Un zoológico prohíbe la entrada a una mujer por tener un 'romance' con un chimpancé
  1. Alma, Corazón, Vida
UN VÍNCULO CON LOS HUMANOS

Un zoológico prohíbe la entrada a una mujer por tener un 'romance' con un chimpancé

Ella asegura que no tiene nada más en la vida y pide que le dejen visitar a Chita, un chimpancé de 38 años con el que asegura que tiene "una aventura"

Foto: Los otros chimpancés excluyen a Chita por su contacto con los humanos (EFE)
Los otros chimpancés excluyen a Chita por su contacto con los humanos (EFE)

Adie Timmermans es una mujer belga que ha visitado con mucha asiduidad el zoo de Amberes en los últimos tiempos. Tanto, que ha desarrollado una estrecha relación con uno de los chimpancés que viven en este recinto. Sin embargo, ahora los responsables del zoo le han prohibido la entrada porque su presencia está poniendo en peligro la vida del animal.

Según publica Newsweek, la mujer visitaba cada semana el zoo desde hace aproximadamente cuatro años. Pero, sobre todo, su interés radicaba en Chita, un chimpancé de 38 años con el que reconoce haber entablado una relación especial: "Yo quiero a ese animal y él me quiere a mí". Pero para los gestores del recinto, se trata de un problema y grave.

Un portavoz ha explicado que "cuando Chita está constantemente rodeado de visitantes, los otros chimpancés lo ignoran y no lo consideran parte del grupo, aunque es importante para él. Luego se sienta solo fuera del horario de visita". Por eso, tomaron una dura determinación: prohibir la entrada de Adie Timmermans para que no perjudique al animal.

"Estamos teniendo una aventura"

Sin embargo, esta decisión ha supuesto un mazazo para la mujer: "No tengo nada más. ¿Por qué quieren quitarme eso? Estamos teniendo una aventura, diría yo. Otras docenas de visitantes pueden hacer contacto. Entonces, ¿por qué no yo?" Pero los responsables del zoo lo tienen claro: "Un animal que se concentra demasiado en las personas es menos respetado por sus compañeros. Queremos que Chita sea un chimpancé tanto como sea posible".

Foto: Los chimpancés que viven en libertad tienen una media de esperanza de vida de 33 años (Unsplash)

Chita lleva viviendo en el zoo de Amberes los últimos 30 años. Su cuidadora, Sarah Lafaut, recuerda que llegó hasta allí después de vivir con una persona como mascota, pero que se volvió "ingobernable". Después, pudo aprender el comportamiento de los primates gracias a su vida en común en el zoológico, pero sigue teniendo un vínculo con los seres humanos.

De hecho, un estudio de 2014 reveló que los chimpancés separados de sus madres a una edad temprana y que fueron criados por humanos tenían "deficiencias sociales" años después. Ahora, los responsables del zoo no quieren que Chita sufra el vacío del resto de sus compañeros de especie y, por eso, no dejarán a Adie Timmermans volver a visitarla.

Amberes
El redactor recomienda