X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

5'

los 'mossos' díscolos esperan represalias

"Lo que estamos pidiendo es casi un asilo político; no podemos salir de aquí"

Los decenas de miembros de los Mossos d'Esquadra que se muestran contrarios a la politización del cuerpo alzan la voz en foros reducidos y con la boca pequeña en una suerte de revolución silenciosa cada vez más extendida. Se sienten vigilados y tienen miedo a las represalias que a su juicio llegarán sin ninguna duda cuando se calme la tormenta. "Estamos seguros de que, cuando todo se tranquilice, volverán los expedientes, las presiones en el servicio y las represalias", explica uno de los portavoces de este grupo, que no comulga con los actuales mandos de la corporación y que prefiere permanecer en el anonimato precisamente para no tener más problemas de los que ya sufre en su día a día.

"Pedimos prácticamente un asilo político; no podemos salir de aquí", añade este funcionario para insistir en la reclamación de una pasarela que les permita acceder a la Policía Nacional en condiciones favorables. Por el momento, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, no se ha pronunciado con claridad sobre la petición de estos 'mossos', que están haciendo llegar mensajes al Gobierno a través del sindicato Agrupación Reformista de Policías (ARP) para que desarrolle un punto previsto en la ley que por el momento no ha sido regulado. El responsable de Interior se ha limitado a señalar que "no es una prioridad", pero que tampoco lo descarta.

Mientras, continúa creciendo la lista de 'mossos rebeldes' que abogan por un regreso a los principios profesionales de la institución. El coordinador general de ARP, Luis Miguel Lorente, asegura que ya han perdido la cuenta de los funcionarios que llaman o escriben interesándose por salir del cuerpo policial catalán de forma digna. "Al principio eran medio centenar, pero como ya ellos pueden hacer el trámite a través de nuestra web, descargarse el documento tipo y ponerse en contacto con sus compañeros, pues ya no lo contabilizamos", explica Lorente, quien afirma en cualquier caso que el número supera con mucho el centenar y la iniciativa ha sobrepasado incluso el ámbito de los Mossos.

"Nos están llamando también 'ertzainas' o policías forales de Navarra interesándose por la pasarela; es un goteo continuo y diario de llamadas y correos que recibimos", asegura el coordinador de ARP, sindicato que hace unos días pidió la dimisión del 'major' de los Mossos, Josep Lluís Trapero, precisamente por este "desamparo" que sufren sus subordinados. "Los mandos ya saben que no somos de su misma opinión", subraya el representante de los Mossos que prefiere permanecer en el anonimato. "Nosotros creemos que tenemos que servir a todos los ciudadanos, no solo a un grupo, porque somos la policía de todos", insiste el funcionario.

Lorente explica que ARP pidió el cese de Trapero después de solicitar el pasado 3 de octubre "apartar al mando único de las fuerzas de seguridad en Cataluña", Diego Pérez de los Cobos, por entender que fue corresponsable del dispositivo de seguridad y las operaciones policiales del día del referéndum tan criticadas por una parte de la sociedad catalana y por el propio delegado del Gobierno en la comunidad autónoma.

Los promotores de la iniciativa —alrededor de una veintena— ya han conseguido conectar con otros 'mossos' descontentos con la deriva independentista que está impregnando la corporación, extremo que no resulta fácil para ellos, dado que tienen miedo de ser descubiertos por sus superiores y que estos tomen "represalias", como explica el entrevistado, que no ve otra salida que la de que Interior habilite la mencionada pasarela para que estos se incorporen a la Policía Nacional. El aterrizaje de los 'mossos' no supondría un impacto en la Policía Nacional, según entienden los propios funcionarios catalanes, dado que este se llevaría a cabo de forma gradual y sin perjudicar a los policías.

No en vano, los 'mossos' consultados están dispuestos a permanecer en Cataluña —uno de los destinos que menos quieren aceptar los policías nacionales— durante el tiempo que sea necesario antes de trasladarse a otros destinos. Es en esta comunidad autónoma donde todos ellos llevan años trabajando y donde han construido su vida personal. "Es mucho tiempo dedicado a este cuerpo, pero no vemos otra salida que la de que se abra esta posibilidad; quizá no terminemos utilizándola, pero el hecho de que esté ahí nos asegura que podemos actuar con profesionalidad en todo momento, ya que si hay presiones, podemos salir", explica el funcionario catalán.

El ambiente en los Mossos d'Esquadra se ha enrarecido desde que comenzó la actuación de esta corporación policial a raíz de las primeras manifestaciones de finales de septiembre con motivo del referéndum ilegal que convocó la Generalitat para el pasado 1 de octubre. Las indicaciones de la cúpula de la institución de no cumplir los mandamientos judiciales enturbiaron la atmósfera profesional y generaron un tremendo malestar entre algunos funcionarios. La Guardia Civil, de hecho, en el marco de la causa que dirige la Audiencia Nacional, está investigando la actuación de los Mossos esos días. En paralelo, una decena de juzgados de Cataluña rastrea esas mismas inacciones de los policías autonómicos.

Hoy en portada