Por qué llevamos ropa interior y qué pasaría si no lo hiciéramos
  1. Alma, Corazón, Vida
HIGIENE, COMODIDAD...

Por qué llevamos ropa interior y qué pasaría si no lo hiciéramos

Nuestras partes más íntimas necesitan ser protegidas, pero a su vez ello nos hace más vulnerables a la humedad. Hoy vemos los pros y contras de llevar (o no) bragas, calzoncillos y sujetadores

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las preguntas que más nos pueden venir a la cabeza, sobre todo en el momento de salir de la ducha para afrontar un nuevo día, es por qué llevamos ropa interior. Evidentemente, la respuesta fácil y sencilla es por un mero asunto de higiene. Ir con nuestras partes pudendas al aire libre o dejar que estas rocen el pantalón no resulta demasiado 'limpio', ya que a lo largo del día vamos a mear varias veces y los calzoncillos o las bragas sirven de parapeto de esas posibles gotas excedentes que pueden acabar en nuestra ropa recién salida de la lavadora.

Sin embargo, cabe preguntarse qué pasaría si no lo hiciéramos. En primer lugar, la mayoría de las prendas con las que solemos vestir no podríamos usarlas o nos sería bastante incómodo de llevar puestas. Por ejemplo, habría que tener muy cuidado cada vez que nos ponemos o quitamos los clásicos 'jeans', ya que su cremallera podría llevarnos por el camino de la amargura cada vez que vamos al baño o nos la abrochamos. Por otro lado, ciertos modelos de pantalones cortos estarían vetados para los chicos si estos no tienen un afán exhibicionista de ir por ahí con los testículos colgando a la vista de todos.

"La ropa interior protege algunas de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, por lo que puede hacer que las personas se sientan más seguras, tanto física como psicológicamente"

Ya sea por estética o por higiene, necesitamos llevar ropa interior, pero tampoco cabría olvidar que existen diferencias en cuanto a género. A las mujeres se las exige llevar puestas dos prendas (el sujetador y las bragas), mientras que los hombres solo una (los calzoncillos), aunque los tiempos están cambiando, y ya no es tan raro ver famosas o modelos de Instagram que no llevan sujetador; al fin y al cabo, las convenciones de género parecen censurar algo tan natural como es la marca de los pezones en las camisetas y vestidos, cuando en realidad, y dependiendo de la talla de pecho de cada una, resulta mucho más cómodo ir a todos sitios sin sujetador, por no hablar del calor añadido que puede ocasionar en épocas estivales.

No hay que olvidar que la ropa interior es la primera barrera entre nuestro cuerpo y el mundo. Así lo expresa el periodista Mike Rampton en un interesante artículo publicado en 'Mel Magazine'. "Un elemento mental a tener en cuenta es que protege algunas de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, por lo que puede hacer que las personas se sientan más seguras, tanto física como psicológicamente", añade. Por otro lado, hay muchos tipos de ropa interior que bien podría resumirse en dos: la de buena calidad y la mala. Si la primera absorberá bien el sudor (hay que tener en cuenta que protege una de las zonas con más fricción y, por tanto, sudoración), también reducirá las posibilidades de sufrir erupciones cutáneas, inflamaciones o que desprenda un molesto olor. Para que esto no ocurra lo mejor será apostar por telas de algodón de calidad.

Ventajas e inconvenientes

Algunas de las ventajas de no llevar ropa interior es que nuestra piel respirará mucho mejor. Si apresamos nuestras partes pudendas en calzoncillos o bragas demasiado apretados correremos más riesgo de que la humedad nos juegue una mala pasada y contraigamos una enfermedad bacteriana. De igual modo, nuestro flujo sanguíneo mejorará, al no existir tanta presión, por lo que la circulación sanguínea irá más rápido.

Foto: Kribi, ropa interior que se lava sola. (HercLéon)

En cuanto al sujetador, ¿qué efectos provoca en los senos llevarlo o no llevarlo puesto? Algunas webs aseguran que el hecho de ponérselo puede llegar a prevenir su caída con el paso del tiempo, escudándose en el argumento de que al no contar con esta sujeción natural el pecho se vuelve más resistente a la gravedad. Pero lo cierto es que todo esto es un mito, y lo que verdaderamente influye en la caída son factores puramente físicos del propio pecho en cuestión y del cuerpo de la mujer, como el hecho de haber sido madre o haber adelgazado de forma muy brusca.

¿Y las bragas? Evidentemente, el hecho de no llevarlas y salir de casa con falda hará que te sientas mucho más insegura y desprotegida, ya no solo por no contar con esta barrera artificial en tus partes más íntimas, sino por los malos olores que pueden aflorar, al igual que ocurre con los hombres que no llevan calzoncillos. Pero, en especial, ir sin bragas también resulta menos higiénico, ya que una zona tan sensible y tan íntima como es la vagina iría más desprotegida y por lo tanto sería más vulnerable a los agentes contaminantes externos.

Social Ropa Bragas Instagram
El redactor recomienda