Es noticia
Menú
Las curiosas historias que hay detrás de algunos de los juguetes más clásicos
  1. Alma, Corazón, Vida
Parte de nuestra infancia

Las curiosas historias que hay detrás de algunos de los juguetes más clásicos

Aunque cada época tenga sus propios juguetes, algunos resultan eternos pero a pesar de las veces que has podido jugar con ellos, quizás no conozcas de dónde surgieron

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Tras toda la infancia acompañándonos, llega un momento en el que toca deshacerse y, de repente, entendemos el valor que suponen en nosotros mismos y nuestro desarrollo como personas. Los juguetes son esos compañeros eternos que, aunque dejemos de usar, siguen en nuestra memoria acercándonos a la infancia, para que nunca se nos olvide.

Todavía no sabemos si cuando no estamos cobran vida propia, como en 'Toy Story' y, aunque crezcamos, no queremos descartar esa opción porque, simplemente, devuelve la ilusión y la inocencia a una cabeza adulta.

Foto: Fuente: iStock

Los juguetes no solo marcan nuestra vida personal, sino al contexto en el que crecemos, a la generación de la que formamos parte. De hecho, de alguna forma, es a partir de ellos que se genera esa identidad y, después, ese recuerdo que prevalece. Sin embargo, aunque cada época tenga sus propios juguetes, algunos resultan eternos, pero aunque hayas jugado miles de veces con ellos quizás desconozcas su origen. ¿Cómo pudo llegar a ti aquel muelle que siempre volvía a su forma? Así:

El 'Hula Hoop'

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Los 'Hula Hoops' o aros han existido desde hace siglos como un instrumento de entretenimiento sin edad, pero el juguete oficial o, mejor dicho, el primero en comercializarse en serie se llamó 'Wham-O' y fue inventado en 1958, aunque de invento tenía poco más que su distribución.

Por aquel entonces, sus inventores lo promovieron yendo a los patios de recreo y parques, dando muestras a los niños y enseñándoles usarlo.

'Play-Doh'

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Cuántas veces habrás acabado una tarde hasta arriba de restos de arcilla que sacabas de sus cajitas amarillas para ser feliz de pequeño. Con aquellas manos pegajosas, no podrías imaginar que esta arcilla para esculpir se vendió por primera vez como limpiador de papel tapiz.

Se utilizaba enrollándolo en las paredes para eliminar el polvo y los restos de carbón que pudiera dejar una chimenea o estufa, y funcionaba. Aunque como funcionó de verdad fue como base para que los niños y niñas imaginaras cualquier tipo de figura a la que poder dar forma.

Muñecos Trol

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Te gustaban, pero también te daban un poco de miedo. Esa era la gracia de estos muñecos, su seña de identidad, su clave del éxito. Quién no tuvo uno, o varios.

Fueron creados en 1949 por un pescador danés que necesitaba un regalo de Navidad barato para su hija. ¿Qué hay más barato que lo tienes a tu alrededor? Siguió esa idea utilizando lana de oveja para el pelo, dándole forma de duendecillo, una especie única. Las muñecas de Thomas Dam no tardaron en popularizarse, para entonces ya con el nombre de 'Dam Dolls'.

El 'Slinky' (o simplemente muelle)

placeholder Escena de la película 'Toy Story'
Escena de la película 'Toy Story'

¿Recuerdas al perro elástico y adorable de 'Toy Story'? Ese cuerpo estirable y casi infinito compuesto por un muelle que, si has crecido conociendo la feria o cualquier fiesta popular donde hubiera puestos de juguetes, sabrás que este no podía faltar. Metálicos, de colores… Los había de todo tipo, pero su característica no era esa, sino la elasticidad que le devolvía siempre al mismo estado (hasta que se liaba).

El Slinky fue inventado por el ingeniero naval Richard James. Este hombre no buscaba un juguete en el momento de su creación, sino que surgió por casualidad mientras trabajaba para desarrollar resortes que pudieran mantener estables los instrumentos del barco en aguas agitadas. Tiró una bobina de metal de un estante, y entonces la bobina hizo ese gesto del Slinky: bajó hacia abajo deslizándose con un estirón y su consecuente compresión, así atravesó un montón de libros y luego a la mesa hasta llegar al suelo, donde se enderezó totalmente, de nuevo, como un cilindro.

Este ingeniero lo tuvo claro: sería un gran juguete, y probó suerte con los niños de su vecindario. Las sonrisas de los pequeños demostraron que tenía razón.

Los míticos ladrillos de LEGO

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Este mítico ladrillo de plástico siempre está presente; sin embargo, no siempre lo estuvo. Aunque no conozcas a nadie que no haya jugado con ellos a construir lo que sea, su invención surgió a finales de la década de 1930 gracias a la inventora británica de juguetes Hilary Fisher Page. Aquellos, no obstante, eran ladrillos más grandes

Una década más tarde, en 1940, un maestro carpintero danés llamado Ole Kirk Christiansen encontró en los ladrillos británicos una inspiración para crear un juguete similar, pero que podría venderse en un conjunto de piezas, así surgió 'LEGO Automatic Binding Bricks'.

LEGO proviene de las palabras danesas 'leg' y 'godt', que juntas significan "jugar bien". Además, Christiansen descubrió más tarde que en latín, esta curiosa palabra ya existía con el significado de "yo armé".

Tras toda la infancia acompañándonos, llega un momento en el que toca deshacerse y, de repente, entendemos el valor que suponen en nosotros mismos y nuestro desarrollo como personas. Los juguetes son esos compañeros eternos que, aunque dejemos de usar, siguen en nuestra memoria acercándonos a la infancia, para que nunca se nos olvide.

Juguetes Historia Noticias Curiosas
El redactor recomienda