Una niña de 11 años se gasta sus ahorros en una caravana y la convierte en su casa de lujo
  1. Alma, Corazón, Vida
VIVE EN ESTADOS UNIDOS

Una niña de 11 años se gasta sus ahorros en una caravana y la convierte en su casa de lujo

Como no tenía suficiente dinero para una casita de madera decidió comprar una vieja caravana a un vecino y reformarla para convertirla en su lugar especial

Foto: Lauren se inspiró en una furgoneta (EFE EPA/Sascha Steinbach)
Lauren se inspiró en una furgoneta (EFE EPA/Sascha Steinbach)

Lauren Nelson tiene 11 años y una gran visión empresarial, impropia para un niño de esa edad. Esta niña vive en Attica, una pequeña población de apenas 3.000 habitantes en el estado norteamericano de Nueva York, pero ha demostrado que cuando se desea una cosa por encima de todo, se puede lograr. Solo hace falta luchar por ello.

Esta pequeña quería un lugar donde pudiera tener su espacio e intimidad, por lo que comenzó a buscar casitas de madera para su jardín. El problema es que el precio era excesivo, por lo que rebajó un poco sus expectativas y vio una caravana de una famosa marca de muñecas. Sin embargo, los 650 dólares que costaba parecieron excesivos para sus padres.

Su padre reconoce a la WKBK que le dijo que por ese dinero podría comprarse una caravana de verdad. Lauren se quedó sorprendida, pero interiorizó esa frase y comenzó a buscar su propia caravana. Tenía un dinero guardado procedente de propinas y regalos y pensó que lo mejor era invertir ese dinero para no tener que pedírselo a nadie.

De un trasto a una caravana de lujo

La búsqueda llegó pronto a buen puerto. Uno de sus vecinos tenía una vieja caravana aparcada en su jardín a la que apenas prestaba atención, así que Lauren no lo dudó y se presentó en su casa para negociar el precio, aunque llegaron pronto a un acuerdo: "Fue fácil, él pedía 500 dólares y yo ofrecía 400 que es lo que tenía en la cuenta del banco, así que me dijo 'vendido'".

Lauren reformó por completo la vieja caravana y la convirtió en su casa de lujo

Luego llegó el momento de la reforma, en la que se gastó otros 400 dólares. Tuvo que limpiar a fondo e, incluso, acabar con una familia de ratones, pero Lauren siguió adelante con su sueño. Le ha dado a su caravana un estilo 'boho playero', inspirándose en una furgoneta, y ha decidido ponerle el nombre de 'Camp Hygge': lo escuchó en un anuncio de televisión y le pareció perfecto para su nueva casa rodante.

Lauren asegura que su nueva caravana es "cómoda y segura. Tiene su propia cocina y baño". Todos los días pasa por allí un tiempo, pero es los fines de semana cuando de verdad la disfruta. Asegura que, en el futuro, quiere dedicarse a la reforma de viviendas, aunque también le gusta la ciencia forense y reconoce que "puede que haga ambas cosas". Ha demostrado que tiene ambición de sobra para ello.

Niños Virales
El redactor recomienda