Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

CIRCUNDANDO "LO GRIS"

Qué es la grisexualidad y por qué apenas se habla de ella

Se trata de una orientación englobada dentro del espectro de la asexualidad que viene definida por solo sentir atracción sexual hacia otros en momentos muy concretos

3'

En los últimos años, se han popularizado un montón de términos para designar la orientación sexual de una persona en todos sus espectros. Uno de ellos es la grisexualidad, que como su nombre indica, alude a una cuestión de grises, ni negros ni blancos. ¿Esto qué supone? Designa a aquellas personas que no tienden a sentir deseo por otras, así como tampoco están faltos de líbido. ¿Entonces? Solo sienten atracción por otros en determinadas y muy selectivas circunstancias.

"Aquellas personas que se identifican con la grisexualidad tienden a sentir atracción sexual en pocas ocasiones, con un nivel bajo de intensidad o bien solo en situaciones muy específicas", explica Sarah Melancon, socióloga y sexóloga, en la revista 'Health'. No se sabe la procedencia ni el origen exacto del término, pero viene usándose desde hace años dentro de la comunidad asexual, ya que posee ciertas similitudes con esta otra orientación o por lo menos, tienen más cosas en común con los alosexuales, aquellos que sí que sienten una importante carga de atracción.

"Aquellos que siempre han pensado que son demasiado introvertidos, les diría que lean y estudien sobre lo que sienten"

"Es el primo hermano de la asexualidad", prosigue Melancon. En un artículo publicado en la revista 'Mic' en 2015, la pedagoga sexual Sari Locker argumentó que las personas grisexuales "sienten que están dentro del área gris entre la asexualidad y el interés sexual más convencional". Si ya es difícil identificar a las personas asexuales, las cuales evidentemente tienden a camuflarse entre la inmensa mayoría que se declara o por defecto es alosexual, los grisexuales son una minoría dentro de este grupo.

Ni negros ni blancos

En 2015 la plataforma 'The Ace Community Survey' publicó el primer gran censo asexual con el objetivo de visibilizar a este colectivo: el 15% de los encuestados declararon sentirse en el lado gris. Dentro de ellos, alrededor del 50% declararon sentir atracción en muy raras circunstancias por el género opuesto, seguidos de los queer (16,6%), bisexuales (12,5%), pansexuales (11,2%), lesbianas (solo un 3%) y gays (un 2,8%). Por tanto, la grisexualidad se trata de una orientación múltiple que viene definida por solo sentir deseo o atracción sexual en momentos muy concretos y determinados.

Los grisexuales sufren de una gran invisibilización al ser englobados dentro de la orientación asexual, de ahí que muchos vivan sin saber que lo son

Una de las preguntas más comunes a la hora de hablar de personas que circundan 'lo gris' es si pueden enamorarse de otras personas o sentir una atracción que va más allá de lo sexual y se interna en lo romántico. Al sentir solamente deseo en situaciones muy esporádicas y concretas, podemos pensar que no experimentan una atracción romántica. Evidentemente, el sexo está relacionado con el sentimiento amoroso o romántico, pero no es lo mismo, por lo que a este respecto podríamos decir que cualquier persona puede enamorarse pero no todas sentirán una atracción sexual. El amor es plenamente libre, pues también amas a miembros de tu familia y amigos, lo único que cambian son las formas.

"Aquellos que siempre han pensado que son demasiado introvertidos, les diría que lean y estudien sobre lo que sienten", aconseja Beverly D. Buchanan, terapeuta matrimonial de Minnesota. "Mucha gente les dirá que 'salgan' y que 'encuentren a alguien', pero eso es muy desalentador cuando sienten que son diferentes a los demás. Es más fácil salir del armario de la grisexualidad una vez que tienes la suficiente información para sentirte seguro de tu identidad, o al menos lo suficientemente seguro como para hablar de ella".

¿Qué hacer en caso de que inicies una relación con alguien grisexual y aparezcan los típicos temores? "La comunicación es crucial", recalca la terapeuta. "Trata de tener conversaciones honestas sobre la frecuencia con la que ambos necesitan o desean tener relaciones sexuales y hablad sobre actividades que puedan ser alternativas al sexo corriente, como abrazos o masajes

Hoy en portada