Un hombre encuentra en el estómago de un caimán un objeto de hace 6.000 años
  1. Alma, Corazón, Vida
En Estados Unidos

Un hombre encuentra en el estómago de un caimán un objeto de hace 6.000 años

El animal engulló dos artilugios para ayudar a su digestión, ya que las piedras contribuyen a romper los trozos más duros (como el hueso)

Foto: El individuo dio cuenta de que su hallazgo era “demasiado genial” como para no darlo a conocer (Unsplash)
El individuo dio cuenta de que su hallazgo era “demasiado genial” como para no darlo a conocer (Unsplash)

Shane Smith es un hombre que ha hallado en el estómago de un caimán un objeto de 6.000 años de antigüedad. El individuo se aventuró a examinar el interior del animal al oír hablar que un vecino de Carolina del Sur (Estados Unidos) encontró objetos extraños en un ejemplar de la misma especie. Smith dio finalmente con una punta de flecha y una piedra.

Creyó en un primer momento que el caimán se comió la flecha después de que alguien la disparara. Sin embargo, tanto este objeto como la piedra estaban en el camino del animal cuando las tragó. El hombre llevó la flecha a un geólogo de Mississippi que concluyó que el dispotivico tenía entre 5.000 y 6.000 años de antigüedad.

“No voy a publicar esto en Facebook, porque nadie lo va a creer”, dijo el hombre en un primer momento. Sin embargo, más tarde se dio cuenta de que su hallazgo era “demasiado genial” como para no darlo a conocer, tal y como ha publicado Fox News en su portal web.

¿Cómo acabó en su estómago?

La piedra que tenía el caimán alojada en su estómago junto a la flecha es de casi 4.000 años de antigüedad y fue empleada en la pesca para lastrar las redes. Este utensilio fue fabricado con hematita. Según James Starnes, director de Geología y Cartografía Superficial del Departamento de Calidad Medioambiental de Misisipi, estaría hecha de plomo.

"Es pesado como el plomo", dijo John Hamilton, uno de los hombres que capturó el caimán el jueves 2 de septiembre. "Parece que tiene dos agujeros, pero no lo atraviesan". Por su parte, Smith apunta que el animal engulló los dos objetos para ayudar a su digestión. Las piedras contribuyen a romper los trozos más duros (como el hueso) que los caimanes comen.

El redactor recomienda