Es noticia
Menú
Por qué la marcha nórdica es el ejercicio ideal para realizar en verano
  1. Alma, Corazón, Vida
PRUÉBALO

Por qué la marcha nórdica es el ejercicio ideal para realizar en verano

¿Alguna vez has pensado dar uso a los bastones de esquiar en plena época estival? Esta puede ser la oportunidad para no dejar de lado la actividad física con el calor y a, la vez, no cansarte demasiado

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ahora que el calor ha vuelto a instalarse en nuestras vidas, conviene no dejar de lado los hábitos saludables, entre los que destaca el ejercicio físico. Y como las temperaturas han subido, muy seguramente no te apetezca realizar alguna modalidad de alto impacto, por lo que es altamente recomendable apostar por entrenamientos leves y progresivos para no abandonar la actividad física. Entre ellos, si no estás muy en forma, el más sencillo y natural pasa por ser el hecho de salir a andar.

Caminar no solo se antoja como un ejercicio de bajo impacto, sino que también va muy bien para otras caras de la salud como la socialización o pasar tiempo al aire libre, preferiblemente en zonas verdes. Y, si le quieres agregar un punto diferente, puedes apostar por sacar tus bastones de esquí y ayudarte con ellos, lo que viene a ser una marcha nórdica.

"Es mucho más ergonómico que correr, ya que quita el peso de las articulaciones, pero a la vez involucra al resto de la parte superior del cuerpo"

"La marcha nórdica es la mejor forma de involucrar a todo el cuerpo a cada paso que das, ya que usas dos bastones específicos y una técnica concreta a la hora de caminar", asegura Gill Stewart, autor de un libro sobre esta modalidad de lo que coloquialmente todos conocemos como "salir a dar un paseo". A simple vista, parece que impulsarte con dos palos que se utilizan para andar sobre la nieve no tendría que provocar una diferencia notable en tu nivel de exigencia física. ¿En qué se diferencia de una marcha normal?

Foto: Foto: iStock.

Según Stewart, la marcha nórdica se remonta a mediados del siglo pasado, cuando pasó a ser un régimen de entrenamiento estival para los esquiadores de fondo, como explica en un reciente artículo de 'Live Science'. "Sin embargo, no fue hasta la década de 1990 cuando se estableció como programa de ejercicio formalmente en Finlandia. Desde entonces, se ha adaptado para ser una modalidad más inclusiva de acondicionamiento físico".

En palabras del experto, estás realizando el mismo ejercicio que como si estuvieras nadando. "Al realizarlo, entrenas todos los músculos principales", sostiene. "También es mucho más ergonómico que correr, ya que quita el peso de las articulaciones, pero a la vez involucra al resto de la parte superior del cuerpo". Todo lo que debes hacer es propulsarte hacia delante con los bastones, haciendo fuerza sobre ellos con los brazos.

¿Qué efectos tiene en el organismo?

Un estudio del 'Journal of Physical Therapy Science' desarrolló la idea de que este ejercicio permite usar los músculos de las extremidades superiores, normalmente no usadas para caminar, "con el objetivo de conseguir un ejercicio de alta intensidad con el mínimo esfuerzo y ajustar el consumo de energía del organismo". Por esta razón, la marcha nórdica se concibe como un entrenamiento que no agota, pero que tiene los mismos efectos que echar a correr.

Al no parecer tan exigente, las probabilidades de dejar de hacerlo se reducen, aumentando la capacidad física de las personas

Otro de los puntos positivos de esta modalidad de ejercicio es que anima a que sea continuado. Al no parecer tan exigente, las probabilidades de dejar de hacerlo se reducen, aumentando la capacidad física de las personas casi sin que se den cuenta. Así lo descubrió un estudio del 'International Journal of Sports Medicine' que monitoreó los efectos de la marcha nórdica en un grupo de mujeres con obesidad y de mediana edad durante doce semanas. Las conclusiones fueron que gracias a él "aumentó su adherencia a un programa de entrenamiento sin que creciera la percepción de esfuerzo, lo que les hizo ganar en una mayor resistencia aeróbica".

Del mismo modo, otro estudio del 'American Journal of Preventive Medicine' descubrió que este tipo de caminata aumentaba la cantidad de oxígeno que llega a los pulmones en torno a un 11 y un 23%; un factor a tener en cuenta, ya que cuanta mayor capacidad pulmonar y de captar oxígeno, mayor es la condición física de un cuerpo. Asimismo, otra investigación del 'Asian Nursing Research' valoró que la marcha nórdica ayuda a las personas a usar la mayor parte de los músculos del cuerpo en comparación con solo caminar.

Por último, cabe reparar en cuáles son los efectos a largo plazo de realizar una marcha nórdica de manera continuada en el tiempo. Según un artículo de la 'BBC', disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como cardiopatías y diabetes tipo 2, asma e incluso algunos tipos de cáncer. Lo mejor es que también puede usarse como complemento a otros tipos de ejercicio más exigentes, sobre todo si quieres aumentar sus efectos positivos. Y, en su mejor versión, está muy dirigida a personas con dificultad de movimiento de las articulaciones o con sobrepeso.

Ahora que el calor ha vuelto a instalarse en nuestras vidas, conviene no dejar de lado los hábitos saludables, entre los que destaca el ejercicio físico. Y como las temperaturas han subido, muy seguramente no te apetezca realizar alguna modalidad de alto impacto, por lo que es altamente recomendable apostar por entrenamientos leves y progresivos para no abandonar la actividad física. Entre ellos, si no estás muy en forma, el más sencillo y natural pasa por ser el hecho de salir a andar.

Ejercicio físico Finlandia
El redactor recomienda