Es noticia
Menú
El terremoto que cambió la historia de la humanidad
  1. Alma, Corazón, Vida
el aleteo de una mariposa

El terremoto que cambió la historia de la humanidad

En 1755, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, Lisboa se apagó y se sumió en el caos. Aquello sirvió para que se precipitaran una serie de cambios fundamentales

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Es el 1 de noviembre de 1755, sobre las 9:30 de una mañana en la que todo parece corriente. Hasta que deja de serlo. Las gaviotas comienzan a girar en círculos y chillar y se desencadena la tragedia: el terremoto más devastador de la historia de Lisboa, que coincide con la festividad de Todos los Santos. Entre 60.000 y 100.000 personas perecerán aquel día.

Por supuesto, lo primero que pensó la gente fue que Dios los estaba castigando. Después llegó el tsunami. Debido a la festividad, había numerosas lamparillas encendidas que provocaron un voraz incendio. El 85% de los edificios resultaron destruidos, incluidos los palacios y las bibliotecas, además de los templos y el recién estrenado Teatro de la Ópera, que había sido inaugurado tan solo seis meses antes. Los 70.000 volúmenes que se conservaban en la biblioteca, los centenares de obras de arte de Tiziano, Rubens y Correggio, todo fue pasto de las llamas.

Los 70.000 volúmenes que se conservaban en la biblioteca, los centenares de obras de arte de Tiziano, Rubens y Correggio, todo fue pasto de las llamas

placeholder Vista aérea del distrito de Alfama.
Vista aérea del distrito de Alfama.

La mano del rey, decidida a que aquella desgracia no volviera a repetirse y puso entonces en marcha una serie de medidas con las que construir edificios 'a prueba de terremotos'. La estructura de entramado de madera, diseñada por su equipo de ingenieros militares, podría resistir terremotos de pequeños a medianos. En caso de sacudidas extremas, la fachada de un edificio podría derrumbarse, pero la mayor parte de la estructura permanecería intacta. Además, también mandó construir una playa protectora a lo largo del Tajo que atravesaría la ciudad. Los edificios demolidos elevaron los cimientos por encima de la línea de flotación y ayudaron a aislar Lisboa de un futuro tsunami.

Pombal había pasado años en Inglaterra y Austria, nutriéndose de ideas de la Ilustración, mientras la Iglesia y la aristocracia gobernaban Portugal con fuerza bruta

Además, gracias a Pombal sabemos a día de hoy la intensidad y la magnitud del terremoto (entre 8,5 y 9), pues entre la rehabilitación y la reconstrucción hizo algo completamente novedoso: pidió a todas las parroquias del país que respondieran a una serie de preguntas de un cuestionario. "¿Cuál fue la duración del terremoto? ¿Qué tipos de daños se ocasionaron? ¿Se ha notado un comportamiento raro en los animales?" Fue esta la primera encuesta posterremoto de la historia. Las respuestas, de hecho, siguen aún archivadas en la Torre del Pombo.

Pero las medidas no solo fueron arquitectónicas. Pombal también estaba enemistado con la aristocracia y la jerarquía eclesiástica, por lo que aprovechó para romper con la iglesia y despojar de todo su poder a quienes controlaban buena parte de la política o la educación. Expulsó a la orden de los Jesuitas en 1759.

Había pasado años en Inglaterra y Austria, nutriéndose de ideas de la Ilustración, mientras la Iglesia y la aristocracia gobernaban Portugal con fuerza bruta medieval. Cuando asumió el control, gobernó con mano de hierro y castigó cada vez que dichas iglesia o aristocracia intentaban retomar el control. Un ejemplo de represalia: en un complot frustrado contra el rey, ejecutó públicamente a varios miembros de la familia Távora, prohibió su apellido y cambió el nombre de un río llamado así como "Río de la Muerte".

El terremoto también impactó en la sociedad. Obsesionó a los filósofos de la época, Kant, Rousseau o Voltaire hablaron de él

Pero además de provocar el cambio de la ciudad, el terremoto también impactó en la sociedad. Obsesionó a los filósofos de la época, hasta el punto de que Kant escribió sobre él, al igual que Rousseau, que criticó el hacinamiento de los ciudadanos, asegurando que debido a esto los daños habían sido tan terribles. Incluso Voltaire lo trató en 'Cándido'.

Foto: Las ratas ayudarán al rescate de personas (iStock)

Como el aleteo de una mariposa que provoca (nunca mejor dicho) un tsunami al otro lado del planeta, un problema de la naturaleza precipitó una serie de cambios fundamentales: el final de la esclavitud en Europa, aceleró la Revolución Francesa y la independencia de América, y sirvió para cuestionar el poder tanto de las monarquías como de la iglesia.

"¿Y ahora? Se entierra a los muertos y se da de comer a los vivos"

La Edad Moderna comenzaba a nacer, la humanidad despertaba, y una frase aquel fatídico día resume la practicidad del actuar rápido contra los problemas: "¿Y ahora? Se entierra a los muertos y se da de comer a los vivos".

Es el 1 de noviembre de 1755, sobre las 9:30 de una mañana en la que todo parece corriente. Hasta que deja de serlo. Las gaviotas comienzan a girar en círculos y chillar y se desencadena la tragedia: el terremoto más devastador de la historia de Lisboa, que coincide con la festividad de Todos los Santos. Entre 60.000 y 100.000 personas perecerán aquel día.

Historia
El redactor recomienda