Es noticia
Menú
La Navidad victoriana, una época de costumbres bastante bizarras
  1. Alma, Corazón, Vida
Oh, intensa Navidad

La Navidad victoriana, una época de costumbres bastante bizarras

La Navidad no era la época de consumo y regalos que hoy conocemos, no al menos hasta el siglo XIX y su sistema estético victoriano

Foto: Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

La Navidad no era la época de consumo y regalos que hoy conocemos, no al menos hasta el siglo XIX. Antes de la llegada al trono de la reina Victoria, muchos de los gestos que hoy acompañan a estos días no existían. Tampoco podrían haberse potenciado hasta la normalidad de no ser por las lógicas de una industria que, no es casualidad, tomaba forma en la época victoriana.

En Inglaterra, la sociedad comenzó a celebrar la Navidad desde la fascinación por las prácticas de la reina Victoria y su esposo Alberto. Fueron estos, en el ideal de cuento que los enmarcaba y a través de imágenes que los periódicos publicaban, quienes introdujeron la decoración del espíritu navideño.

Foto: Fuente: iStock.

Desde el árbol a los calcetines o los mismísimos regalos. Estos elementos llegaron a la sociedad victoriana a través de la monarquía. En su interior se ponían cosas como un penique como símbolo de prosperidad, una manzana y una naranja como símbolo de salud y para simbolizar la fortuna, una pizca de sal.

No sin antes colocar el abeto y llenar sus ramas de objetos de todo tipo. El príncipe Alberto habría importado la tradición desde su Alemania natal, señala Chloe Foussianes en 'Town and Country'. Entonces, solían utilizarse velas, dulces como pan de jengibre, frutas, pequeños regalos y decoraciones como las postales.

placeholder La reina Victoria decorando el árbol de navidad junto a su familia. Fuente: Wikipedia
La reina Victoria decorando el árbol de navidad junto a su familia. Fuente: Wikipedia

Los regalos también surgieron en esta época, pero no se trataban de regalos con ticket de devolución, solían ser piezas que hacían a mano a lo largo del año. Entre los juguetes para los niños había muñecas de trapo y juguetes de madera y hojalata. Aunque pronto, la llegada de las fábricas empezaron a fabricar juguetes en masa, como juegos de mesa, libros, relojes o muñecos y eso además hizo que los pudieran comprar a un precio más asequible para la clase media. En un contexto tan cambiante y de contrastes, las costumbres surgían y se tornaban rituales extraños que daban significado a las normas pero también a la necesidad de escapar de ellas. Keith Johnston recoge en 'Mental Floss' una serie de pequeños pero representativos gestos navideños con los que fascinar. Estos son algunos de ellos:

Abrir una biblia para encontrar tu futuro

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Para que funcionara debías hacerlo en la noche de año nuevo. Conocida como "dipping", esta costumbre consistió en abrir una biblia por una página al azar y, sin mirar, señalar un pasaje en particular. Se había popularizado la creencia de que el extracto seleccionado predeciría, en una especie de suerte sagrada de presagio, la buena o mala fortuna de la persona.

El pastel de la indigestión

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Los pasteles de carne picada eran un regalo tradicional victoriano para el año nuevo, pero la receta se volvió caricatura: lengua de vaca hervida metida dentro de un pollo relleno dentro de un pato relleno dentro de un pavo relleno dentro de un ganso. Luego, todo se recubre con una gelatina hecha con patas de ternera. ¿Qué es el turducken al lado de esto?

El funeral que cierra el año

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

"Cerrar los ojos: atar su barbilla: / Dejar pasar el cadáver", decía Alfred Tonnyson en "La muerte del año viejo". "La oscuridad de la muerte de este año, / ¿será que todavía nos envuelve?", decía Alexander Balloch Grosart en 'La víspera de año nuevo'. El siglo XIX dejaba impresas las lágrimas y el dolor como parte de la vida cotidiana, la poesía calaba en las entrañas de una población con estrictas normas de conducta que les llevaba a negarse al mismo: el dolor ahora resultaba de una belleza inigualable.

Tanto los poetas como los predicadores introdujeron en la gente el amago por considerar el paso de un año a otro como una especie de muerte, pero por supuesto que el dolor fuera elegante, llamativo, desde el humor: "Es saludable que las reflexiones tristes que sugiere el período deban ser complacidas", recomendaba Thomas Kibble Hervey, "pero no descuidando sus influencias más alegres".

Machismo navideño: las mujeres después

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

He aquí la idea que constata los entresijos del machismo que no iba a faltar ni en fiestas. Bajo el lazo de la superstición, en Escocia y el norte de Inglaterra sostenía que era de mala suerte para un hombre que una mujer fuera la primera en entrar a la vivienda ese día. Conocida como el "primer pie", reforzaba las ideas que sostenían la desigualdad.

Tarjetas estrambóticas

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Enviar tarjetas de Navidad y Año Nuevo a amistades y seres queridos se convirtió por primera vez en una tradición en la época victoriana. Desde luego, no podían no aparecer en esta lista los cientos de ilustraciones animales humanizados o muertos. Desde pájaros yacientes hasta perros armados, todo tipo de animal era válido para estamparlo en cartón.

No obstante, no solo los animales se llevaron la peor parte, también era frecuente ver a niños protagonizando escenas bizarras en felicitaciones de Navidad, como por ejemplo las tarjetas de 'Kinney Tobacco Company', que incluían imágenes de niños estampados con la fecha del año viejo arrojados a un caldero para convertirlos en sopa.

placeholder Fuente: Metropolitan Museum of Art (Dominio Público)
Fuente: Metropolitan Museum of Art (Dominio Público)

La Navidad no era la época de consumo y regalos que hoy conocemos, no al menos hasta el siglo XIX. Antes de la llegada al trono de la reina Victoria, muchos de los gestos que hoy acompañan a estos días no existían. Tampoco podrían haberse potenciado hasta la normalidad de no ser por las lógicas de una industria que, no es casualidad, tomaba forma en la época victoriana.

Noticias Curiosas Navidad Historia Inglaterra
El redactor recomienda