Es noticia
Menú
¿Qué es 'Pop it'? La historia del juguete que arrasa en medio mundo
  1. Alma, Corazón, Vida
Cuando hace pop...

¿Qué es 'Pop it'? La historia del juguete que arrasa en medio mundo

Lo has visto por todas partes. Es el juguete de moda al que, parece, no se le resiste ningún niño o niña, pero tampoco muchos adultos

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Lo has visto por todas partes. Es el juguete de moda al que, parece, no se le resiste ningún niño o niña, pero tampoco muchos adultos. El gusto por explotar burbujas de plástico ahora se ha convertido en una afición comercializada que refuerza una realidad: la necesidad social de encontrar calma.

Cientos de formas de goma que incluyen pequeñas protuberancias que se pueden empujar con los dedos hacia adentro y hacia afuera, produciendo un sonido que podría interpretarse como "pop" y ya sabemos que “cuando hace pop ya no hay stop”. Eso es exactamente lo que conocemos ahora como "pop-it", que podría traducirse como “apriétalo”. Un juguete que no tiene edad, un objeto de relajación y estímulos que se ha viralizado a través de 'Tiktok' pero que, en realidad, tiene mucha más historia.

Foto: Hay un juego de mesa para cada persona y afición: descubre el tuyo (Foto: Pixabay)

Theo y Ora Coster, un matrimonio unido desde hace más de sesenta años, son los creadores de este, pero también de otros muchos juguetes míticos con los que todos hemos jugado. ¿Recuerdas el ‘Quién es quién’, el tablero de caras que adivinar? Ellos lo hicieron posible.

Un invento de hace décadas

Se casaron en 1957 y ambos tenían en común otro amor: el de los juguetes. Se aficionaron juntos al Bridge, tanto que llegaron a participar en numerosas competiciones. Para entonces, Theo trabajaba en la industria petrolífera y del plástico como ingeniero químico. Nacido en Ámsterdam en 1928, fue compañero de clase de Ana Frank.

Como Ana, Theo era también judío, aunque en su caso su vida y su destino corrieron algo más de suerte gracias a una identidad falsa: durante la Segunda Guerra Mundial, según explica el periodista Ben King en un artículo para la BBC, pudo sobrevivir a los nazis escondido como miembro de una familia no judía. Para ello tuvo que cambiar su nombre original (Morris Simon), porque sonaba demasiado judío.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Años más tarde, durante su huida en moto, conoció a Ora. Había atravesado Palestina, y se encontraba en territorio ya entonces en manos de proclamas israelíes. Ora era profesora de arte, y juntos comenzaron su propio camino de creatividad aunque las guerras no se detuvieran. "La pareja comenzó produciendo cosas para que las empresas las regalaran como obsequios, incluido un palito de helado muy exitoso que también funcionaba como un juguete de construcción", sostiene King. Fue así como reunieron el dinero necesario para iniciar su propio proyecto.

Otro nombre y poco éxito

El primer juguete pop-it tuvo una inspiración trágica. Cuando la hermana de Ora murió de cáncer de mama en 1974, a Ora se le ocurrió una idea en un sueño: recrear decenas, cientos y miles de pezones y eso hicieron.

Los pezones que reducían el estrés no tuvieron éxito en aquel momento, así que la idea quedó guardada y tal vez hubiera seguido en el olvido de no ser por los propios hijos de la pareja. Fueron ellos quienes hace unos años se toparon con la misma y decidieron intentarlo de nuevo.

Lanzado en 2014, vendió "algunos miles", dice Boaz. Pero en 2019 lo empezó a vender el minorista estadounidense. Aquel año recibió el nombre de "Last One Lost", y se explicó como un juego de dos jugadores en el que los participantes se deberían turnar para empujar las burbujas, tratando de evitar empujar la última.

Foto: En esta cuarentena, jugar es clave. (Pixabay)

Estaba ya en el mercado, donde quedaba en la sombra de otros juguetes, cuando desde Carolina del Norte, una pareja comenzó a compartir vídeos con aquellas gomas de colores. No jugaban ellos, sino una mona, sí, una mona que tenían en casa. Gaitlyn Rae es el nombre que le han dado al animal.

Las ventas desde que Gaitlyn apareciera en internet apretando este juguete se han disparado convirtiéndolo en un auténtico fenómeno que solo Ora pudo presenciar antes de morir.

Lo has visto por todas partes. Es el juguete de moda al que, parece, no se le resiste ningún niño o niña, pero tampoco muchos adultos. El gusto por explotar burbujas de plástico ahora se ha convertido en una afición comercializada que refuerza una realidad: la necesidad social de encontrar calma.

Noticias Curiosas Juguetes TikTok Social Historia
El redactor recomienda