ha dejado de ser presidente, en el Senado estará en juego el futuro político de Trump.

Esta semana, empieza en el Senado el juicio político contra Donald Trump por su supuesta “incitación a la insurrección” tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero. Trump se convertirá en el primer presidente de la historia de Estados Unidos en enfrentarse dos veces a un ‘impeachment’, uno de ellos tras dejar la Casa Blanca.

Partido Republicano Cámara de Representantes Joe Biden Senado