Henrietta Lacks: la mujer afroamericana a la que robaron sus 'células inmortales' para salvar millones de vidas
  1. Alma, Corazón, Vida
Importaba, y sigue importando

Henrietta Lacks: la mujer afroamericana a la que robaron sus 'células inmortales' para salvar millones de vidas

Setenta años después de que un médico extrajera a Lacks células cancerosas sin su consentimiento, la OMS reconoce el error no justificado por ninguno de los muchos avances científicos que han permitido

Foto: Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Baltimore, Estados Unidos, 1951. Henrietta Lacks era una mujer afroamericana a la que, con 31 años, detectaron cáncer de cuello de útero en el Hospital John Hopkins. Según apunta la revista científica ‘Nature’, el centro era uno de los pocos que ofrecían asistencia sanitaria a personas negras. Con una sociedad profundamente organizada en torno a prejuicios racistas, esto podría resultar significativo, salvo por un detalle que ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) lamenta públicamente: A Lacks le extrajeron muestras de células cancerosas sin su consentimiento.

El éxito de sus células en la investigación científica ocultó el machismo y el racismo de los que fue víctima Lacks sin ni siquiera saberlo. Conocidas entre la comunidad médica como 'células HeLa', las iniciales de esta mujer, han ofrecido avances importantes, como la vacuna contra la poliomielitis, el cáncer de cuello uterino o la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) y el mapeo genético.

Foto: Saartjie Baartman, la Venus Hotentote, en un dibujo de la época

Pero a la memoria de Lacks, a ella misma, no se le había ofrecido una disculpa pública hasta la actualidad. "Henrietta Lacks fue explotada. Es una de las muchas mujeres negras cuyos cuerpos han sido mal utilizados por la ciencia. Depositó su confianza en el sistema de salud para poder recibir tratamiento, pero el sistema le quitó algo sin su conocimiento y consentimiento", ha lamentado el Director General de la OMS Tedros Adhanom.

La importancia de tener en cuenta

"La importancia de tener en cuenta las injusticias científicas del pasado y promover la equidad racial en la salud y la ciencia", aseguró Adhanom sobre el organismo en la actualidad, cuando se cumplen 70 años de la muerte de Lacks. Según la ley estadounidense, ahora es ilegal extraer células de un paciente sin su consentimiento con el fin de emplearlos en investigación.

Las células de Henrietta Lacks han sido fundamentales en el desarrollo de la vacuna contra la polio y medicamentos para el SIDA, la hemofilia, la leucemia y la enfermedad de Parkinson. También han contribuido en el desarrollo de avances en la salud reproductiva, incluida la fecundación in vitro. Según la OMS, más de 50 millones de toneladas métricas de 'células HeLa' se han distribuido en todo el mundo y han sido esenciales en más de 75.000 estudios médicos, incluido el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19.

placeholder Fuente: National Portrait Gallery
Fuente: National Portrait Gallery

La revista ‘Nature’ apunta al respecto que "aquellas células resultaron tener una capacidad extraordinaria para sobrevivir y reproducirse; eran inmortales". Sin embargo, ningún fin justifica los medios con que se trató a Lacks, así lo ha expresado el propio Adhanom, reconociendo la contribución que las células 'HeLa' han tenido para salvar millones de vidas a lo largo de estas últimas siete décadas, pero también el "error histórico" cometido al no tomar el consentimiento de la paciente antes de usar sus células y, un error que continuó, enmarcado en un contexto que favorecía al médico que lo llevó a cabo, cuando más tarde se ocultó la identidad de la persona de la que provenían aquellas células.

Injusticias que no se deben repetir

"Todo lo que habría necesitado era que alguien se lo hubiera pedido. Al honrar a Henrietta Lacks hoy, la OMS reconoce la importancia de tener en cuenta las injusticias del pasado y promover la equidad racial en la salud y la ciencia. Reconocer los errores del pasado es esencial para generar confianza en el futuro. También reconocemos el extraordinario potencial que su legado continúa ofreciendo. Hay muchas más vidas que podemos salvar trabajando por la justicia y la equidad racial", ha señalado Adhanom.

De esta forma, el biólogo ha querido reconocer a las mujeres, "en particular a las mujeres de color, que han hecho contribuciones increíbles, pero a menudo invisibles a la ciencia médica", y ha subrayado la importancia de tener en cuenta injusticias científicas del pasado como esta para no volverlas a repetir, promoviendo la equidad racial en la salud y la ciencia.

"El sufrimiento de los negros ha impulsado innumerables avances médicos, sin justa compensación o reconocimiento"

"La vida de Henrietta Lacks importaba, y sigue importando", es el alegato que ha hecho y lleva años haciendo la familia de Lacks, pidiendo reparación para su memoria y demandando, si es necesario, a compañías farmacéuticas como Thermo Fisher Scientific Inc., por reproducir y vender sus células con fines de lucro.

"El sufrimiento de los negros ha impulsado innumerables avances médicos, sin justa compensación o reconocimiento. Varios estudios, tanto documentados como indocumentados, han prosperado con la deshumanización de nuestra comunidad", sostienen en la demanda, presentada el pasado 4 de octubre.

Una reivindicación que ha amplificado Adhanom al expresar su solidaridad “con los pacientes marginados y las comunidades de todo el mundo que no son consultados, comprometidos o empoderados en su propio cuidado. Afirmamos eso en la medicina y en la ciencia. Las vidas de los negros son importantes”.

Ciencia Racismo Mujeres influyentes Machismo OMS Cáncer
El redactor recomienda