9 min

de cara al 1-o

De Rafa Nadal a Mireia Belmonte: voces del deporte sobre el referéndum catalán

12.09.201715:03 H.

Algunos deciden ser claros y otros prefieren no mojarse. El caso es que opinar sobre la independencia de Cataluña es algo que han tenido que hacer o, que al menos se ha querido que hicieran muchos de los grandes deportistas catalanes de nuestra época. Se trata de un tema que genera una profunda división de opiniones y que un deportista de élite, que en muchas ocasiones representa a la selección nacional fuera de las fronteras españolas, puede suponer un problema.

No obstante, algunos deportistas españoles también han manifestado su opinión con respecto a la situación que vive la comunidad autónoma en su lucha por la independencia. En El Confidencial hemos recogido las opiniones de diferentes hitos del deporte nacional en un momento clave para Cataluña.

Mireia Belmonte (Badalona, 1990), una de las leyendas de la natación española, fue clara al asegurar que no le gusta opinar sobre el asunto catalán. "Se va a mojar con Cataluña?", le preguntaba 'El Mundo' en una reciente entrevista. "La verdad es que de ese tema no me gusta opinar. Siempre digo que Cataluña es España" fue su respuesta.

Menos ambiguo ha sido siempre sobre esta cuestión Pep Guardiola (Sampedor, 1971), entrenador del Manchester y estrella invitada del primer acto que celebró el independentismo catalán en la última etapa del 'procés'. Arduo defensor de la secesión, Pep, sentado entre el ‘president’ Carles Puigdemont, y el ‘vicepresident’, Oriol Junqueras, leyó un corto discurso en catalán, castellano e inglés, en el que defendió el derecho a decidir por el futuro de Cataluña.

"Intentamos acordar 18 veces y la respuesta ha sido no, ignorando y despreciando la mayoría absoluta que existe en el ‘Parlament’”, afirmó el técnico. “Los catalanes somos víctimas de un Estado que puso en marcha una persecución política impropia de una democracia, en el que un ministro del Interior conspira contra la sanidad catalana, que pone en marcha unidades de policía política que elaboran pruebas falsas contra nuestros gobernantes, que inhabilita al presidente de la Generalitat por poner las urnas…”.

Pep, junto a Puigdemont (EFE)

Después de que el FC Barcelona emitiera un comunicado en el que mostraba oficialmente su apoyo al Pacto Nacional para el Referéndum con el objetivo de respaldar la celebración de un referéndum "sobre el futuro político de Cataluña", la vista se enfocó directamente en el central culé Gerard Piqué (Barcelona, 1987), que mostró tácitamente su apoyo a la consulta catalana haciendo 'retuit' del comentario de la cuenta del club.

Sin embargo, Piqué ya se había mostrado favorable anteriormente al acto de la consulta en sí. "Yo soy español, mi mujer es mitad libanesa y mitad colombiana, mis hijos son catalanes, españoles, libaneses y colombianos. Estamos en un munto dtan global que ponerse en un sitio y otro es perder el tiempo", aseguraba en una entrevista al dominical 'Papel'. Sin embargo, matiza: "No tiene nada que ver estar a favor del referéndum con estar a favor de la independencia. Hay muchísima gente que ha apoyado el referéndum, en Cataluña y en el resto de España, y que está en contra de la independencia".

Si bien los hermanos Gasol ya hicieron público su apoyo a la consulta años atrás, el mayor de los hermanos, Pau (Barcelona, 1980), volvió a hacerlo este verano, de cara a la votación del próximo 1 de octubre. "Siempre soy partidario de votar", dijo en una entrevista en el programa 'Fora de sèrie' de la televisión catalana TV3. "No sé si hará (el referéndum), pero yo soy siempre partidario de votar, de ejercer tu derecho y de tener una opinión sobre una posible situación social que te afectará a ti, a tus amigos y a tu familia".

Igual de comprensivo es Rafa Nadal (Mallorca, 1986) que si bien no es catalán, se declara "muy cercano" a Cataluña, pero quien no quiere ver a una comunidad catalana desvinculada de España. De los mejores deportistas de la historia, sino el mejor, con diez Roland Garros, dos Wimbledon, dos US Open y un Open de Australia, además de cuatro Copas Davis y un oro olímpico, Nadal explica ese sentimiento de cercanía con la comunidad catalana por varias razones: "Soy de Mallorca, hablo el mismo idioma, tengo dos pisos en Barcelona y me siento muy cercano a Cataluña", señala.

"Ahora bien, no entiendo tanto problema, tanta confrontación, Cada uno debe ser libre de sentir como quiera. Si yo quiero ser algo no es que odie a los de enfrente. Respeto a quienes quieren la independencia. A mí, como español balear, no me gustaría que Cataluña fuera independiente, querría que continuase dentro del Estado, del territorio español, porque siempre lo he vivido así. No lo visualizo y no me gustaría (...) pero si sucede lo contrario lo aceptaré", señaló.

En una entrevista concedida a 'El Mundo' a propósito del último US Open, Nadal fue más contundente en su respuesta. "¿Te preocupa lo que pase el 1 de octubre en Cataluña?", le preguntaron. "A todos nos debería preocupar, al que no le preocupe es que no tiene a España como es España en mente", respondió. El tenista mallorquín reconoce que existe un "conflicto" que es "difícil" de solucionar pero que es necesario "hacer un esfuerzo" porque "juntos somos más fuertes".

"Lo del 1 de octubre —en referencia a la consulta— no se debería producir. Entiendo que cada uno tiene que respetar las leyes, y no se las puede saltar. Yo no me puedo saltar un semáforo en rojo porque no me parezca correcto ese semáforo", agregó.

Entretanto, Ona Carbonell (Barcelona, 1990), capitana del equipo nacional de natación sincronizada, después de unas declaraciones a Radio 4 en las que indicó que “si tuviera que escoger, escogería la nacionalidad catalana”, subrayó unas horas más tarde que tenía “ilusión de defender, como siempre he hecho desde hace ya 10 años, a la selección española de natación sincronizada. Estoy orgullosa de representar lo mejor que puedo al deporte español y catalán en la élite mundial y mi compromiso es seguir haciéndolo como siempre he hecho”. Desde entonces, no ha trascendido ninguna opinión sobre el 1-O.

Márc Márquez (Cervera, 1993) siempre ha defendido sentirse catalán y español. "Soy catalán, porque vivo en Cataluña, pero me siento español porque está dentro de España. Así de sencillo. Es como un andaluz, que se sentirá andaluz y español, y él si saca la bandera andaluza seguramente no pasaría nada. Pero con la situación que hay pasa esto y tenemos que ir con pies de plomo. Yo corro en la pista por mi afición y mi afición se representa con el 93”, se sinceró en una entrevista a AS, utilizando un argumento que ha repetido en más de una ocasión.

El taekwondista Joel González (Figueras, 1989) es más claro. "Lo único que hacen es sacarse la foto conmigo", así criticaba abiertamente a la Generalitat de Cataluña por no haber recibido una beca para deportistas a pesar de sus logros —campeón olímpico en Londres en 2012, doble campeón del mundo en 2009 y 2011, doble campeón de Europa en 2010 y 2012, además de otros segundas y terceras posiciones— en una entrevista en El Confidencial.

En otra entrevista, en el portal LOC, González quitaba hierro a la pregunta sobre con qué bandera competiría en caso de que se independizara Cataluña. "Hay otras coasas más importantes de las que preocuparse ahora. Me siento feliz de ser catalán y de escuchar el himno español en el podio. Se está jugando a los extremos cuando la mayoría de los catalanes aprecia a Cataluña tanto como a España. Y esa mayoría ha sido desplazada. Ahora, si no eres indendentista eres facha", explicaba. Y así lo ha hecho saber en más de una ocasión.

También por la combatibilidad entre el sentimiento catalán y español se ha mostrado el centrocampista del Chelsea Cesc Fàbregas (Arenys de Mar, 1987) quien ya defendió de cara a la consulta del 9 de noviembre de 2014 la libertad de "mostrar los pensamientos" de cada uno a través de una votación. "En mi caso, me siento catalán como el que más, pero miro mi pasaporte y soy español. Estoy orgulloso de jugar con mi selección", dijo entonces.

Marc Crosas (Tampico Madero): Soy independentista pero no hablaré mal de EspañaEntretanto, Marc Crosas (Sant Felíu de Guíxols, 1988), actual jugador del mexicano Tampico Madero, sí es uno de los que más ha defendido la independencia de Cataluña. De cara al 9-N, ya en México, declaró al diario 'Marca' que "por sentimientos" sentía "muchas más raíces con México que con España". "Si me hablases de Cataluña quizá estaría más empatado, pero a día de hoy digo que soy catalán, pero prefiero jugar con México que con España. Eso sí, yo era el más feliz de todos cuando España ganó el Mundial", señaló.

Sin embargo, en otra entrevista, en el mismo diario deportivo, se definió a sí mismo como independentista. En primer lugar, subrayó que "lo de mezclar fútbol y política es la mayor mentira que existe en España" porque "el fútbol es política". "¿Es independentista?", le preguntan. "Sí, soy nacido en Girona y bilingüe. Mis abuelos son de Málaga y Madrid, si bien eso no quita el sentimiento catalanista que siempre tuve (...). Pero nunca hablaré mal de España. Mis antepasados son nacidos en España, pero yo soy catalán".

Johan Cruyff (Ámsterdam, 1947 - Barcelona, 2016) también quiso dejar su opinión sobre una eventual independencia de Cataluña, y lo hizo en su libro 'La Autobiografía', publicado después de su muerte, en el que expone su postura sobre el 'procés': "Igual que hace 40 años, se discute si Cataluña debe separarse de España o no", explica. "La cosa está 50-50: es decir, en caso de secesión dividiría al pueblo. ¿Es eso lo que buscan?".

El holandés ya se había mostrado concluyente cuando surgió la polémica de las pitadas al himno durante la Copa del Rey. "Pitar el himno nacional es una desgracia absoluta y total, además de una falta de respeto", señaló entonces Cruyff, referente del barcelonismo, antes de agregar que considera que a quien actúa de este modo "le falta un tornillo".

Hoy en portada