El misterio de los dragones: por qué estas criaturas han aparecido en tantas culturas
  1. Alma, Corazón, Vida
Animales mitológicos

El misterio de los dragones: por qué estas criaturas han aparecido en tantas culturas

¿Existieron? ¿Tienen un origen mitológico común? ¿Se confundieron los huesos de dinosaurios con ellos? Las incógnitas sobre estos fascinantes seres aún permanecen

Foto: Dragón chino. (iStock)
Dragón chino. (iStock)

Quetzalcoatl, Amaru, Fuzanglong, Long Wang, Leviatán... desde San Jorge enfrentándose a uno a las princesas encerradas en altas torres custodiadas por ellos, pasando por historias más recientes que van desde las bolas de Goku a Daenerys Targaryen saliendo de una pira de fuego con tres, los dragones han formado parte de la historia de la humanidad (y sus tatuajes) desde sus primeros tiempos, protagonizando leyendas alrededor de todo el mundo y fascinando a todas las culturas por igual.

En algunos países vigilan y guardan tesoros como el de los Nibelungos, o quizá controlan la lluvia, muerden la raíz del árbol del mundo o gobiernan los océanos. Persiguiendo su propia cola simbolizan lo eterno y lo mágico. Como sucede con las pirámides, que nos hacen preguntarnos por qué tantas culturas separadas en tiempo y espacio coincidieron en hacer estructuras tan parecidas que pretendían tocar a las deidades en el cielo, ¿por qué los dragones se encuentran en prácticamente todas las historias antiguas? ¿Es que acaso existieron?

De hecho no hace falta haber visto uno para representarlo en nuestro bestiario mental, gracias a que forman parte del imaginario colectivo. Probablemente en Asia es donde sean más populares, pues son protagonistas frecuentes de la mitología china que luego otros países como Japón o Vietnam adoptaron (y la bandera de Bután representa un dragón). Simbolizaban el dominio imperial, habitaban en las aguas y guardaban tesoros. Y ahora decoran hogares, siguen formando parte del horóscopo y la gente se disfraza de ellos en las fiestas. Son un poco diferentes a los dragones de los mayas y aztecas, y también a los medievales europeos, pero todos entran dentro de la calificación de lo que pensamos que debe ser este animal mitológico.

placeholder Todavía siguen formando parte de la cultura popular. (Fotograma de 'Juego de Tronos')
Todavía siguen formando parte de la cultura popular. (Fotograma de 'Juego de Tronos')

Teoría 1: origen común

El origen común probablemente viene, como no podía ser de otro modo, de Mesopotamia. Según un artículo publicado hace un tiempo en 'All thats interesting', el primer dragón famoso podría haber sido Tiamat, una deidad-monstruo serpentina, diosa del mar salado, que emergió de este para amenazar al mundo, hasta que el heroico dios joven Marduk la mató, salvando a todos (literalmente). Ecos de esta historia habrían sido absorbidos por culturas posteriores, pues desde el Leviatán de la Biblia a Zeus enfrentándose al monstruo Tifón, todas son un poco similares.

El primer dragón famoso podría haber sido Tiamat, una deidad-monstruo serpentina que emergió del mar para amenazar al mundo, hasta que el heroico dios Marduk (de la mitología sumeria) la mató

Tampoco es ninguna sorpresa (o quizá sí) que San Jorge matando al dragón guarda similitudes con la historia del dios egipcio Horus matando a Set, que se presenta con forma de cocodrilo. Es decir, una de las teorías más probables, aceptadas por los estudiosos de la mitología comparada, es que todas las culturas del mundo beban en mayor o menor medida unas de otras y por eso haya puntos comunes entre todas.

Teoría 2: no es el mismo animal

En realidad, aunque todos los dragones entran dentro de esa descripción mental que tenemos, no son iguales. No cumplen las mismas funciones: algunos asiáticos viven en el agua y son benévolos, mientras que los medievales europeos viven en la tierra y están, en su mayoría, relacionados con las fuerzas del mal. Algunos guardan tesoros. Pudiera ser que, en realidad, estén englobados todos dentro del mismo grupo de criaturas legendarias y mitológicas, pero en un principio no fueran exactamente lo mismo.

Teoría 3: ¿los dinosaurios?

Es otra teoría bastante popular. La idea es que nuestros antepasados comenzaron a encontrar fósiles antes de poderles dar una explicación geológica, lo que no significa que no se la pudieran dar usando la imaginación.

Chang Qu, historiador chino del siglo IV a.C, etiquetó erróneamente un fósil de un estegosaurio fosilizado como un dragón

Si se encontraban con un fémur, un cráneo o un esqueleto más completo de un dinosaurio, es normal que hicieran especulaciones sobre criaturas gigantes. De hecho, esta teoría no es en absoluto descabellada pues se sabe que Chang Qu, historiador chino del siglo IV a.C, etiquetó erróneamente un fósil de un estegosaurio fosilizado como un dragón. Y no solo dinosaurios, también se ha hablado de huesos de ballenas, cocodrilos y otros animales.

Teoría 4: nosotros mismos

Sostiene el antropólogo David E. Jones en 'An instinct for dragons' que fue la propia evolución la que instauró en nuestros cerebros un miedo innato a grandes depredadores, igual que se ha demostrado que los monos temen a las serpientes. Según explica, este temor universal se habría combinado con el folclore y creado el mito del dragón.

placeholder

La última teoría, por supuesto, es que en realidad como tantas otras criaturas mitológicas que van desde las sirenas a los gigantes, en realidad los dragones poblaron este planeta hace miles de años y aunque ya no están entre nosotros, los recordamos gracias a las historias que seguimos contando sobre ellos. Quizá no sea la teoría más científica, pero sin duda es la que más puede hacer volar la imaginación acerca de las cosas de este mundo que todavía no conocemos del todo. Quién sabe si algún día tú mismo encontrarás dragones.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda