Es noticia
Menú
¿Por qué la gaseosa hace burbujas? La respuesta está en la ley de Henry
  1. Alma, Corazón, Vida
Curiosidades

¿Por qué la gaseosa hace burbujas? La respuesta está en la ley de Henry

La llegada de los refrescos modernos con gas se remonta al clérigo y científico inglés Joseph Priestley, apodado "el padre de la industria de los refrescos"

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El burbujeo danzante y hormigueante de la soda ha deleitado al mundo durante siglos. Pero, ¿cuál es el secreto de estas burbujas?

La efervescencia de los refrescos está formada por burbujas de dióxido de carbono, o CO₂. Las bebidas carbonatadas se infunden con este gas incoloro e inodoro a altas presiones durante su producción hasta que el líquido se sobresatura con el gas.

Las bebidas naturalmente carbonatadas, como la cerveza y la kombucha, que dependen de la fermentación para su efervescencia, existen desde hace mucho tiempo. Pero la llegada de los refrescos modernos con gas se remonta al clérigo y científico inglés Joseph Priestley, apodado "el padre de la industria de los refrescos", por desarrollar un aparato de carbonatación en 1772, según Britannica. En 1794, el joyero suizo Jacob Schweppe ya vendía aguas minerales artificiales carbonatadas a sus amigos de Ginebra.

Foto: Bebidas gaseosas, un placer progresivamente venenoso

Al principio, el agua carbonatada embotellada se utilizaba con fines medicinales, señala Britannica. Más tarde se añadieron sabores: jengibre hacia 1820 y limón en la década de 1830. En 1886, el farmacéutico John Pemberton de Atlanta (Georgia) inventó la Coca-Cola, la primera bebida de cola.

La carbonatación no solo produce una espuma danzante, sino que también reacciona con el agua para generar ácido carbónico, lo que da un sabor ligeramente picante.

Cuando los refrescos se embotellan, se mantienen muy fríos porque el dióxido de carbono se disuelve mejor en la gaseosa a bajas temperaturas.

La ley de Henry

Una vez que la soda se infunde con dióxido de carbono, el gas se escapa efervescentemente debido a un principio de la química física conocido como ley de Henry, propuesto por el químico británico William Henry en 1803, según Britannica. La ley de Henry establece que la cantidad de un gas disuelto en un líquido es proporcional a la presión de ese mismo gas en el entorno del líquido.

Debido a la ley de Henry, y a la presión del gas atrapado en la parte superior del recipiente sellado, el dióxido de carbono que se disuelve en la bebida permanece dentro del líquido.

Sin embargo, cuando se abre un envase de refresco, el carbono presurizado se libera en el aire. Este gas de ventilación produce el silbido característico que uno espera oír de una botella o lata de refresco recién abierta. Si una lata o botella ha sido agitada o alterada de alguna manera antes de ser abierta, el gas atrapado dentro del líquido puede escapar para unirse al gas que está por encima de la bebida, aumentando la presión del gas por encima del líquido y dando lugar a que el refresco estalle al abrir el recipiente.

"Cuando se abre un envase de refresco, el carbono presurizado se libera en el aire. Esto produce el silbido característico al abrir una botella o lata"

El dióxido de carbono constituye aproximadamente el 0,04% de la atmósfera terrestre, según la Escuela del Clima de la Universidad de Columbia. La ley de Henry sugiere que, cuando el refresco se expone al aire, el dióxido de carbono que contiene quiere alcanzar naturalmente la misma concentración en el líquido que en el aire. El resultado es que la mayor parte sale del líquido en forma de pequeñas burbujas de CO₂.

Un truco para reducir la cantidad de burbujas durante el vertido (y, por tanto, permitir que un refresco se mantenga efervescente durante más tiempo) es verter el refresco a lo largo del costado del vaso.

El burbujeo danzante y hormigueante de la soda ha deleitado al mundo durante siglos. Pero, ¿cuál es el secreto de estas burbujas?

Cerveza Coca Cola
El redactor recomienda