denuncian presiones y utilización política

Rebelión silenciosa en los Mossos: llamadas y cartas a Interior para convertirse en policías

Un grupo de agentes autonómicos se organiza en secreto para pedir al ministerio que agilice la norma que les permite pasar a ser policías nacionales y otros llaman por teléfono para interesarse

Foto: Los Mossos d'Esquadra vigilan el Parlamento de Cataluña. (Reuters)
Los Mossos d'Esquadra vigilan el Parlamento de Cataluña. (Reuters)

Un número indeterminado de Mossos d'Esquadra está pasando los peores días de su vida profesional desde que el pasado 20 de septiembre comenzaran los registros y las detenciones relacionadas con el referéndum ilegal promovido por los independentistas. Han sufrido "presiones" para desobedecer el mandato judicial de impedir la celebración de la consulta, "amenazas veladas" de que si no demostraban fidelidad al proyecto del Govern serían castigados con la apertura de expedientes y "persecuciones" que estarían llevando a sus mandos a elaborar "listas negras" conformadas por supuestos "españolistas".

Así se lo han transmitido una veintena de estos 'mossos' —entre los que se encuentran mandos y responsables de diversas unidades— al Ministerio del Interior, a través de una carta a la que ha tenido acceso El Confidencial y que revela la "injusta rotura" que está sufriendo el cuerpo de los "principios básicos y elementales que han de primar" en la profesión policial en favor de los criterios políticos. Estas presiones, según denuncian los funcionarios, están derivando en consecuencias "infernales para los agentes y sus familias", lo que a juicio de los firmantes solo tiene una salida, la de agilizar los trámites que permitan a los 'mossos' acceder a la Policía Nacional, vía que contempla la Ley 9/2015 que regula el régimen de personal de la corporación.

Los 'mossos' que respaldan la misiva —transmitida al departamento de Juan Ignacio Zoido a través del sindicato Agrupación Reformista de Policías (ARP)— entienden que esta posibilidad de convertirse en policías nacionales con cierta celeridad no conllevaría necesariamente el paso de decenas de agentes autonómicos a la Policía Nacional, sino sobre todo el que los funcionarios regionales pudieran llevar a cabo su labor profesional con "más tranquilidad", sabedores de que esa puerta está abierta y de que, en caso de sentir presiones, podrían cruzarla.

En declaraciones a El Confidencial, uno de los portavoces de estos 'mossos' asegura que él representa a policías autonómicos de todas las sensibilidades políticas e ideologías que lo único que quieren es poder llevar a cabo su labor con el criterio profesional como única guía. "La política debería quedarse al margen", añade el agente, quien admite que tanto él como sus compañeros llevan esta iniciativa en secreto "por temor a represalias". "Muchos padecemos la apertura de expedientes, amenazas y dificultades para hacer nuestro servicio", asegura el funcionario, que confiesa haber tenido "enfrentamientos verbales con compañeros" durante estos últimos días.

"Los que primamos la profesionalidad somos mayoría en el cuerpo; incluso los que admiten ser independentistas impiden mezclar su ideología con su trabajo", añade el 'mosso' que capitanea esta iniciativa, quien afirma haber sentido "vergüenza hacia el uniforme" ante las imágenes que mostraban a los 'mossos' dejando de hacer sus funciones, instantáneas que la Guardia Civil puso sobre la mesa de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela en el marco de la causa que instruye la magistrada y que investiga si algunos altos cargos de la Generalitat han incurrido en un delito de sedición.

Rebelión silenciosa en los Mossos: llamadas y cartas a Interior para convertirse en policías

El 'mosso' entrevistado por El Confidencial explica que nunca ha habido problemas con la Guardia Civil o con la Policía Nacional, que siempre han tenido un trato personal con sus miembros sin problema alguno y que las incomodidades han llegado cuando se han ido imponiendo los criterios políticos de algunos mandos de la corporación, que estos días "han actuado en connivencia" con los dirigentes independentistas. "Somos la policía de todos y no solo de un grupo, y nos han utilizado como la policía de un grupo", agrega el 'mosso', quien considera que todo podría haberse evitado ocupando los colegios la noche previa al 1 de octubre. "Era más fácil evitar que la gente entrara que luego sacar uno a uno a todos los que habían accedido", opina el agente, que no se ve ni mucho menos solo en la petición de agilizar la denominada pasarela hacia la Policía Nacional.

Hay movimientos similares al que lidera en muchas zonas de Cataluña, asegura el funcionario, quien entiende que no es fácil para los que piensan como él organizarse, dada la persecución que están realizando los mandos. "No tenemos pruebas de que estén llevando a cabo listas negras para tomar represalias, pero sí de algunas presiones que se están realizando, y llegará el momento de denunciarlas", anuncia el agente, quien explica que se puso en contacto con la Agrupación Reformista de Policías porque los conocía de contactos personales y porque desde el principio les apoyaron sin fisuras, un interés que no mostraron otros sindicatos.

"Somos un sindicato que se dedica a buscar soluciones y no a generar problemas, como otros; por eso acuden los 'mossos' a nosotros como mediadores, porque es evidente por nuestra posición pública y notoria, en consonancia con nuestros principios estatutarios, es que mejore la convivencia social y que además no haya agentes de las fuerzas de seguridad y colectivos que se encuentren desatendidos en clara indefensión jurídica ante la incertidumbre de la situación actual", subraya Luis Miguel Lorente, coordinador general de ARP.

Rebelión silenciosa en los Mossos: llamadas y cartas a Interior para convertirse en policías

Los 'mossos' que respaldan la iniciativa no pretenden que el Gobierno central facilite ningún privilegio para los que quieran pasar a ser policías nacionales, e incluso están dispuestos a someterse a la formación que considere oportuno el Ministerio del Interior y a que los policías autonómicos pasen un tiempo en Cataluña nada más incorporarse, dado que es un destino no demasiado querido por los policías nacionales. "No queremos molestar a ningún compañero", afirma el 'mosso' entrevistado, quien resume que todo es cuestión de "voluntad política".

En la misma línea, desde el Ministerio del Interior admiten haber recibido diversas llamadas telefónicas de 'mossos' que han mostrado su interés a título personal por convertirse en policías nacionales y por ver las posibilidades que existen de hacerlo con rapidez. Todos ellos, aseguran desde el departamento dirigido por Zoido, han explicado que estarían muy dispuestos a pasar la pasarela y, por lo tanto, a que el Gobierno agilice los trámites que lo permitan.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios