X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

13 min

Auge y caída del estudio Sindiecate Arts

Despidos y traiciones: los cinco días que mataron a la joya 'indie' del videojuego patrio

Esta es la historia de un derrumbe empresarial en cinco días: el del estudio Sindiecate Arts llamado a ser uno de los referentes del videojuego 'indie' en España

Lo tenían todo para convertirse en un referente del videojuego independiente español y han mutado en un fracaso (más) de los muchos que pueblan la industria patria. Sindiecate, 'publisher' independiente y responsable de Nongünz, lanzado en 2017, nació con la vocación de ser ‘el Devolver Digital español’ pero el sueño resultó ser un amargo espejismo: ninguno de sus empleados sabe nada de Fernando Ortega y Claudia Ancajima, fundadores de la firma que el día 18 de diciembre echaron de repente el cierre a las oficinas y dejaron de pagar las nóminas de sus empleados para, unas semanas más tarde, anunciarles que se habían quedado sin trabajo.

La historia de Sindiecate y de su caída en desgracia lo tiene todo para convertirse en un guión de telenovela: supuestos fraudes laborales, celos, desconfianza, traiciones dentro de la empresa, broncas cuasi a diario en sus últimos días de vida y un final digno de David Copperfield.

También es un buen termómetro para comprender por qué a España le cuesta competir con otros países europeos de nuestro entorno a nivel industrial. Los datos del libro blanco de DEV siguen dejando patente un panorama que se repite año a año: el tejido industrial español se compone de muchos estudios, con muy pocos años de vida y escasos de mano de obra. Faltan actores conocedores del mercado, músculo financiero y una apuesta estratégica para que el sector sea de verdad relevante en España y a nivel internacional. Ese era justo uno de los huecos que Sindiecate pretendía rellenar. Todo resultó ser al final una bomba de humo. Otra más.

Para comprender mejor la historia, es necesario remontarse unos años atrás y conocer las raíces de la firma y a los trabajadores que se enrolaron en sus filas. Fernando Ortega y Claudia Ancajima, pareja en la vida real, decidieron poner en marcha Sindiecate Arts en junio de 2016. Ortega había sido director de grado en ESNE, escuela privada que ofrece formación en videojuegos y otras disciplinas tecnológicas, y tenía una dilatada experiencia en el sector. Fue el fundador de MadeInSpain Games, una comunidad pensada para aglutinar a los desarrolladores españoles y darles apoyo puntual así como para organizar eventos en la que también trabajaba Ancajima, que en Sindiecate se erigió en ‘brand manager’.

Para poner en marcha su sello, Ortega y Ancajima fijaron la vista en Edu Verz. Este desarrollador ‘indie’ tenía un proyecto entre manos llamado ‘Nongünz’, un “nihilista roguelike de acción y plataformas”, tal y como se describe en Steam que estaba desarrollando en su propio estudio, Brainwash Gang. A los tres les unía una buena relación personal desde hacía tiempo. “Siempre habíamos tenido un trato casi de familia, hasta quisieron que oficiara su boda”, recuerda Verz en conversación con Teknautas. Así fue como Brainwash Gang comenzó a desarrollar juegos para Sindiecate hasta que toda relación, profesional y personal saltó por los aires hará cosa de medio año, hacia finales de 2018.

Todo comenzó con un desacuerdo entre Verz, Ortega y Ancajima. El primero consideraba que los segundos no habían realizado bien su trabajo “con la versión de consolas de Nongünz” y les exigió una compensación económica. “Lo entendieron, establecimos una compensación de unos 60.000 euros por las pérdidas que estimamos porque no aparecieran las versiones de Switch y PlayStation 4, pero pasaron los meses y esa compensación económica no llegó”. El motivo del descontento surgió cuando Verz pidió explicaciones: “Me dijeron que en el contrato no había ninguna mención a una compensación a lo que yo respondí que yo no había firmado nada de mi próximo juego. Si nos poníamos en ese plan, yo podía coger mi juego, irme y dejarles sin nada”. Tras esa reunión daría inicio un progresivo deterioro en la relación entre Verz, Ortega y Ancajima que saltó por los aires a mediados de diciembre.

De Nongünz a Damnview

Mientras se solucionaban los problemas económicos de ‘Nongünz’, el equipo de desarrollo liderado por Verz trabajaba en un nuevo proyecto, llamado ‘Damnview’. Todavía hoy en desarrollo, este sandbox pretende reflexionar sobre la hostilidad del capitalismo en occidente a través de “una ciudad decadente”, como reza en su página web.

Pero durante el desarrollo se comenzaron a dar en Sindiecate una serie de prácticas poco saludables de las que algunos miembros del estudio se quejaron abiertamente. “Yo había notado un ambiente tóxico en la oficina y me había quejado a Claudia por las formas y las cosas que se hablaban”, recuerda Carlos Gurpegui, que había llegado al estudio en agosto de 2018 atraído por “una apuesta diferente a lo que se estaba haciendo en España, radicalmente diferente a Badland o el 01 [otros publishers de nuestro país]. Había presupuesto y una visión estética y cultural del videojuego que me parecía diferente porque estaba Edu ahí detrás”.

Gurpegui no fue el único que denunció en voz alta el comportamiento de una de las cofundadoras de la compañía con el resto de trabajadores. Juan de la Torre, que entró en calidad de PR y ‘bizdev’ también en verano, detectó un enrarecimiento paulatino en el ambiente desde su entrada en la firma. “Era como una telenovela de Netflix. A los que no teníamos nada que ver con las broncas nos ponían en medio. ¿Por qué me contaba mi jefa cosas de otro empleado? Que lo solucionara con él. Si enjuiciaba en público a otros, qué diría de mí cuando me fuera por la puerta”.

De la Torre, de hecho, recuerda un caso concreto en el que le pidieron que llamara a un empleado para reprocharle una conducta poco profesional. “Les dije que no deberían hacer juicios públicos y que lo deberían hablar con él”. Según de la Torre, la respuesta de Ortega fue tajante: “Dijo que lo que realmente pasaba es que me jodía escucharlos. ¡Yo sólo iba a hacer mi trabajo! Si tenían un problema con él, que se lo dijeran”.

Los meses pasaron, llegó el otoño y el clima en Sindiecate no mejoró. Al contrario. “Empezó a fallar cuando comenzó a haber electricidad entre ellos y Edu, que es el hijo pródigo, y ese cortocircuito nos salpicó a todos”, afirma de la Torre. Y el cortocircuito se convirtió en incendió durante el fin de semana del 15 y 16 de diciembre. Lo que viene a continuación es la historia de un derrumbe empresarial en cuestión de cinco días.

Los fundadores de Sindiecate Arts: Fernando Ortega y Claudia Ancajima.

Teknautas ha tratado de ponerse en contacto con Ortega y Ancajima por diversos medios sin obtener respuesta de ellos. Hasta la fecha, toda la información obtenida la ha facilitado su abogada, que asegura ambos se encuentran en Perú aunque se desconoce cuándo van a regresar a España.

El principio del fin

Según los trabajadores de Sindiecate, un programador y un artista de ‘Damnview’ recibieron una llamada de Ancajima y Ortega durante la madrugada del viernes al sábado “para preguntar si podían terminar el juego sin mí”, explica Verz. “Estuvieron tanteando cómo de prescindible era yo para que el juego saliera adelante y les ofrecieron un contrato si eso sucedía [el programador, Fernando Labarta, trabajaba sin contrato mientras que el artista, Sergio Hernández, lo hacía en calidad de ‘freelance’]. Como no había nada firmado, querían apropiarse del juego. Le dijeron que tenía problemas con el alcohol y las drogas, que mi novia me tenía la cabeza comida y que por eso pedía dinero y, a cambio de pasar a dirigir el juego, les ofrecieron una suma económica adicional”.

Tras la llamada, programador y grafista se pusieron en contacto con Verz el día siguiente para explicar lo sucedido. Verz, además, fue requerido en las oficinas el domingo por la tarde. En ese momento, surgieron las primeras hostilidades con Ancajima: tras una tensa reunión en la que el creador de Damnview amenazó con dejar la empresa, Ancajima “pidió perdón entre lágrimas” y le emplazó a verse en las oficinas el lunes para continuar con su trabajo. Pero ese lunes la oficina de Sindiecate no abrió sus puertas.

A las 7 de la mañana nos llegó un mail para que nadie fuera a la oficina. Nos daban el día libre”, señala Verz. Los empleados, sorprendidos ante la noticia, se reunieron en una cafetería en lo que se convirtió “en una especie de reunión de alcohólicos anónimos”, como ilustra Gurpegui, en la que todos fueron explicando su relación con la dirección en relación con los comportamientos “tóxicos” descritos en los párrafos anteriores y en la que se descubrieron las prácticas laborales de la empresa: “Gente sin contrato durante años, otros en nómina pero sin estar dados de alta en la seguridad social, falsos autónomos…”.

Al llegar a las oficinas, los empleados se encontraron con las puertas cerradas. Todos habían quedado de vacaciones de repente

El resultado de esa reunión fue tajante: “Llamamos a Ortega y le exigimos que Claudia no podía seguir en la empresa. Y que si no quería despedirla, que siguiera en un puesto administrativo pero que no apareciera por la oficina”. Más tarde ese día, y tras una reunión “de dos horas” con Ortega, este justificó que no podía despedir a Ancajima aunque los empleados tuvieran razón. Después de ese encuentro llegó otro correo electrónico con una respuesta rotunda a la propuesta. “La empresa comunica a todos sus trabajadores que NO (sic) se va a realizar ningún cambio en la dirección de la empresa, que las directrices van a seguir siendo las mismas con las que se ha regido siempre, y que así van a continuar”, reza el comunicado al que ha tenido acceso Teknautas. Sindiecate se había convertido en un polvorín que amenazaba con explotar el día siguiente, martes 18 de diciembre.

Pero al llegar a las oficinas, los empleados se encontraron con las puertas cerradas y un nuevo correo electrónico, enviado por una gestora, en la que se les comunicaba que todos los trabajadores iban a tener vacaciones desde ese día 18 hasta el 7 de enero. Tras negociar con Ortega y Ancajima, el equipo de Sindiecate logró concertar una reunión para esa misma tarde en las oficinas para solucionar de una vez por todas sus discrepancias. Y fue ahí cuando todo voló por los aires.

Sindiecate explota

“Fue como una pelea de 'Street Fighter’”, ilustra de la Torre. “Lo que parecía que iba a ser ligero acabó con amenazas de muerte, hostias a cristales, escupitajos… todo por mí parte. Y quiero que se cuente”, lamenta Verz. Lo que sucedió en las siguientes ocho horas fue un diálogo de sordos en el que Ancajima y Ortega, apoyados en una supuesta mediadora que, según los trabajadores, “estaba de su parte”, negaron de manera constante todas las acusaciones de sus empleados y tampoco dieron su brazo a torcer respecto a las pretensiones de que Ancajima abandonara la firma.

Estábamos en la terraza llorando y pensando: ‘quiénes son estas personas y por qué nos quieren hacer esto?’. Horrible. Lo peor que me ha pasado en la vida de lejos”, ilustra de la Torre que, junto a Gurpegui, presentó su dimisión ese mismo día. La temperatura subió hasta tal punto que uno de lo presentes recuerda haber escuchado a algún trabajador del estudio asegurar que haría lo posible “para que no hicieran un juego en su vida y no volvieran a trabajar en la industria del videojuego”.

Tras la maratoniana junta, las partes parecieron llegar a un acuerdo: los trabajadores se quedaban con la IP de ‘Damnview’ y, a cambio, ofrecían a Sindiecate un porcentaje de las ganancias “para que recuperaran parte de la inversión que habían realizado” y que acordarían más adelante. Una negociación que nunca se produjo ya que en una llamada de teléfono con Ortega y Ancajima el día siguiente, miércoles 19, ambos se negaron a encontrar una solución o poner una fecha para hacerlo. Ortega ofreció hacerlo después de las vacaciones, que finalizaban el 7 de enero, y esa fue la última comunicación que ambos tuvieron con la plantilla de Sindiecate. Ortega y Ancajima no han contestado al teléfono ni al correo y sólo se han dejado ver en un pequeño reducto: “Se querían ir de vacaciones sí o sí. Nos llevaban dando la lata dos meses. Estuvieron paseando por Milán y Praga mientras lo subían a Instagram”.

En la calle y sin finiquito

Pasada la Navidad y las vacaciones de Sindiecate, los trabajadores recibieron una nueva sorpresa vía correo electrónico, recuerda Verz: “El 8 de enero nos llegó un correo de la gestora que decía que todos habíamos dimitido en el puesto de trabajo. Yo no lo hice, sólo lo hicieron dos personas [Gurpegui y de la Torre]. Intentaron jugar esa carta para no tener que pagar finiquitos”.

Los empleados fueron convocados unos días más tarde para firmar renuncias y finiquitos. “Me correspondían 18 días de diciembre y vacaciones no disfrutadas en el finiquito, unos 800 y pico euros que no he cobrado ni voy a cobrar”, se resigna Gurpegui. “Claudia dejó de responder mails. Le escribí durante tres semanas cada día y nunca contestó”, apunta Verz. La empresa ha desaparecido de la noche a la mañana dejando en la calle a una docena de personas, sin pagarles el sueldo de diciembre ni los finiquitos correspondientes. Según los empleados, las deudas ascienden a unos 30.000 euros.

Parte del equipo de Sindiecate Arts. (Foto: Sindiecate Arts)

En ese cifra también se incluye un tráiler para ‘Damnview’ que se encargó a Sunshine Animation Studio y por el que se adeudan “unos tres mil y pico euros”, reconoce Iván Carmona, miembro del estudio. Carmona, como los miembros de Sindiecate, no ha vuelto a tener noticias de la dirección como tampoco la han tenido los dueños del Dock, bar situado en la ría de Bilbao en el que Sindiecate celebró una fiesta durante el pasado Fun & Serious Festival por valor de algo más de 1.100 euros y que tampoco se ha abonado. “No se les cobró nada por adelantado y desde que explotó todo han desaparecido. Les he escrito cordialmente para que no me salpiquen los problemas empresariales. Da rabia, lo que iba a ser una buena noche para la economía del garito…”, lamenta Arturo Monedero, desarrollador de vidoejuegos y uno de los dueños del local.

Los ya ex trabajadores de Sindiecate y Brainwash Gang siguen luchando por mantener en pie el estudio y sacar adelante el juego. Por el momento, hay dos juicios pendientes relativos a la situación laboral de los trabajadores (y otros dos pendientes de trámite) y resta por ver qué sucederá con la propiedad intelectual de Damnview ante la ausencia de contratos firmados en su día entre Verz, Ortega y Ancajima.

Tras el escándalo ocasionado por los problemas económicos de Badland, que forzaron la renuncia de Luis Quintans como presidente de DEV, el cierre de Sindiecate es otro torpedo a la línea de flotación del videojuego español. Otro más.

Hoy en portada