Es noticia
Menú
¿Aprender un idioma en 30 días? Este gurú educativo sabe cómo hacerlo
  1. Alma, Corazón, Vida
EL SUPERESTUDIANTE OLAV SCHEWE

¿Aprender un idioma en 30 días? Este gurú educativo sabe cómo hacerlo

Cuenta la leyenda (es decir, la biografía de su página web) que el experto en aprendizaje Olav Schewe pasó de ser un estudiante mediocre al primero de su clase

Foto: El autor, Olav Schewe.
El autor, Olav Schewe.

Cuenta la leyenda (es decir, la biografía de su página web) que el experto en aprendizaje Olav Schewe pasó de ser un estudiante mediocre al primero de su clase. Era el comienzo de una carrera marcada por la obsesión por descifrar la piedra Rosetta del aprendizaje, que le llevó a graduarse con méritos en UC Berkeley y la universidad de Oxford, donde actualmente es investigador en el departamento de Educación. Schewe es, sobre todo, el autor de dos libros sobre aprendizaje: 'Super Student' (2018) y 'Learn Like a Pro' (2021), que recogen sus cientos de trucos para estudiar lo justo y aprender mucho.

"Era un estudiante muy normalito, me limitaba a sentarme en clase y no entendía las explicaciones del profesor", explica Schewe a El Confidencial desde Valencia, por donde ha pasado para ofrecer una charla en IMAT, el congreso de Innovación Aplicada organizado por la escuela de negocios ESIC. "En ese momento, pensaba que la vida era muy injusta, que algunas personas nacen con una gran inteligencia y tienen éxito y otras no. Era mi modelo simplista de la teoría, pero entonces realicé un descubrimiento revolucionario. Cuando empecé a hablar con la gente más inteligente de mi clase, me di cuenta de que hacían cosas totalmente distintas. Y pensé: si hago todas esas cosas, me convertiré en un mejor estudiante. Así que empezó a interesarme aprender sobre aprender, empecé a leer libros en la biblioteca sobre aprendizaje. Unos cuantos años después, ya no era ese estudiante con dificultades, sino el mejor del instituto".

"Pensaba que cuanto más leía, más aprendía, pero no es así"

Schewe es hoy un conferenciante optimista que recuerda constantemente a su audiencia que no importa nuestra inteligencia al nacer, sino qué hacemos con ella. Por ejemplo, ¿cómo se consigue pasar de no entender nada a saberlo todo? "Lo que solía hacer era leer el mismo capítulo tres veces, porque pensaba que cuanto más tiempo empleabas leyendo, más aprendías. Mucha gente piensa igual. Entonces me di cuenta de que aunque leyese lo mismo muchas veces, no necesariamente lo entendía. En lugar de leer, era más importante hacer ejercicios y pedirles a mis padres que me hiciesen preguntas, que era una de las estrategias que utilizaban los mejores estudiantes. Así, reflexionas sobre ti mismo, sobre lo que has aprendido, lo recuerdas mejor y recibes 'feedback'".

Y añade otro truco trufado de porcentajes, que muestra sus orígenes como economista y su obsesión por optimizar como sea el aprendizaje: "Por ejemplo, cuando aprendía matemáticas, que siempre me han costado, en lugar de hacer diez problemas en una sesión, lo dividía haciendo cinco hoy y otros cinco dos días después. Las investigaciones muestran que una técnica así puede ser un 20% más efectiva. Si añades técnicas, el porcentaje va subiendo y puedes terminar siendo tres o cuatro veces más productivo".

"Cuando puedes verlo, tocarlo y olerlo, es más fácil de recordar"

¿Más? Apunta, opositor: "Este es un poco controvertido, porque se considera que los estudiantes tienen que saber tomar notas, especialmente en la universidad, y es algo que tiene beneficios, pero hay situaciones en las que es mejor no tomar notas: cuando es algo difícil de aprender, porque necesitas toda tu memoria de trabajo. Es mejor que te pasen luego los apuntes".

Aprende idiomas en un mes

Como tantas figuras educativas de su generación, Schewe ha pasado por el mundo de la empresa (en su Oslo natal y en Singapur, donde trabajó como analista financiero para Det Norske Veritas) antes de dedicarse a la educación. Tiene madera de conferenciante: en su página presume de su paso por TedX y muestra sus experimentos, como el de "Cómo aprender español en un mes", que le llevó durante cuatro semanas a Buenos Aires para mostrar, con la ayuda de neurocientíficos y expertos en aprendizaje, que es posible defenderse en un idioma en cuestión de días. ¿Y recordarlo?

Hacemos la prueba: "Puedes preguntarme en español si quieres", responde en nuestro idioma, pero continúa en inglés. "Para mí es más fácil entenderlo que hablarlo porque no lo he practicado desde entonces".

"Cómo aprendí español en un mes"

Schewe realizó justo antes de la pandemia el experimento, que terminaba con el investigador dando una conferencia sobre aprendizaje y neurociencia en español, por lo que apenas ha tenido ocasión par practicarlo. Pero asegura que podría recuperar el idioma en cuestión de días; el trabajo más difícil ya está hecho. "Lo más importante que aprendí es que fuese mi curiosidad lo que dirigiese las clases. No dejaba de hacer preguntas en plan: ¿cómo se dice eso, "colegio"? ¿Cuál es el nombre de esto? ¿Y de aquello? ¿Cuál es la diferencia entre estas dos palabras?", recuerda. "La ventaja es que la profesora era muy motivadora y abierta: la curiosidad es lo mejor para aprender".

Otro consejo, salir de tu casa. "Hay que aprender con todos tus sentidos", añade. "En lugar de limitarte a estar sentado en clase, salimos y acertamos, porque eso te permite formar nuevos recuerdos. Fuimos al supermercado, cogíamos un aguacate y era ¡‘palta’! [la palabra que se utiliza para referirse a los aguacates en Argentina]", explica. "Cuando puedes verlo, cuando puedes tocarlo, cuando puedes olerlo y puedes recordar la situación, es más fácil de aprenderlo".

'El poder de preguntar ¿cómo?'

Una pausa para unos consejos (educativos).

Schewe dedica gran parte de su tiempo a divulgar todo lo que ha aprendido sobre aprendizaje. Antes de comenzar la entrevista, resume los tres principales consejos que ha ofrecido al auditorio valenciano:

1. "Es bueno que aprender sea difícil y que te haga esforzarte pensar. No deberíamos intentar que todo sea fácil. Es bueno que nos cansemos o nos quedemos exhaustos después de aprender. Un poco de dificultad está bien".

"Cuando estés atascado, haz una pausa y vuelve más tarde"

2. "Cuando estás atascado, haz una pausa y vuelve más tarde. No te quedes atascado en algo en lo que no estás progresando. Hay una explicación neurocientífica que es que necesitas el modo difuso del cerebro cuando estás peleándote con algo, y para conseguirlo necesitas tomarte un descanso o hacer otra cosa".

3. "Curiosidad: cuando eres curioso, el cerebro libera dopamina, lo que afecta directamente a tu memoria y refuerza esos nuevos recuerdos que has formado".

El nórdico también tiene tres consejos para los profesores:

1. "La motivación es lo más importante. Utiliza todo el tiempo que puedas para escuchar y entender a tus alumnos, qué les preocupa y qué les estresa y cuáles son sus ambiciones en la vida, y también mostrar por qué lo que estás enseñando es fascinante. Curiosamente, alguien muy motivado es contagioso. Como profesor debes intentar mostrar energía y entusiasmo".

2. "Implicación: encontrar maneras de implicar a los estudiantes para que estén activos".

3. "Variación: a veces, utilizamos las mismas lecciones y los mismos ejercicios, pero también está bien introducir un elemento de sorpresa, por ejemplo, empezando la lección de otra manera".

¿Qué hacemos con las notas?

La mayoría de perfiles de Schewe siempre incluyen una referencia a sus notas, aunque él mismo se molesta en relativizar su importancia ("sacaba buenas notas en la universidad, sí, pero nunca fui el mejor de la clase"). La contraportada de 'Super Student' recuerda una vez más cómo "se convirtió en un superestudiante en algunas de las mejores universidades del mundo". Él mismo recuerda que obtener mejores notas fue uno de los elementos que le motivaron para averiguar nuevas maneras de aprender más y mejor. Así que la pregunta del millón es: ¿de verdad importan tanto las notas? ¿Pueden servir de motivación, como ocurrió en su caso?

"Así es como funciona el mundo, si quiero tener oportunidades, necesito buenas notas"

"Es una cuestión controvertida. En mi caso, era consciente de que no podía cambiar el sistema. El sistema funciona de manera que si tienes buenas notas, obtendrás más oportunidades en la vida. Es lo que consigue que entres en la universidad o que tengas más oportunidades laborales. Así que simplemente me dije: vale, así es como funciona el mundo, si quiero tener oportunidades, necesito sacar buenas notas", contesta. "Esa puede ser una buena motivación para los estudiantes, da al aprendizaje valor, pero también puede socavar su valor intrínseco".

Aunque recuerda que su campo de especialización es el aprendizaje, el hombre de los sobresalientes elucubra sobre la importancia real de las notas tal y como las conocemos. "El reto es encontrar una manera apropiada de comunicar al mundo lo que los estudiantes han aprendido y crear una práctica justa para admitir a los estudiantes en las universidades si te deshaces de las notas numéricas", se pregunta. "Puede que no necesites notas cuando eres pequeño. Si tienes una buena nota, te motivarás, pero también puede ser desmotivador si no es así. Tal vez diría que el 'feedback' es muy importante en el aprendizaje, y que las notas miran hacia atrás. Es lo que has hecho. Lo importante es lo que vas a hacer a partir de ese momento, cómo vas a mejorar, cómo van a animarte a hacerlo. No deberías decirle a los alumnos que son estudiantes de aprobado o de suspenso, sino 'esto es lo que has sacado hoy, la próxima vez, si te centras en esto y en aquello, lo harás mejor'".

Puede sonar paradójico viniendo del hombre de los sobresalientes, pero él también fue un mal estudiante con ganas de mejorar.

Cuenta la leyenda (es decir, la biografía de su página web) que el experto en aprendizaje Olav Schewe pasó de ser un estudiante mediocre al primero de su clase. Era el comienzo de una carrera marcada por la obsesión por descifrar la piedra Rosetta del aprendizaje, que le llevó a graduarse con méritos en UC Berkeley y la universidad de Oxford, donde actualmente es investigador en el departamento de Educación. Schewe es, sobre todo, el autor de dos libros sobre aprendizaje: 'Super Student' (2018) y 'Learn Like a Pro' (2021), que recogen sus cientos de trucos para estudiar lo justo y aprender mucho.

Trabajo Educación Trucos
El redactor recomienda